Azul muy oscuro

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, enero 11 (EL UNIVERSAL).- Se sabía que el Clausura 2023 no sería nada sencillo para Cruz Azul por varias cuestiones.

Pero nadie pensaba que a Raúl Gutiérrez y su equipo se les sumarían muchas desventuras apenas en la Jornada 1.

¿De qué se habla?

Hay pruebas fehacientes.

Una semana antes del inicio de la Liga, llegó la oferta del Panathinaikos de Grecia por Uriel Antuna, lo que desestabilizó al futbolista; tanto, que no viajó a Tijuana.

Los transfers de Ramiro Carrera y Augusto Lotti no llegaban, ni llegarían, por lo que los refuerzos argentinos no pudieron actuar contra los Xolos.

El viernes, dos días antes del partido en la frontera norte, el capitán José de Jesús Corona fue asaltado muy cerca de las instalaciones de La Noria.

Para acabarla, 24 horas antes del estreno, aparecen las fotografías de la fiesta —con temática de narcotráfico— del hijo de Julio César Domínguez, quien por consecuencia no pudo actuar frente a los Xolos.

"Ya teníamos a Lotti y Carrera listos, y por temas administrativos de Argentina no han pagado [y no jugaron]. El tema de Uriel hay que cerrarlo y también el tema mediático con Cata", dijo el Potro Gutiérrez, sobre la semana que vivió.

Una semana de locos para los cementeros, que a pesar de eso sacaron el empate en Tijuana. El equipo cementero espera que esto ya no se repita.

* SEMANA DE SUCESOS PARA EL OLVIDO

Robo. José de Jesús Corona fue asaltado cerca de La Noria, el viernes.

La fiesta. El sábado, salieron a la luz fotos del polémico festejo al hijo del Cata Domínguez.

Sin debuts. Los refuerzos argentinos no pudieron jugar, por temas administrativos.

Oferta. El Panathinaikos de Grecia buscó a Uriel Antuna, lo que desestabilizó al jugador.