Y sin Benzema, ¿qué?

·2  min de lectura

Londres, 6 sep (EFE).- "¿Qué pasará si Karim Benzema se lesiona?" era una de las grandes cuestiones que el madridismo debatía durante el largo periodo de fichajes. Un hipótesis que merodeaba el ataque del Real Madrid, pero a la que nadie quería prestar demasiada atención, por el saludable historial del francés y por una cierta austeridad que ha caracterizado a los últimos mercados del club de Chamartín.

Hasta que el temido momento llegó. Un 6 de septiembre, con la temporada aún en pañales. A los 20 minutos de partido contra el Celtic, Benzema torció el gesto. Mientras Erling Haaland y Kylian Mbappé engordaban sus cifras en Sevilla y París, Karim se iba. Notó unas molestias y pasaron unos angustiosos segundos para el madridismo, que pegado al televisor esperaba que todo quedara en un susto.

Pero Benzema dijo que no. Entre claros gestos de dolor se marchó del campo, apuntando a la rodilla derecha. Unas breves palabras con Carlo Ancelotti elevaron el grado de preocupación. El partido, mientras Eden Hazard se preparaba para salir, se aislaba en un segundo plano. La gran duda no era qué pasaría en Celtic Park; era qué haría el Madrid sin su estandarte, sin el hombre que sacó las castañas del fuego a los Blancos durante toda la temporada pasada.

Ya el hecho de que su sustituto fuera un hombre como Hazard, que pese a sus buenos minutos no está acostumbrado a esa posición, evidenciaba el problema de la plantilla de Ancelotti, que no tiene un recambio de garantías con el que suplir la baja del francés. Mariano nunca ha demostrado ser jugador para el Madrid y Luka Jovic, el hombre que por características debía ser el segundo delantero del equipo, se marchó por la puerta de atrás a la Fiorentina.

Por tener lleno el cupo de extracomunitarios -hasta que Vinícius se nacionalizó esta semana-, por considerar prioritarias otras posiciones y por contar con el 'nueve' más en forma del mundo, Benzema se quedó como la única opción y su lesión abre incógnitas que, de momento, en Glasgow taparon los de siempre.

Vinícius, cada vez mejor en la definición, pese a un mal mano a mano con Joe Hart en la primera parte, y Luka Modric, con su enésimo detalle con el exterior, sacaron de la cabeza del madridismo la peor noticia de una noche en la que también tuvo cupo Hazard, que no marcaba desde enero.

Una lesión de cuyas pruebas médicas puede salir el resultado de media temporada del Real Madrid. Una lesión maquillada por el 0-2 de los Blancos al Celtic, pero que será testeada de verdad en partidos de mayor trascendencia. En la retina de muchos, el 0-4 encajado contra el Barcelona en el Santiago Bernabéu la temporada pasada, el gran partido que se perdió Benzema.

Manuel Sánchez Gómez

(c) Agencia EFE