Bayern Munich y su inconsistencia en una campaña que pintaba para más

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Después de arrancar la temporada con expectativas muy altas, Bayern Munich se quedó demasiado corto en su intento por pelear hasta el final en todas las competencias en las cuales participó.

A pesar de ganar la Bundesliga por décima temporada consecutiva -récord para un equipo dentro de las cinco grandes ligas de Europa-, el conjunto bávaro no pudo hacer ruido en la Champions League (quedó eliminado en cuartos de final) y tampoco se hizo fuerte en la Copa de Alemania, donde sucumbió en segunda ronda.

La inconsistencia fue el denominador común para el nuevo Bayern de Julian Nagelsmann, un equipo que no se mostró para nada dominante esta campaña y hasta sufrió alarmantes altibajos en su juego. La consecuencia: eliminaciones tempranas en competencias donde suele ser uno de los animadores.

Muy lejos quedó el Bayern campeón de la Champions en plena pandemia, cuando dejó en el camino al siempre peligroso Chelsea antes de superar a partido único a Barcelona (le propinó una paliza histórica por 8-2), al Olympique de Lyon y al PSG de las estrellas.

Aunque la columna vertebral de aquel título sigue vigente en el equipo, lo que se vio mermado esta campaña fue su rendimiento en los grandes partidos. De aquellas gestas europeas, a una inédita eliminación a manos de Villarreal en cuartos de final de la Champions, cuando tenía todo para avanzar.

No fue demasiado distinta la situación en la DFB-Pokal. En segunda ronda, ante el primer rival de peligro y luego de marcarle doce goles a Bremer SV, los bávaros recibieron una estrepitosa goleada: 5-0 y eliminación temprana.

Así, el máximo ganador histórico de la Copa de Alemania se despedía en solo su segundo partido y, al mismo tiempo, le decía adiós a su inolvidable racha de 84 encuentros seguidos convirtiendo al menos un gol, un récord que le sigue perteneciendo a River de Argentina, con 96 entre los años 1936 y 1939.

Para fortuna del Bayern Munich, la Bundesliga no es una liga de eliminación directa, y a pesar de haber tenido algunos cortocircuitos, pudieron dejarlos atrás para obtener su décima corona sin cortes.

Aun así, hubo momentos de peligro para un Bayern Munich que nunca encontró la solidez de otros campeonatos. La única constante: Robert Lewandowski, goleador del campeonato por quinta ocasión consecutiva.

Esta vez, el nivel del equipo de Nagelsmann fue fluctuando: por momentos estupendo, por momentos terrenal. Tal es así que el conjunto bávaro igualó la peor marca de triunfos en estos últimos diez años, además de ser, junto a la 2014/15, la que más partidos perdió y la segunda peor en cuanto a número de goles en contra (37).

La próxima temporada, el objetivo para Nagelsmann y compañía será recuperar ese paso dominante que suele representar al club en Europa, aunque no les será del todo sencillo ante la inminente salida de Robert Lewandowski de la institución.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.