La “avivada” de Diego Schwartzman en el Masters 1000 de Cincinnati que lo ayudó para ganar un set y despertó el enojo del coach de su rival

·4  min de lectura
En el día de su cumpleaños número 30, el argentino Diego Schwartzman venció al ruso Aslan Karatsev y avanzó a los 8vos de final de Cincinnati
En el día de su cumpleaños número 30, el argentino Diego Schwartzman venció al ruso Aslan Karatsev y avanzó a los 8vos de final de Cincinnati - Créditos: @MATTHEW STOCKMAN

Diego Schwartzman , el mejor tenista sudamericano del ranking mundial (16°), después de Roland Garros había extraviado la confianza y encadenaba varios cimbronazos en el circuito. “Hice un stop en mi nivel”, reconoció. Pero poco a poco vuelve a sonreír y a reencontrarse con su juego. El argentino celebró su cumpleaños número 30 con una valiosa victoria por 7-6 (7-3), 3-6 y 6-2 frente al ruso Aslan Karatsev (38°) y avanzó a los octavos de final del Masters 1000 de Cincinnati . Más allá de la importancia de triunfar en un certamen de jerarquía, se mostró lúcido para resolver los problemas que le planteó uno de los jugadores que más fuerte impacta la pelota y para reaccionar -y beneficiarse- ante cuestiones reglamentarias justas que el umpire (Rafael Maia, de Brasil) había dejado pasar.

El festejo de Diego Schwartzman en Cincinnati
El festejo de Diego Schwartzman en Cincinnati - Créditos: @MATTHEW STOCKMAN

¿Qué ocurrió? Todo sucedió en el cierre del peleado primer set. Karatsev abrió el tie-break con su servicio, pero cometió una doble falta y se desahogó, frustrado, lanzando un pelotazo fuera de la cancha. El juez de silla le aplicó una advertencia. Siguieron jugando y Schwartzman se adelantó 3-0. En el cuarto punto del desempate, el argentino falló una devolución de saque pero, tras el pique largo, Karatsev se desquitó con esa pelota y la tiró varios metros afuera de la cancha. El umpire, entendiendo que sólo se había producido una acción del juego, le dio el punto al ruso y cantó “3-1″, pero Schwartzman -rápido de reflejos- protestó de inmediato, se acercó al juez de silla y le marcó que debía penalizar al rival (quien ya tenía un warning). Tras unos segundos, Maia decidió darle un punto de penalización a Karatsev por lo que había hecho, es decir que el score quedó 4-1. Dio la sensación de que si Schwartzman no se lo indicaba al umpire éste no hubiera actuado.

Karatsev, enojado, discutió con el juez de silla, pidió la presencia del supervisor y se sentó en su silla. El público, con un buen puñado de latinos, empezó a cantar en favor de Schwartzman. El entrenador de Karatsev, el ruso Boris Sobkin (ex coach de Mikhail Youzhny), dejó su butaca y bajó unos escalones para intercambiar unas palabras con Schwartzman: no le gustó que el argentino le protestara al juez de silla. A los pocos minutos ingresó en el court el experimentado supervisor Gerry Armstrong, quien primero escuchó la explicación del umpire y, luego, la de Karatsev, que le graficó que la devolución de Schwartzman le había picado cerca y que por ese motivo le pegó fuerte e incómodo, provocando que la pelotita se perdiera lejos. Sin embargo, nada se alteró y el Peque se adelantó 4-1. Luego, terminaría ganando el tie-break por 7-3. Así, Schwartzman se adueñó de un parcial muy peleado.

El ida y vuelta entre Schwartzman, Karatsev y el umpire

Schwartzman perdió el segundo parcial, pero después logró elevar su nivel nuevamente en el tercer set sobre el cemento de Cincinnati y cerrar un partido importante en su búsqueda de recuperar las buenas sensaciones en el tour. Terminó con un ace, tres doble faltas, un 76% de primeros servicios, el 68% de puntos ganados con el primer saque y apenas el 33% con el segundo. Le rompió cuatro veces el saque al ruso y cedió su servicio la misma cantidad de oportunidades.

Terminada la jornada, ya bien tarde (en la madrugada de este miércoles), Schwartzman regresó al hotel y, acompañado por su novia, Eugenia, y por dos de los integrantes de su equipo (el entrenador Alejandro Fabbri y el kinesiólogo Luis D’Alessandro), sopló las velitas por su cumpleaños.

Hoy volverá a jugar, aunque en dobles: en pareja con Francisco Cerúndolo, se medirán ante Tim Puetz (Alemania) y Michael Venus (Nueva Zelanda). Su próximo desafío individual en Cincinnati, por los 8vos de final, será este jueves ante el vencedor del griego Stefanos Tsitsipas y el serbio Filip Krajinovic.

Lo mejor de la victoria de Schwartzman en Cincinnati