El Banco de Pagos Internacionales insta al control financiero de las grandes tecnológicas

·2  min de lectura
La torre de la sede del Banco de Pagos Internacionales (BPI) en Basilea

Por Marc Jones

LONDRES, 2 ago (Reuters) - Los bancos centrales y los reguladores financieros deben enfrentarse urgentemente a la creciente influencia de las "grandes tecnológicas", según afirmaron altos cargos del Banco de Pagos Internacionales (BPI).

Los organismos de supervisión de todo el mundo se muestran cada vez más cautelosos ante la posibilidad de que las enormes cantidades de datos que controlan grupos como Facebook, Google, Amazon y Alibaba les permitan transformar las finanzas tan rápidamente que acaben por desestabilizar sistemas bancarios enteros.

En un documento dirigido por su director, Agustín Carstens, el BPI señala ejemplos como el de China, donde las dos mayores empresas tecnológicas de pagos acaparan ya el 94% del mercado de pagos por móvil.

En muchas otras jurisdicciones, las empresas tecnológicas también están estableciendo rápidamente su presencia, y algunas de ellas conceden además préstamos a particulares y pequeñas empresas, al tiempo que ofrecen seguros y servicios de gestión de patrimonios.

"La entrada de las grandes empresas tecnológicas en los servicios financieros plantea nuevos retos en torno a la concentración de poder en el mercado y la gobernanza de los datos", señala el documento del BPI publicado el lunes.

El documento añade que existe la posibilidad de establecer "normas específicas basadas en cada entidad", especialmente en la Unión Europea, China y Estados Unidos.

"Cualquier impacto en la integridad del sistema monetario derivado de la aparición de plataformas dominantes debería suponer una preocupación fundamental para el banco central".

Las "monedas estables" —criptomonedas vinculadas a las monedas existentes— y otras iniciativas de las grandes tecnológicas podrían alterar el sistema monetario, añade el documento, si su entrada da lugar a sistemas de bucle cerrado que se ven reforzados por los efectos de red de los datos obtenidos en las plataformas sociales o de comercio electrónico.

Podría conducir a una fragmentación de las infraestructuras de pago en detrimento del bien público. "Dado el potencial de cambio rápido, la ausencia de plataformas actualmente dominantes no debería ser una razón para que los bancos centrales se sientan cómodos", dice el documento.

Afirma que deben anticiparse a los acontecimientos y formular políticas monetarias basadas en posibles escenarios en los que las iniciativas de las grandes tecnologías ya están remodelando los pagos y otros aspectos de los sistemas financieros.

"Los bancos centrales y los reguladores financieros deben invertir con urgencia en el seguimiento y la comprensión de estos avances", añadió. "De esta manera, pueden estar preparados para actuar rápidamente cuando sea necesario".

(Reporte de Marc Jones Edición de Mark Potter; traducción de Flora Gómez en la redacción de Gdansk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.