Half Ironman (70.3), ¿cómo lo logran?

El medio Ironman también llamado 70.3, es una modalidad del triatlón donde se suele nadar 1,2 millas (1,9 km), rodar en bicicleta 56 millas (90 km), y correr 13.1 millas (21.1 km). La suma final son 70.3 millas (113,0 km), distancia que se ha vuelto popular en los últimos años, ya que además de ser una prueba importante para aquellos triatletas que se preparan para un Ironman, ¡es de las pruebas más concurridas dentro de la modalidad del triatlón!
buffett.jpg
El 70.3 (Half Ironman), es uno de una serie de carreras de triatlón de media distancia, organizado por la World Triathlon Corporation (WTC). El Campeonato del Mundo se lleva a cabo en Las Vegas. Algunas de las carreras 70.3, también entregan puntaje, para los eventos clasificatorios al Ironman de Hawai.

La distancia total, es la mitad de la distancia de un triatlón Ironman. Deportistas profesionales suelen terminar la prueba alrededor de 4 horas, pero muchos principiantes y deportistas de edad avanzada, pueden llevarse entre 7 y 8 horas.

Esta es una prueba que está llena de desafíos en comparación con un triatlón olímpico. Por ejemplo, los requerimientos nutricionales que se necesitan para poder concretar dicha prueba se deben manejar diferente, ya que el cuerpo humano sólo puede generar energía suficiente para durar corriendo dos horas con autonomía.

Esto significa que cada triatleta tendrá que averiguar la mejor manera de reponer estos almacenes de energía y tal vez más importante aprender a dosificarse durante dicho evento. Las recomendaciones generales consisten en el aporte de 500 - 1000 mililitros de líquidos y de 30 a 60 gramos de carbohidratos por hora. Se recomiendan bebidas rehidratantes que contengan 4-8 gr% de carbohidratos y 40-50 mg% de sodio.

Por lo general la alimentación para el Ironman y el medio Ironman, se planifica también sobre la base de alimentos o suplementos nutritivos que contengan algo de proteínas para poder cubrir 150 a 300 calorías por hora para cada una de las pruebas respectivamente. La óptima nutrición de competencia es individual para cada triatleta y se va perfeccionando con el asesoramiento adecuado y el correr de la propia experiencia.

Para ello, existen principios de entrenamiento y nutrición específicos, que sientan las bases para un buen desempeño en este tipo de pruebas. Se debe mantener el equilibrio nutricional del atleta, optimizar el proceso del entrenamiento y propiciar la máxima performance competitiva.

Mientras el plan de entrenamiento este condicionado por metas y objetivos deportivos, la nutrición debe periodizarse paralelamente al entrenamiento y a su vez incluir las metas nutricionales específicas inherentes al atleta en particular.

El 70.3 se caracteriza por ser uno de las pruebas más duras que hay en el panorama competitivo internacional actual. Los deportistas que lo practican mantienen un severo régimen de entrenamientos para poder hacer frente a las exigentes condiciones de las pruebas, tanto físicas como psicológicas.

Según Mione (2004) el triatleta de distancia Ironman (alto rendimiento), entrena una media de dieciocho a veinticuatro horas semanales, repartidas en 11 km de natación, 373 km de ciclismo y 77 km de carrera. Además del entrenamiento de fuerza con pesas y el estiramiento.

La mayoría de los estudios nos indican que la edad media de los triatletas Ironman está alrededor de los 30-35 años. Sin embargo, hay muchos triatletas con cuarenta, cincuenta o sesenta años que se animan con la ultra distancia, basándose en el dicho "el velocista nace y el fondista se hace".

Es muy recomendable seguir una progresión a lo largo del tiempo tanto en lo referente al volumen de entrenamiento como a la distancia y/o dureza de las competiciones. De tal forma, que poco a poco se vaya pasando del triatlón sprint a pruebas de distancia olímpica y media. Según los expertos, podría ser suficiente tres o cuatro años para adentrarse a la larga distancia.