Guardan un minuto de silencio por su presidente... pero está vivo

Desde la redacción
Guardan un minuto de silencio por su presidente... pero está vivo
Guardan un minuto de silencio por su presidente... pero está vivo

La megafonía del estadio Espanha, en la ciudad de Santos, en el estado brasileño de São Paulo, lo anunció con toda solemnidad. Antes del partido del pasado domingo 24 de julio correspondiente a la segunda división del campeonato Paulista, los jugadores del equipo local, el Jabaquara, y el visitante, el Grêmio Prudente, se unieron respetuosamente al dolor de los aficionados (pocos, apenas dos centenares) y respetaron el minuto de silencio convocado en memoria de Antônio Gilberto Amaral da Silva, presidente de los de casa. Incluso el entrenador Darlan Santana declaró antes del encuentro, sin ocultar su emoción, que esperaba poder dedicarle el triunfo a la memoria del mandatario.

Todo más o menos normal, el protocolo habitual cuando se produce una noticia tan trágica, salvo por un pequeño detalle: el directivo todavía está vivo. Aunque es cierto que no pasa por su mejor momento, ya que se encuentra ingresado en la unidad de tratamiento intensivo del hospital Santa Casa da Misericórdia de Santos. Allí fue sometido, el viernes 22, a una operación en su columna vertebral, de la que aún se recupera con dificultades debido a su avanzada edad y a su mala salud en general. Pero vivir, vive.

Todo el mundo en el estadio estaba convencido de que el desenlace había sido trágico; la confusión sólo se resolvió en el descanso del encuentro, cuando llegaron noticias desde el centro de salud. La alegría para los hinchas del Jabaquara fue doble, pues no sólo descubrieron que el principal cargo del club aún estaba entre ellos, sino que además, tal como informa Globoesporte, ganaron por 3-2, lo que le sirve para ponerse líderes en el campeonato de forma provisional.

También te puede interesar:

En Brasil existe una cerveza llamada "Gol de Alemania" con un 7,1% de alcohol

Neymar recibe la visita de su hijo Lucca en la concentración de Brasil

 

Qué leer a continuación