Banks, Hurst y Maradona, recuerdos del longevo periodista Toto Da Silveira

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Montevideo, 27 abr (EFE).- Admirador del juego que propuso en 1974 la 'Naranja Mecánica' de Rinus Michels y espectador de lujo en dos de las jugadas que marcaron la historia de los mundiales de fútbol, el periodista uruguayo Jorge da Silveira es dueño de una impresionante marca: acudir a cada Mundial que se jugó desde 1966 a la fecha.

La enorme parada de Gordon Banks a Pelé en 1970 y el 'gol del siglo' de Diego Armando Maradona a Inglaterra en 1986 forman parte del prolongado manual de anécdotas del 'Toto', como se conoce a este hombre de 78 años que empezó a trabajar como periodista el 3 de junio de 1961.

En Catar volverá a ver a 'su' Celeste -"muy bueno para el fútbol y muy bueno para el país", dice en entrevista con la Agencia EFE- en la que será su decimoquinta cobertura de un Mundial y, aunque no es suficiente para alcanzar el récord de su amigo, el argentino Enrique Macaya Márquez, con 16, dice que no le preocupa.

DEL GOL DE HURST AL GOLAZO DE MARADONA

Al rememorar vivencias, Da Silveira no olvida cuando gritó "gol" ante un disparo de Geoff Charles Hurst que se estrelló contra el horizontal y bajó de inmediato.

Cuenta que el histórico Carlos Solé, relator que trabajó allí con él, no quería usar gafas, por lo que se confió en su grito para anunciar el 3-2 parcial de Inglaterra sobre Alemania en la final de 1966.

"La vi 120 veces a la jugada y cada vez la veo más afuera", dice Da Silveira, quien subraya que ese día fue salvado por el árbitro asistente Tofik Bakhramov, que corrió hacia el centro indicando el tanto.

Asegura que la selección de Holanda en 1974, liderada por Johan Cruyff y que "jugaba al básquetbol con los pies", fue la mejor que vio en su vida pese a que no pudo coronar su gran actuación con el título.

Consultado por su derrota en la final, el uruguayo recuerda una frase del histórico futbolista inglés Gary Lineker: "El fútbol es un deporte que juegan 11 contra 11 y siempre gana Alemania".

Tampoco olvida la actuación de Argentina en 1986, que lideraba su amigo Carlos Salvador Bilardo y que tuvo en Maradona a una figura descollante.

"Había tres o cuatro jugadores que la gente discutía que eran los mejores. Después del Mundial de México, indiscutiblemente el mejor del mundo pasó a ser Maradona", dice Da Silveira, quien estuvo en el estadio Azteca cuando el 10 firmó el 'gol del siglo' y el de 'la mano de Dios'.

MÉXICO 1970 Y LA TECNOLOGÍA

Pese a haber vivido 14 Mundiales, su preferido es el de México 1970.

"Fue un Mundial extraordinario desde el punto de vista futbolístico con un Brasil extraordinario", dice al recordar la calidad que desplegaban en el campo de juego Jairzinho, Gérson, Tostao, Pelé y Rivelino.

Lejos del campo de juego, asegura que la organización en el primero de los dos mundiales de aquel país fue estupenda y recuerda que los periodistas pudieron disfrutar de varias excursiones para conocer México, uno de los más de 70 países a los que viajó por su profesión.

Desde entonces hasta la actualidad, subraya que uno de los cambios más grandes fue el tecnológico y explica cómo influyó en la profesión.

"Cuando yo fui al Mundial de Inglaterra, las llamadas eran a través del servicio internacional. Ahora se facilitó la tarea porque vas a un entrenamiento con un teléfono y los cubrís. Antes yo tenía que ir al entrenamiento, venir al hotel a que me llamaran y dar la información", relata y rememora las 14 horas que esperó en 1974 por una comunicación desde Montevideo.

DEFENSOR DE LAS ENTREVISTAS

Da Silveira es un gran defensor de las entrevistas, gracias a las cuales pudo hablar con figuras como el italiano Arrigo Sacchi.

"La esencia del periodismo es la entrevista, el mano a mano, el pico a pico, el poder repreguntar", indica.

También relata que los mundiales le permitieron compartir con varios colegas y recuerda como un ejemplo de esto la amistad que comenzó con el español Enrique Ortego en Italia 1990. "En general tengo buena relación con todos los colegas de todos los países", acota.

Protagonista de algunas polémicas con figuras del deporte de su país, como el exseleccionador Óscar Washington Tabárez, ya se prepara para el decimoquinto Mundial de su vida con la alegría extra de que Uruguay volverá a competir y, quién sabe, si con la presencia del 'Profe' Óscar Ortega -amigo suyo hace 35 años- en el cuerpo técnico de Diego Alonso.

Santiago Carbone

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.