Bayern Munich se quedó con el clásico y la Supercopa

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

En el duelo que cruzó a los campeones de Alemania, Bayern Munich derrotó por 3-1 a Borussia Dortmund y se quedó con una nueva edición de la Supercopa de aquel país. Robert Lewandowski, por duplicado, y Thomas Müller marcaron los tantos para los bávaros, mientras que Marco Reus descontó para el local. 

Además de llevarse la atención del mundo por el choque ente los centrodelanteros Haaland y Lewandoski, esta edición de la Supercopa era especial porque era la novena difinición entre los protagonistas más importantes del clásico de Alemania. En las anteriores ocasiones se repartieron los títulos, con cuatro por lado.

En la previa, los bávaros salieron al calentamiento con la '9' del recientemente fallecido Gerd Müller y luego se realizó un sentido homenaje y minuto de silencio por el que bajaron aplausos de todos los rincones del Signal Iduna Park, para recordar a la leyenda de la Selección Alemana.

 

Bayern Munich fue el equipo que más se aproximó al área contraria en la primera mitad, pero la más clara fue para el local en los pies de Reus. Manuel Neuer tapó el remate abajo para evitar el primer festejo. A cinco minutos del entretiempo, Lewandowski madrugó a todos en el área y, con un cabezazo certero, abrió el marcador tras un excelente centro de Serge Gnabry.

De arranque en el complemento, la visita consiguió estirar la ventaja con Thomas Müller empujándola al arco vacío tras un desborde de Alphonso Davies y un intento de taco del atacante polaco que confundió a Gregor Kobel. A los 20 de la segunda mitad, Reus la clavó en un ángulo desde la puerta del área y recortó la diferencia. 

Cuando parecía que se venía la remontada de los locales, Manuel Akanji se equivocó en la salida y se la regaló a Lewandowski, que quedó libre ante el arquero y definió con tranquilidad para poner el 3-1 que terminaría decretando al Bayern como campeón de la temporada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.