Barcelona apuesta a la receta revolucionaria en medio de la crisis, pero temen: “Si no sale bien, nos daremos de frente contra un muro”

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·11  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Joan Laporta en las oficinas de The New York Times: "Tengo una deuda moral con Messi", dijo
Joan Laporta en las oficinas de The New York Times: "Tengo una deuda moral con Messi", dijo - Créditos: @HIROKO MASUIKE

NUEVA YORK.- La sonrisa de Joan Laporta era difícil de perder. El mes pasado, la imagen sonriente del presidente del gigante del fútbol español, el FC Barcelona, cubría casi todo un lado del Palms Casino Resort de Las Vegas. La valla publicitaria se desplazaba por otras imágenes -había una de un puñado de jugadores del Barcelona y otra de su entrenador, Xavi Hernández-, pero pronto volvió a aparecer Laporta. Y fue esa imagen, la de un presidente radiante en la capital mundial del juego, la que quizá simbolice mejor el lío financiero en el que se encuentra el Barcelona y la confianza ilimitada del hombre que dice tener un plan para arreglarlo. Barcelona, al más puro estilo de Las Vegas, está doblando la apuesta.

Un equipo que hace menos de un año era incapaz de hacer frente a su enorme plantel; un negocio que, con pérdidas de 487 millones de euros (496 millones de dólares) el año pasado, fue descripto por su propio director ejecutivo como “técnicamente en quiebra”; un club que actualmente tiene una deuda de más de 1300 millones de dólares, ha decidido que la mejor manera de salir de una crisis causada por errores financieros, ricos salarios y contratos extravagantes... es gastar su salida.

Laporta dobla la apuesta para salir de la crisis
Laporta dobla la apuesta para salir de la crisis - Créditos: @HIROKO MASUIKE

Ha vendido un activo tras otro del club para recaudar unos 700 millones de dólares que le ayuden a equilibrar sus cuentas. Sin embargo, sigue adelante con un proyecto de 1500 millones de dólares, financiado por Goldman Sachs, para renovar y modernizar su emblemático estadio, el Camp Nou, que, debido a la prisa por recaudar fondos, llevará por primera vez el nombre de un patrocinador. Y este verano ha desembolsado más dinero en nuevos fichajes que casi cualquier otro equipo importante de Europa, con una nueva y llamativa adquisición anunciada con bombos y platillos aparentemente cada semana.

Este gasto desenfrenado ha hecho que los rivales del Barcelona se sorprendan y que algunos de sus 150.000 socios se preocupen por la viabilidad financiera del club si la gran apuesta de Laporta no da sus frutos. Pero el presidente, en una entrevista en la sede de Manhattan de The New York Times, ofreció repetidas garantías de que sabe exactamente lo que está haciendo. “No soy un jugador”, declaró Laporta. “Asumo riesgos calculados”. El riesgo, sin embargo, se ha convertido en un elemento fijo en el Barcelona.

Laporta fue elegido presidente del club por segunda vez el año pasado, después de que su predecesor y la anterior junta directiva fueran destituidos por lo que supuso el colapso financiero y deportivo simultáneo de uno de los grandes equipos deportivos del mundo. Mientras que muchos esperaban que el Barcelona se reconstruyera lentamente, que viviera dentro de sus posibilidades en un período de humilde austeridad, Laporta ha decidido, en cambio, llevar al Barcelona por un camino completamente diferente. Dice que no tiene más remedio que intentar ganar cada año. “Es una exigencia”, sostuvo.

En medio de la crisis, Laporta compró a Lewandowski, el goleador polaco, por 60 millones de dólares
En medio de la crisis, Laporta compró a Lewandowski, el goleador polaco, por 60 millones de dólares - Créditos: @Eric Espada

Se han recaudado más de 700 millones de dólares vendiendo partes del negocio del club. El 25% de los derechos televisivos nacionales del club -durante un cuarto de siglo- fueron a parar a un fondo de inversión estadounidense. Spotify, el servicio de streaming de música, firmó un acuerdo de cuatro años para poner su nombre en el Camp Nou y el aún más valioso inmueble en la parte delantera de las camisetas del equipo. El lunes, el Barcelona anunció la venta de una cuarta parte de su negocio de producción, Barça Studios, a una empresa de blockchain, Socios. Está en conversaciones para vender parte de su negocio de licencias a continuación.

Sin embargo, en lugar de pagar la deuda del club, el dinero se ha destinado en gran medida a la acumulación de nuevos talentos: 50 millones de dólares por el delantero polaco Robert Lewandowski, 55 millones de dólares por el defensa francés Jules Koundé, casi 65 millones de dólares por el ala brasileña Raphinha. Varios otros jugadores se incorporaron como agentes libres. Es posible que haya más refuerzos en camino.

El zaguero francés Jules Koundé llegó a Barcelona por 55 millones de dólares
El zaguero francés Jules Koundé llegó a Barcelona por 55 millones de dólares

Para Laporta, fichar a Lewandowski, que pronto cumplirá 34 años, y a los demás tiene mucho sentido. Forma parte de lo que, según él, será un “círculo virtuoso” en el que el éxito en el campo reforzará las finanzas del equipo mediante un aumento de los ingresos. La estrategia es una repetición de la receta que utilizó durante su primer mandato como presidente, un período de siete años que comenzó en 2003 y terminó con un equipo de Barcelona celebrado como uno de los mejores de la historia del fútbol.

“En mi época pusimos las expectativas muy altas y tuvimos éxito”, dijo sobre su anterior mandato. “Y luego los aficionados del Barça en todo el mundo, unos 400 millones de aficionados en todo el mundo, exigen un nivel de éxito”.

Pero los tiempos, y los ingresos, han cambiado. El club que Laporta heredó en 2003 también estaba sumido en una crisis financiera, con pérdidas de casi el doble de sus ingresos y deudas crecientes. Pero las cifras eran 10 veces menores entonces, y el club aún no había comenzado el proceso de transformación en el gigante comercial en el que se ha convertido.

La presentación de Raphinha: Barcelona pagó casi 65 millones de dólares
La presentación de Raphinha: Barcelona pagó casi 65 millones de dólares

Esos equipos tampoco estaban obligados a cumplir con las exigentes restricciones de gasto en jugadores que desde entonces ha aplicado la liga española, y son esas normas las que suponen el obstáculo más inmediato para el plan de renovación de Laporta. Dado que la Liga ha insistido en que no suavizará las normas ni un solo euro para el Barcelona, el club no ha podido inscribir todavía ninguno de los nuevos fichajes de este verano. Temeroso de que el equipo no llegue a la fecha límite, la Liga aún no ha utilizado a ninguno de esos jugadores, ni siquiera a Lewandowski, el actual jugador mundial del año, en ninguna de sus marcas para la nueva temporada.

Las últimas ventas de activos deberían despejar el camino para que el Barcelona pueda cumplir con las normas financieras de la Liga y registrar su batallón de nuevos fichajes, insistió Laporta. “Ha sido una decisión que, sinceramente, no quería tomar”, dijo sobre las ventas, a pesar de que -al menos temporalmente- llevarán el balance del Barcelona a beneficios.

Este tipo de maniobras -una mezcla de audacia y de brusquedad- son típicas de Laporta, que goza de un culto a la personalidad sin parangón con los anteriores presidentes de la historia moderna del club.

Es la razón por la que puede ponerse en las vallas publicitarias de Las Vegas, y por la que puede seguir abogando públicamente por la efímera y ampliamente denostada Superliga Europea. (El Barcelona, el Real Madrid y la Juventus -tres de los 12 equipos que se apuntaron al concepto de separación- siguen adelante con el proyecto, que, según Laporta, se concibe ahora como una competición abierta que beneficiará a los equipos más grandes. Recientemente se reunió en Las Vegas con Andrea Agnelli y Florentino Pérez, sus homólogos en la Juventus y el Real Madrid, para discutir los próximos pasos).

Pero la popularidad de Laporta también es la razón por la que puede salirse con la suya con riesgos financieros que muy probablemente habrían sido inaceptables si los hubieran propuesto los presidentes anteriores, y en particular su impopular predecesor, Josep Maria Bartomeu. “¿Qué pasaría si Bartomeu hiciera lo mismo que está haciendo el actual presidente?”, dijo Marc Duch, un socio del club que ayudó a expulsar a la anterior junta. “Estaríamos todos encendidos, señalándole e intentando despedirle”.

A Laporta se le concede un margen más amplio, e incluso es respaldado por defensores fanáticos en las redes sociales, dijo Duch, debido a sus vínculos con la anterior época dorada. “Hay una historia de éxito detrás de Laporta”, dijo Duch. “Tiene una enorme base de fans: Es como el Papa, como Kim Jong-un: el líder supremo”.

El estilo de liderazgo intensamente personal de Laporta también ha aparecido en otros cambios en el club. Para presentarse a la presidencia, Laporta tuvo que reunir primero un aval de 125 millones de euros, una fianza que se estableció esencialmente como protección contra la mala gestión. Pero los recientes cambios en la ley significan que ya no tiene ningún riesgo personal, según Víctor Font, un empresario que desafió a Laporta por la presidencia. Por eso, según Font, Laporta -al pedir dinero prestado y vender activos- está arriesgando el futuro del club, no el suyo propio. “Si las cosas no funcionan”, dijo Font, “nos daremos de frente contra un muro”.

La normativa sobre conflictos de intereses también se modificó discretamente el año pasado, dando entrada a una serie de amigos de Laporta, antiguos socios comerciales e incluso miembros de su familia en puestos ejecutivos. Para Laporta, esos cambios eran esenciales dado el reto que heredó. “Necesito contar con la gente en la que confío”, dijo. Pero el círculo sigue reduciéndose: Un director general nombrado por Laporta dimitió en pocos meses; en lugar de sustituirlo, Laporta asumió él mismo sus funciones.

Al mismo tiempo, ha tenido que reconstruir la confianza con un grupo de jugadores y convencer a muchos de que acepten recortes salariales, en algunos casos millonarios, al mismo tiempo que el club está derrochando sumas de ocho cifras en nuevos talentos. Laporta calificó de “héroes” a los jugadores que han aceptado recortes salariales, e insistió en que, al reducir la masa salarial y desprenderse de algunos jugadores con grandes ingresos, las nuevas incorporaciones se ajustarían a un marco salarial cuidadosamente elaborado. Pero el camino no siempre ha sido agradable.

Frenkie de Jong no quiso recortar su salario, pero quiere seguir en Barcelona
Frenkie de Jong no quiso recortar su salario, pero quiere seguir en Barcelona - Créditos: @Manu Fernandez

Uno de los jugadores que hasta ahora se ha negado a aceptar un recorte salarial o un traslado a un nuevo club es Frenkie de Jong, un centrocampista holandés de 25 años adquirido en el verano de 2019 a un costo de casi 100 millones de dólares. De Jong ha sido objeto de intensas especulaciones durante todo el verano, ya que el Barcelona ha presionado públicamente para que acepte una reducción salarial -ya había acordado aplazar 17 millones de euros (17,3 millones de dólares)- o acepte un traslado a un nuevo club (Al parecer, el Manchester United ha sido el postor más ansioso).

Pero De Jong ha dejado claro que quiere quedarse en España, y aunque Laporta declaró su “amor” por el jugador, y dijo que no estaba en venta, añadió que De Jong tenía que “ayudar al club” reestructurando su salario. Tanto los sindicatos como el presidente de la liga española han advertido al Barcelona de que no ejerza presión sobre De Jong, y en respuesta Laporta ha dicho que su club pagará a De Jong lo que se le debe. “Él tiene un contrato y nosotros lo cumplimos”, dijo Laporta.

La deuda moral con Messi

Gran parte de la situación actual del Barcelona, irónicamente, se remonta a la época de éxito que disfrutó durante el primer mandato de Laporta. Aquellos equipos jugaban un fútbol inigualable, que producía una serie de trofeos, pero también una plantilla de superestrellas populares que cobraban sueldos cada vez más altos. Ningún jugador personificó mejor esa escalada que Lionel Messi, cuyo último contrato en el Barcelona rondaba los 132 millones de dólares anuales.

Laporta quisiera el regreso de Messi: ¿podrá?
Laporta quisiera el regreso de Messi: ¿podrá? - Créditos: @David S. Bustamante/Soccrates

Sin embargo, a medida que las deudas del Barcelona crecían, firmar un nuevo contrato con Messi que se ajustara a las normas financieras de la Liga se hizo imposible. Messi se despidió del Barcelona con lágrimas y se incorporó al París Saint-Germain, propiedad de Qatar, como agente libre. Laporta, que se había comprometido a retener a Messi como candidato a la presidencia, ha sugerido desde entonces con nostalgia que le gustaría traerlo de vuelta.

“Siento que tengo, como presidente, una deuda moral con él para darle el mejor momento de su carrera, o darle un momento mejor, para el final de su carrera”, dijo Laporta, sin ofrecer ninguna explicación de cómo podría hacerse.

Tiempos más felices entre Laporta y Messi, durante la primera gestión del presidente en Barcelona
Tiempos más felices entre Laporta y Messi, durante la primera gestión del presidente en Barcelona - Créditos: @EFE/ FC Barcelona

La relación, mientras tanto, se ha deteriorado: Laporta, en perpetua campaña, sigue sugiriendo que intentará traer a Messi a casa. Messi ha expresado anteriormente su frustración por la forma en que Laporta caracterizó su salida, y su padre supuestamente ha pedido al presidente del Barcelona que deje de hablar de su hijo en público.

La discusión sobre cómo resolver esa situación, sin embargo, puede venir más tarde. Lo mismo ocurre con las preguntas difíciles sobre dónde seguirá encontrando el Barcelona fuentes de ingresos cada vez mayores en una economía post-pandémica, o sobre qué hará si no puede registrar todos sus fichajes, o qué pasará el año que viene, o el siguiente, cuando llegue la factura de nueve cifras.

Laporta vive el presente. “Ganar”, dijo, “es una motivación humana universal”. Pero ahora se le ha acabado el tiempo. Laporta termina cortésmente la entrevista, diciendo que tiene que salir corriendo. Tiene una cita con Goldman Sachs para discutir un nuevo acuerdo de financiación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.