Barcelona no cometía tantas faltas en un partido de La Liga desde 2008

·1  min de lectura

Barcelona se trajo tres puntos muy valiosos de su visita a Mallorca, en la que buscó frenar sistemáticamente el juego del rival a partir de la concreción de infracciones.

El conjunto culé cometió 24 faltas, su registro más alto en un partido de La Liga desde noviembre de 2008 ante Málaga en La Rosaleda (24 también), con Pep Guardiola en el banquillo. 11 fueron en el primer tiempo y 13 en el complemento.

Pese a haber totalizado semejante cantidad, solamente terminó con dos jugadores amonestados: Ferrán Jutglà y Clément Lenglet, quienes hicieron una y dos infracciones, respectivamente.

Si bien es cierto que Mateu Lahoz suele ser bastante permisivo, también es verdad que la mayoría de las acciones fueron lejos del área propia y tampoco fueron violentas. Los dirigidos por Xavi Hérnandez, quienes debieron afrontar este duelo con varios juveniles debido a la gran cantidad de bajas, fueron inteligentes a la hora de interrumpir las jugadas del adversario.

Nicolás González y Eric García encabezaron la lista de faltas, con cuatro cada uno, mientras que Ronald Araújo (3) y Ilias Akhomach (3) se combinaron para totalizar otras seis.

El Barça, más allá de lo que la alta cantidad de infracciones podría suponer, dominó la posesión del balón como habitualmente lo hace: 73% en la etapa inicial, 57% en la final y un 65% en los 90 minutos.

Foto: Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.