Benfica no falló frente a Dinamo Kiev para meterse en octavos de final

·1  min de lectura

A Benfica todo le salió para su clasificación a octavos de final de la Champions League. Por un lado, consiguió la necesitada victoria sobre Dinamo Kiev, la que logró por 2-0 en el Estádio da Luz, y recibió la noticia que esperaba con la caída de Barcelona en Múnich.

En encuentro que fue de ida y vuelta en el arranque, el conjunto luso logró quebrar la paridad poco después de cumplirse el cuarto de hora de juego. Después de un contragolpe y pases por la izquierda, Joao Mario asistió a Roman Yaremchuk desde la línea de fondo y este último remató a metros del arco.

Fue cuestión de minutos para el equipo de Jorge Jesus sentenciar las cosas. Motivado por la ventaja, fue por más y, a los 22', alcanzó el segundo festejo por medio de Gilberto, quien aprovechó un rebote hacia atrás de un rival y, desde la derecha del área, colocó el disparo al ángulo opuesto.

En el segundo tiempo, los dueños de casa se abocaron a sostener el resultado favorable a través de un firme bloque defensivo, apostando a salidas rápidas como método de ataque, lo que los llevó a ceder la pelota a los ucranianos.

Ante este plan, los locales no tuvieron influencia en la zona ofensiva y debieron resistir frente a las aproximaciones de la visita. De hecho, Odysseas Vlachodimos tuvo que actuar con una gran atajada a un cabezazo de Oleksandr Tymchyk.

Sin más hasta el final, Benfica logró su plan a la perfección y le arrebató el boleto de las manos a Barcelona hacia los octavos de final al culminar segundo en el grupo. Ya definida su clasificación, tendrá que esperar por conocer su rival en la siguiente instancia, el que sabrá en el sorteo del lunes.

Foto: PATRICIA DE MELO MOREIRA/AFP via Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.