B Nacional: el equipo de Chiqui Tapia está a un partido de jugar en primera división y definirá su suerte con Tigre

·6  min de lectura
Barracas derrotó a Dálmine y ahora jugará la final por el ascenso a primera, frente a Tigre
@barracascentral_oficial

En el capítulo final no hubo polémicas. Al menos, no hubo espacio para la discusión mayúscula, acalorada. Sobre todo, de un lado del mostrador, el que está bajo el calor del poder. La sentencia es elocuente: el humilde equipo del presidente de la AFA está a un partido de jugar en la primera división. El próximo campeonato tendrá... 28 integrantes, todo un despropósito.

Uno, puede ser Barracas Central, que le ganó como visitante a Villa Dálmine por 3 a 1, se quedó con la Zona B de la Primera Nacional y jugará la final por el primer ascenso a la Liga Profesional. Su rival en el partido decisivo, este domingo, será Tigre, que se impuso en Tucumán frente a San Martín por 2 a 0.

El encuentro observado de reojo se llevó a cabo en el estadio Coliseo de Mitre y Puccini, en la localidad bonaerense de Campana, y los tantos del Guapo fueron marcados por Dylan Glaby, a los 26 minutos de la primera etapa; Juan Manuel Vázquez, a los 9 y Enzo Ybáñez, a los 43 de la última parte. Descontó Francisco Nouet, a los 30 del segundo tiempo.

El gesto desubicado de Gagliardo, arquero de Barracas
captura


El gesto desubicado de Gagliardo, arquero de Barracas (captura/)

El 2-0 fue marcado por una asombrosa mala salida de la defensa de Dálmine, que en todo momento mostró serias dificultades en el rigor y el orden. El conjunto violeta finalizó en el 14° lugar, lejos de los mejores exponentes de la zona.

El gol definitivo generó un gesto provocador de Maximiliano Gagliardo, de 38 años, el controvertido arquero de Barracas, que se tomó la parte íntima y gritó de modo desaforado, mirado a la platea local. Francisco Nouet, con quien había tenido un cruce previo (con empujones y reclamos) lo increpó y se generó un tumulto que duró unos tres minutos.

Por fortuna, el incidente no pasó a una tensión mayor. Pablo Dóvalo, el árbitro del partido, ignoró la acción del arquero, que tuvo un paso por Arsenal... y que ya estaba amonestado. Si le hubiera mostrado otra tarjeta, se habría perdido la final.

Los jugadores, luego del festejo, comprendieron el gesto de su compañero, porque se sienten “señalados” por los arbitrajes polémicos de las últimas semanas.

La historia es así. Barracas Central es el equipo de Claudio Tapia, Chiqui, el presidente de la AFA. El estadio lleva su nombre y una tribuna se denomina “Agrupación 22 de septiembre”, día del cumpleaños del dirigente sanjuanino que maneja el fútbol argentino.

El clima en la segunda categoría del fútbol argentino se enrareció en las últimas fechas, porque hubo varios fallos que favorecieron al equipo que es considerado del poder, más allá de su limitada convocatoria y sus 117 años, siempre en el mundo del ascenso.

En las últimas actuaciones de Barracas, dirigido por Rodolfo De Paoli , también relator de los partidos del seleccionado argentino en TyC Sports y ex conductor de Nueva Chicago y Real Pilar, hubo algunas decisiones arbitrales que habrían inclinado la cancha, como suele decirse en el fútbol.

Barracas Central y Chiqui Tapia, una relación apasionada
www.barracascentral.com


Barracas Central y Chiqui Tapia, una relación apasionada (www.barracascentral.com/)

La controversia más grande, tal vez, fue en el choque en Adrogué contra Brown. El partido tuvo un árbitro de primera, Andrés Merlos, que dio continuidad al juego pese a una clara infracción de Bruno Carrera sobre Mateo Acosta, delantero de Brown. Fue penal, pero la acción fue ignorada.

“Me iba mano a mano con el arquero. Lo que más me sorprendió es que cuando arrancó el segundo tiempo, Merlos me dijo que me quede tranquilo que volvió a ver la jugada y que yo busqué el contacto. No lo podía creer. El miedo a hablar siempre está porque uno no quiere quedarse sin trabajo. Los partidos se hacen muy tensos, ya vas mal predispuesto. Están pasando cosas muy raras y de manera seguida en las mismas canchas”, contó el delantero. El visitante se impuso por 2 a 1.

Rodolfo De Paoli, entrenador de Barracas
Captura


Rodolfo De Paoli, entrenador de Barracas (Captura/)

Al mismo tiempo, un video reunió algunas jugadas definidas a favor de Barracas en el campeonato, con el hashtag #PenalParaBarracas, con el logotipo de la agrupación PrimeroFerro. Rápidamente, la filmación se hizo viral.

Rodolfo de Paoli, el entrenador, días atrás, mostró su fastidio.

1) “Hoy te tenés que bancar mentiras contundentes. Sabemos que son las reglas de juego. Yo no hablaba con nadie, pero a veces callar es otorgar. Salgo en nombre de mis jugadores. Porque que me peguen a mí... pero a mí no me pueden pegar porque el equipo gana”.

2) “Vamos primeros. Van 32 fechas, ganamos 13, empatamos 13 y perdimos solo seis. La gente no tiene la más puta idea qué es lo que pasa en el arbitraje en el ascenso. Doy estos números porque habremos molestado a equipos como Ferro que con sus tres delanteros deben ganar más plata que todo el plantel de Barracas Central”.

3) “Esto sorprendió hasta a Chiqui Tapia. Se armó para entrar al Reducido. Más orgullo me da ser técnico de estos jugadores. Llegó Gagliardo y el resto son jugadores del ascenso, de la primera B. Son experiencias nuevas para ellos, todo es mérito de estos jugadores. Salgo a hablar en nombre de ellos”.

¿Y del otro lado? “No me quiero quejar mucho, sobre todo por los arbitrajes que tuvieron ellos. Tuvieron un poco de ayuda, se filtraron algunos videos, pero bueno... Los felicito”, comentó ayer Brian Fernández, una de las figuras del Verde.

Pablo Magnín festeja su gol, el 1-0 de Tigre ante San Martín de Tucumán, frente a una multitud
Prensa Tigre


Pablo Magnín festeja su gol, el 1-0 de Tigre ante San Martín de Tucumán, frente a una multitud (Prensa Tigre/)

Más tarde, se vivió una auténtica fiesta del público en la Ciudadela, la casa de San Martín, de Tucumán. Sin embargo, el triunfo fue del equipo visitante, de Tigre, que se impuso por 2 a 0. Abrió el marcador Pablo Magnín, el goleador de la categoría, con 22 tantos. Y lo cerró Ijiel Protti.

El conjunto de Victoria alcanzó los 60 puntos, el mejor registro en la temporada.

Barracas llegó a las 58 puntos y se adjudicó la zona por un punto de diferencia sobre Ferro, que venció como visitante a Almagro por 3 a 2. Ferro (57 puntos), Independiente Rivadavia de Mendoza (56) y Deportivo Morón (53) se clasificaron al torneo reducido.

En la Zona A, Quilmes (59), San Martín (57) y Almirante Brown (57). Los cuartos de final, por el segundo ascenso, se jugarán a partir del próximo 22. Los cruces: Morón-Quilmes, San Martín (T)-Ferro y Alte. Brown-Independiente Rivadavia. El perdedor de la final se sumará en la siguiente instancia. Tigre o... Barracas Central.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.