Barcelona, culpable de las salidas más polémicas del mercado: ¿por qué se fueron mal sus jugadores?

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

El mercado de verano ha dejado muchos movimientos y hasta algunas decisiones realmente sorprendentes. Barcelona es de esos equipos que ha causado asombro, aunque no exactamente para bien. Las salidas que ha concretado han sido muy cuestionadas y hasta los propios protagonistas han dejado recados para la directiva: los casos parten desde lo ocurrido con Lionel Messi hasta la última salida, la de Miralem Pjanic.

En el balance, Barcelona ha vendido más de lo que compró y eso es positivo para la estabilidad económica, más si se tiene en cuenta que se deshizo de por lo menos tres contratos importantes, incluido el que más dinero le demandaba, el de Lionel Messi. Sin embargo, las llegadas no han sido las mejores y, ciertamente, las salidas de los futbolistas no fueron en los mejores términos. Vamos caso por caso.

Las salidas más polémicas de Barcelona

5. Miralem Pjanic

Miralem Pjanic, FC Barcelona
Fuente: Getty

"Ronald Koeman me faltó el respeto. ¡Nunca me estaba hablando! Soy un jugador que puede aceptarlo todo, pero siempre me gustaría que me lo explicaran…", el cuestionamiento de Pjanic va directamente hacia el entrenador, quien nunca le dio las oportunidades que él pedía. Una salida por la puerta de atrás al Besiktas de Turquía le dará minutos, pero sencillamente no es lo que él hubiese querido y menos con la actitud del entrenador. "Me hubiera gustado que me dijera a la cara no eres para mí. El cara a cara no existió y no lo entiendo", agregó en una entrevista con Marca.

4. Ilaix Moriba

Ilaix Moriba, FC Barcelona
Fuente: Getty

Los inconvenientes entre y Barcelona llegaron a un punto límite con la no renovación. Moriba no quería continuar en el Barça y la directiva hizo todo lo posible por mantenerlo, pero al final terminó cediendo a su pedido y aceptó que se vaya al RB Leipzig. Quizás sea el alejamiento con menos responsabilidad para Laporta y compañía, ya que el deseo del jugador primó por encima de los propios intereses del club. Aún así, no se fue en los mejores términos.

3. Emerson Royal

Emerson Royal, FC Barcelona
Fuente: Getty

Emerson estuvo tan sólo 90 días en Barcelona. Se lo compró al Betis y, al final del mercado, se lo vendió al Tottenham. ¿Es lo que realmente quería el jugador? No. "Yo les repetía que mi intención era quedarme porque tenía la ilusión de jugar aquí y aportar cosas al Barcelona (...) No deseo quedarme en un club al quiero, pero triste.. Sabía que su pensamiento no era que me quedara, sino que saliera. Entonces decidí irme", confesó el lateral brasileño a Marca. Se fue por la puerta de atrás.

2. Antoine Griezmann

Antoine Griezmann, FC Barcelona
Fuente: Getty

La salida más sorpresiva del último día del mercado. Barcelona puso su nombre sobre la mesa con la intención de llevarse a Joao Félix, pero no lo consiguió. Atlético de Madrid aprovechó y se lo llevó para devolver la alegría que perdió en el Camp Nou. Según algunas informaciones, su relación con el vestuario culé no era la mejor y eso incidió en su rendimiento, el cual no fue para nada bueno en sus dos años en el club. También salió por la puerta de atrás, pero lo más negativo es el dinero perdido por su llegada en comparación con su salida.

1. Lionel Messi

Última conferencia de prensa de Messi en Barcelona
Fuente: Getty

La salida más dolorosa para todo el mundo del fútbol. Messi era Barcelona y Barcelona era Messi. El presidente Joan Laporta explicó que su salida se debía a la imposibilidad de pagarle su contrato, mientras que Leo reveló que sólo le hicieron una oferta, la cual aceptó y nunca le hicieron otra para tratar de acomodar números. Las lágrimas del argentino durante su última conferencia de prensa como jugador azulgrana mostraron el dolor de una salida que él mismo no quería. Se fue a PSG, sí, pero su corazón sigue siendo culé.

Ya sea por motivos económicos, entendibles por la delicada herencia dejada de la gestión de Josep María Bartomeu, o por la necesidad de terminar ciclos, Barcelona tuvo que dejar ir y eso le cuesta demasiado caro, aunque todavía se mantiene a flote con un plantel con algunos nombres que permitirán soñar con algún título este año. Pero de todas formas, eso no quita las críticas por su llamativo mercado de verano donde ciertas decisiones, al menos, son debatibles.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.