Benedetto interrumpió su sequía con un nuevo tanto contra River

·2  min de lectura

Darío Benedetto interrumpió su extensa sequía goleadora para que Boca Juniors se impusiera en el Superclásico ante River Plate por 1-0.

El Pipa arrastraba 10 partidos sin poder anotar: su último grito había sido el 16 de junio, cuando facturó por duplicado en el 5-3 sobre Tigre en La Bombonera. El capítulo más negativo de dicha racha fue el 6 de julio, cuando falló dos penales y el Xeneize quedó eliminado en los octavos de final de la Copa Libertadores frente a Corinthians.

Su nivel cayó considerablemente desde la vuelta contra el Timao. 11 días después, en el triunfo por 1-0 ante Talleres, el experimentado delantero de 32 años malogró otro tiro desde los doce pasos.

Sin embargo, el ex América dejó la seguidilla negativo en el pasado y recuperó la sonrisa al darle a sus compañeros los tres puntos frente al Millonario. A los 65', tras un tiro de esquina ejecutado por Juan Ramírez, le ganó el duelo a Javier Pinola y con un certero golpe de cabeza dejó sin respuestas a Franco Armani.

El nacido en la provincia de Buenos Aires no intervino demasiado en el juego: registró dos disparos, 29 toques (fue el segundo titular de Boca que menos participó después de Luca Langoni -19-), y entregó 15 pases (13 con acierto y nueve en el último tercio).

Además, perdió seis de los nueve duelos que disputó (no ganó ninguno de los cuatro aéreos), mientras que totalizó dos quites y seis pérdidas de balón. Sin embargo, al margen de lo que indican los números, lo cierto es que Benedetto fue determinante con su gol.

Dicho tanto fue su tercero contra River con la camiseta de Boca. Asimismo, cabe destacar que en 16 cotejos contra los denominados grandes del fútbol argentino, el Pipa marcó nueve goles para el Xeneize: cuatro a Independiente, uno a Racing y uno a San Lorenzo.

Consultado por su sequía, el surgido en Arsenal de Sarandí dijo que no se veía afectado por la misma, aunque señaló: "Era hoy: ya si no era hoy, no era nunca más. Me resignaba".

"Estoy muy contento de tener puesta la camiseta de Boca y estoy muy agradecido con la gente de Boca por el cariño que me daban aún no haciendo goles. Tenía que salir por ellos, por la familia. En algún momento tenía que cambiar la racha, este era el partido y así fue", agregó en una entrevista concedida a TNT Sports.

"Muy contento en lo individual, pero más que nada en lo colectivo. Creo que hicimos un partido muy completo, 85 minutos del partido fueron todos de nosotros y este es el camino que tenemos que seguir", concluyó.

Foto: JUAN MABROMATA/AFP via Getty Images