Desde la redacción. Columnistas, opinión y crítica

Noé Hernández perdió la carrera contra la vida

El grupo Milenio anunció la muerte del marchista Noé Hernández, quien fuera baleado el pasado 30 de diciembre en un bar de Los Reyes, La Paz, en el Estado de México.

Los primeros informes señalaron que un paro cardiaco fue la causa de su deceso. La agencia Notimex agregó que Noé murió por problemas respiratorios mientras se encontraba en su domicilio. Después fue trasladado por sus familiares al Hospital General de Chimalhuacán, Estado de México, lugar donde los médicos confirmaron la noticia.

El gobierno del Estado de México informó que el ganador de medalla plata en los Juegos Olímpicos de Sydney fue trasladado hacia el hospital, donde llegó sin signos vitales y tras 20 minutos de maniobras de reanimación, a las 12:15 horas fue declarado muerto.

Noé Hernández regresó el 13 de enero al nosocomio para guardar reposo pues, según señalaron sus médicos, en su casa tenía demasiada agitación.

“Se le recomendó cuatro días de reposo, pero reposo absoluto. Sin hablar, sin moverse”, declaró hace unos días Carlos Castillo, director de la Clínica donde fue tratado.

Noé Hernández temía por su vida, incluso declaró al programa Primero Noticias que él suponía que el atentado estaba dirigido hacia él. Incluso, reveló que había sido amenazado vía telefónica en su domicilio.

Después de la primera cirugía a la que fue sometido, se reportó que Noé Hernández había salvado el ojo derecho. Hoy, se ha anunciado su fallecimiento. Descanse en paz el medallista de plata por México en Sydney 2000.

Cargando...