El Celta se viste de aguafiestas para Messi y el Barça

Roberto Colón
Lionel Messi e Ivan Rakitic salen del terreno después del sorpresivo revés. (AP Photo/Manu Fernandez)
Lionel Messi e Ivan Rakitic salen del terreno después del sorpresivo revés. (AP Photo/Manu Fernandez)

El Celta de Vigo se convirtió el sábado en un aguafiestas para el Barcelona y Lionel Messi gracias a un precioso gol de Joaquín Larrivey y el brillante trabajo del arquero Sergio -y un poco de ayuda de los palos.

Messi, quien está a sólo un gol del igualar el récord de máximo goleador en la Liga en poder de Telmo Zarra, con 251 dianas, no pudo festejar ante su afición, y ahora tendrá que esperar hasta el próximo sábado para intentar empatar y superar el récord cuando visiten Almería.

Sin embargo, alcanzar el hito de cierto modo ha pasado al segundo plano ya que en estos momentos lo que más apremia para el Barcelona es una victoria. El primer triunfo que consigue el Celta en su historia en el recinto del Camp Nou en la Liga, dejó a los culés sin el liderato y con dos derrotas al hilo luego de caer en la pasada jornada ante el Real Madrid.

Oportunidades no faltaron para el trío de Messi, Neymar y Luis Súarez, pero una y otra vez el arquero Sergio se creció en situaciones de peligro y cuando no el palo se interpuso en el camino de Barcelona.

Era cuestión de tiempo que cayera un gol, sin embargo, no fue del bando local cuando un error en despeje de Dani Alves le dio el balón a Nolito, que hizo un perfecto pase de tacón a Larrivey, cuyo disparo batió el arco de Claudio Bravo.



Una derrota que desinfla la maquinaria blaugrana y los deja en una posición vulnerable buscando respuestas a dos descalabros seguidos. El de Real Madrid dolió, pero éste preocupa más ya que el trío Messi-Neymar-Suárez luce potente sobre el papel, pero todavía no se ha visto en el terreno.

También te puede interesar:

Los misterios de Veermaelen

Suárez: 'No soy racista'