Real Madrid ganó con la camiseta

A farffann

Las finales no se juegan, se ganan; el equipo de Simeone tuvo en sus manos la posibilidad de asestar un golpe a la historia, pero tuvo miedo de ser grande.

La debacle del Atlético de Madrid tuvo tres puntos de inflexión fundamentales.

ENTRARON DORMIDOS

Si algún sello distintivo ha tenido el Atlético del Cholo es la concentración máxima desde el pitazo inicial, esa intensidad que ahoga e intimida a sus rivales. El Atlético siempre ha llevado al rival a jugar el partido que le gusta.


Eso no sucedió en la final de Milán, desde Oblak hasta Torres, los jugadores colchoneros se quedaron en el vestuario los primeros veinte minutos y le permitieron al Real Madrid sentirse cómodo sin ser un gran equipo.

Bale y Casemiro dictaron el ritmo del partido desde el inicio y los volantes del Atlético no tuvieron respuesta para evitar lo que se veía venir desde aquel remate de Benzema que salvó de manera milagros Oblak. El gol del Real Madrid era solo cuestión de tiempo, llegó muy pronto y eso le permitió al equipo de Zidane poner a los de Simeone en la peor situación posible.

A partir del primer cuarto de hora del partido el Atlético de Madrid tuvo que jugar otro partido, uno en el que no se siente cómodo, en el que pierde su razón fundamental, desde ese momento le correspondió ser protagonista, tuvo qye llevar el ritmo ofensivo y la propuesta. Allí no son fuertes.

NO PUEDES PERDONAR

En el arranque del segundo tiempo el discurso de Simeone en el vestuario pareció calar en sus jugadores, la actitud fue ideal y muy pronto llegó la oportunidad de cambiar para siempre la historia, penal a los cinco minutos, Griezmann tuvo en sus botines el momento de giro definitivo del partido. Falló.

Atletico's Antoine Griezmann, 2nd right, hits the bar with a penalty during the Champions League final soccer match between Real Madrid and Atletico Madrid at the San Siro stadium in Milan, Italy, Saturday, May 28, 2016. (AP Photo/Antonio Calanni)
Atletico's Antoine Griezmann, 2nd right, hits the bar with a penalty during the Champions League final soccer match between Real Madrid and Atletico Madrid at the San Siro stadium in Milan, Italy, Saturday, May 28, 2016. (AP Photo/Antonio Calanni)



No perdonas al Real Madrid a los cinco minutos del segundo tiempo estando un gol abajo. En mi concepto en el instante que Griezmann estrelló el balón en el larguero, terminó la Champions para el Atlético.

Regresar después de perdonarle la vida al equipo más ganador de la historia es imposible.

NO MATARON CUANDO PUDIERON

Fue tan interesante el trabajo del Atlético en el segundo tiempo, que a pesar del yerro de Griezmann igualaron el partido y luego tuvieron a merced al Real Madrid, pero les faltó jerarquía, carecieron de lo que le sobra al Real Madrid; historia, abolengo, grandeza.

MILAN, ITALY - MAY 28:  Players of Atletico Madrid show their dejection during the UEFA Champions League Final match between Real Madrid and Club Atletico de Madrid at Stadio Giuseppe Meazza on May 28, 2016 in Milan, Italy.  (Photo by Laurence Griffiths/Getty Images)
MILAN, ITALY - MAY 28: Players of Atletico Madrid show their dejection during the UEFA Champions League Final match between Real Madrid and Club Atletico de Madrid at Stadio Giuseppe Meazza on May 28, 2016 in Milan, Italy. (Photo by Laurence Griffiths/Getty Images)


Simeone se demoró en hacer cambios, no supo gestionar el momento en el que los jugadores del Real Madrid se arrastraban por la cancha, el Cholo tuvo un momento exacto en el que debió ir por la yugular de su rival, pero dudó, no se atrevió, dejó llegar a los penales a los merengues.

Correa y Thomas tuvieron que estar en la cancha los treinta minutos del alargue, la zaga blanca no hubiera resistido el ritmo de dos jóvenes atrevidos enteros físicamente. Griezmann y Torres estaban liquidados.


Al final el Real Madrid se impuso con total validez, porque es grande, porque nunca se rinde, porque aunque jugó mal, traicionó su historia y no enfrentó a ningún rival fuerte en la presente edición de la Champions, al final la ganó.

Por eso el real Madrid es el más grande de la historia, porque aún jugando mal, gana títulos, y la historia no recuerda los procesos, ni el estilo particular de una edición puntual de un torneo; al final lo único que recuerda y valida la historia son los títulos y hoy el Real Madrid tiene once.

También te puede interesar:

Simeone habla de "fracaso" y deja planear dudas sobre su futuro
Zinedine Zidane: El séptimo en ganar la Champions League como futbolista y DT
Barcelona felicitó a Real Madrid por la conquista de la Champions League