Barracas Central superó a Quilmes y jugará en la máxima categoría por primera vez en su historia

·1  min de lectura

Barracas Central superó a Quilmes por penales, luego de empatar 0-0 en el tiempo regular, y ascendió a la máxima categoría del fútbol argentino, en la que jugará por primera vez en su historia.

Con excepción del tramo final, en el cual primó el temor a perder y ninguno asumió demasiados riesgos, el partido fue más abierto de lo esperado, considerando que se disputaba ni más ni menos que un boleto a la primera división.

Se jugó con tensión y hubo más imprecisiones de lo habitual, pero pasados los primeros minutos, en los que se estudiaron y se prestaron la pelota, empezaron a aparecer los espacios y ambos contaron con posibilidades para abrir el marcador en el primer tiempo.

La más clara del cervecero fue el cabezazo de Mariano Pavone, que pegó en el palo. Antes Camilo Machado había hecho un gol, pero fue bien anulado por el juez de línea que levantó la bandera ya que Julián Bonetto, autor de la asistencia, había partido adelantado.

Por el lado del conjunto de Rodolfo de Paoli, cabe destacar el remate de cabeza de Dylan Glaby, el cual no entró por la reacción de Rodrigo Saracho y el rebote en el poste. Además, se reclamó penal de Saracho a Mauro Albertengo, pero Darío Herrera, de buen arbitraje, entendió que el contacto fue provocado por el delantero.

Ya en el complemento, el juego fue más cerrado y friccionado. Se hizo evidente que ambos se conformaban con la definición por penales. Desde los doce pasos, se convirtieron las primeras ocho ejecuciones, hasta que Pier Barrios le erró al arco. Fernando Valenzuela, quien había ingresado en el segundo tiempo, no falló el decisivo y festejó el Guapo en el Cilindro de Avellaneda.

Foto: AFA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.