Benedetto se revitaliza para volver a darle alegrías a Boca

·3  min de lectura

En el Superclásico ante River, Darío Benedetto marcó más que el gol del triunfo para Boca, en La Bombonera. El Pipa consiguió sacarse una mochila que se hacía cada vez más pesada con el paso de las semanas, a raíz de su extensa mala racha sin convertir.

Tal fue el alivio que ganó que, apenas tres días después de terminar su sequía goleadora contra el Millonario, el delantero convirtió por segunda vez consecutiva frente a Lanús, también por la Liga Profesional, para recuperar su esencia como el jugador decisivo y uno de los más destacados en el Xeneize.

Y en el encuentro ante el Granate, el ex Olympique de Marsella dejó retratado a la perfección la vuelta de su rol crucial en el equipo boquense. Es que, tras entrar como suplente para disputar el último tramo del juego, apareció con oportunismo justo en el final para decretar la conquista y catapultar al Club de la Ribera al liderazgo parcial en el torneo.

En su entera recuperación, el atacante, de 32 años, aumentó sus buenos números desde que retornó al elenco azul y oro, en enero de este año, para concretar su segundo ciclo, y alcanzó los 14 goles en este 2022, entre todas las competiciones.

La particularidad que registra su suma de tantos en este período en Boca es la condición fundamental con la que cuenta Benedetto. Del total de sus festejos en esta temporada, nueve sirvieron para poner en ventaja a su conjunto o incluso, como en los recientes casos ante River y Lanús, otorgarle el éxito.

Lo que alimenta la importancia del surgido en Arsenal para los Xeneizes es que cada vez que anotó, entre el campeonato y la Copa Libertadores, no perdieron. En el balance, registra seis partidos ganados y cuatro empates.

En una liga en la que los de Hugo Ibarra están por demás ilusionados, el nacido en Berazategui lleva cuatro tantos, los que fueron de todas las maneras. La mitad los logró de cabeza, mientras que los dos restantes quedaron divididos en uno con su pierna hábil, la derecha, y el otro con la zurda. De todos, tres ocurrieron dentro del área.

A la par de su recobro de confianza, también deberá mejorar la puntería en el certamen doméstico. Como una clara muestra de su adverso momento, que ya supo dejar atrás, apenas intentó 19 remates, de los que seis fueron al arco (37.5% de precisión), según los datos brindados por Opta. Además, sólo pudo generar ocho chances de peligro.

Con un Benedetto que volvió a lucirse como una pieza clave, en Boca pueden depositarle, nuevamente, toda su confianza y más hacia un sprint final de la Liga Profesional en la que corre como candidato. La próxima parada será ante un oponente directo, Huracán, al que el delantero intentará dar nuevas señales de su gran estado de forma.

Foto: Getty Images