Dos auxiliares de vuelo se enamoraron en un avión. Esto fue lo que pasó después

·17  min de lectura

(CNN) -- En un reciente vuelo transatlántico de Florida a Londres, los auxiliares de vuelo Hunter Smith-Lihas y John Lihas, ambos casados, cruzaron miradas al otro lado del pasillo.

Ambos se sonrieron antes de volver a servir champán a los pasajeros de primera clase.

Esta sonrisa compartida fue fugaz, pero lo dijo todo. Y más tarde, cuando Hunter y John estaban de vacaciones al mismo tiempo, la pareja se encontró sentada en la sala de descanso de la tripulación, reflexionando sobre la vida en común y las carreras que han construido juntos.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

"Pasé cinco minutos en el avión contigo, cuando ni siquiera debía hacerlo, y ahora vivimos juntos en la ciudad, y tú estás sentado frente a mí en el avión y trabajamos juntos", recuerda Hunter que le dijo a John.

"Cuando conoces a alguien por primera vez, nunca piensas que llegará tan lejos. Es algo surrealista. Y, sinceramente, te hace muy feliz, porque te preguntas cómo es que llegué hasta aquí".

Encuentro en un avión

La historia de amor de Hunter y John comenzó con una breve conversación en un avión. Crédito: Hunter Smith-Lihas

Cómo Hunter y John llegaron hasta aquí fue a través de una serie de momentos y decisiones inesperadas que comenzaron hace seis años, en 2017.

Por aquel entonces, Hunter tenía poco más de 20 años y trabajaba como agente de puerta de embarque en Spirit Airlines. Había aspirado a trabajar en la aviación desde que había empezado a ver a una vlogger de viajes que relataba su trabajo como auxiliar de vuelo en YouTube.

"Pensé: 'Dios mío, este es el mejor trabajo del mundo. Definitivamente quiero hacer algo así'", cuenta Hunter a CNN Travel.

Después de graduarse en la universidad, Hunter consiguió un puesto como personal de puerta de embarque en su ciudad natal, Pittsburgh, Pensilvania. El puesto era lo ideal para entrar en el mundo de la aviación.

Un turista estadounidense se enamoró de una auxiliar de vuelo europea en 1969. Ahora llevan más de 50 años casados

En la puerta de embarque del aeropuerto, Hunter se relacionaba con cientos, si no miles, de personas cada día. Como persona sociable, siempre disfrutaba de las conversaciones, por breves que fueran, con los viajeros y el personal de la aerolínea.

Pero la plantilla de trabajo de Spirit Airlines era tan grande que rara vez coincidía dos veces con los mismos auxiliares de vuelo.

Una mañana, uno de los compañeros de trabajo de Hunter le preguntó si podía pasarle unos papeles al capitán de un vuelo de Spirit que iba a salir en breve y se dirigía a Orlando, Florida.

Este tipo de tarea, dice Hunter, "normalmente no era mi trabajo, no solía hacerlo".

Pero se puso en marcha, bajó por la pasarela y entró en el avión. Entregó la documentación al capitán y esperó a que le dieran el visto bueno para desembarcar. No llegó enseguida, así que Hunter se quedó en la puerta, esperando su momento.

"Hubo algún tipo de retraso en la tramitación del papeleo", recuerda.

En la parte delantera del avión también estaba John, el auxiliar de vuelo que se ocupaba de la mitad delantera del avión.

Por aquel entonces, John era un completo desconocido para Hunter. Claro, ambos trabajaban para la misma aerolínea, pero también lo hacían miles de personas repartidas por todo Estados Unidos.

"Nunca nos habíamos visto antes de aquel día", dice John, que entonces tenía unos 20 años.

Mientras esperaban, Hunter y John se miraron por primera vez y se sonrieron.

Hunter vio un pin en el cordón de John. Curiosamente, parecía la insignia de otra aerolínea.

"Le dije: 'Me encanta el pin de tu cordón. ¿De dónde lo has sacado? Creo que era de Delta Airlines", recuerda Hunter.

"Y yo: '¿Trabajaste antes para Delta? ¿De dónde lo sacaste?' Y así fue como empecé la conversación con él".

Los dos hombres charlaron sobre sus respectivas carreras, y John explicó que nunca había trabajado para Delta. Entonces John le preguntó a Hunter su nombre y cuál era su agenda para el resto del día.

"Ya sabes, una conversación trivial", dice Hunter. "Nunca pensamos que esta pequeña conversación fuera a ir después a ninguna parte".

"Fue muy breve", comparte John. "El avión tenía que salir".

Al cabo de unos cinco minutos, se tramitó el papeleo y el avión recibió el visto bueno para partir. Hunter se despidió rápidamente de John y bajó del avión. John vio a Hunter bajar por la pasarela.

"Nunca pensé que volvería a verlo", dice John.

Invitaciones espontáneas

Aquí están Hunter y John en su primera cita en Myrtle Beach. Crédito: Hunter Smith-Lihas

Durante el resto de su turno de ese día, mientras acompañaba a los pasajeros a la entrada y salida de los aviones, facturaba el equipaje de mano y anunciaba el embarque, Hunter repetía una y otra vez la breve interacción con John en el avión.

"Hay tantas caras y personas que te encuentras todos los días en el aeropuerto. Pero no sé. Tuve una extraña sensación con este tipo, una buena sensación", dice Hunter.

Se conocieron haciendo senderismo y se enamoraron. Dos meses después a ella le diagnosticaron cáncer

Esa tarde, sacó su computadora y buscó en Google "John Lihas". Enseguida apareció una cuenta de Facebook con ese nombre, y allí estaba John, sonriendo de oreja a oreja en la foto de perfil.

"Solo quería verlo en Facebook", dice Hunter, riendo. "En ese momento ni se me ocurrió agregarlo. Pero cuando empecé a hojear su perfil, pensé: 'Voy a hacerlo. Voy a enviarle una solicitud de amistad. Voy a ver qué pasa. En todo caso, solo seremos amigos, compañeros de trabajo, compañeros de trabajo distantes.' Pero realmente no pensé que fuera a pasar nada".

Hunter hizo clic en "Añadir amigo".

La notificación apareció en el celular de John justo cuando llegaba a su habitación de hotel en Houston, Texas. Ese día había trabajado en dos vuelos y lo único que deseaba era descansar. Entonces vio la solicitud de amistad.

John no solía aceptar una invitación de alguien a quien no conocía. Pero había disfrutado mucho conociendo a Hunter, aunque su interacción hubiera sido breve y dulce.

"Así que acepté, solo porque pensé: 'Hmm, nunca se sabe'", dice John.

Luego envió un mensaje a su nuevo amigo de Facebook.
"¿Siempre acechas a tus auxiliares de vuelo?", escribió.

"Todo empezó a partir de ahí", recuerda John. "Una frase se convirtió en páginas y páginas de conversación".

Durante los días siguientes, John y Hunter se enviaron mensajes con regularidad. Hablaban de sus familias, de sus ambiciones y de su pasión común por los viajes.

"Lo más loco fue que, cuando empezamos a hablar, nos dimos cuenta de cuántas coincidencias había en nuestras vidas. Las cosas eran muy parecidas", dice Hunter.

Ambos tenían padres divorciados y, casualmente, uno vivía en Pittsburgh, Pensilvania y el otro en Tampa, Florida.
Y compartían aficiones similares y una visión positiva de la vida, por no hablar de que compartían profesión y pasión por viajar.

Al cabo de una semana de mensajes, John envió una pregunta.

"Sé que esto es un poco atrevido; puedes decírmelo si no te parece bien la idea", me dijo. "Pero tengo una escala en Myrtle Beach. Creo que deberías volar hasta aquí. Me encantaría cenar contigo y conocerte mejor".

Myrtle Beach, en Carolina del Sur, está a una hora y media de vuelo de Pittsburgh. Es un vuelo corto, en el gran esquema de las cosas, pero un largo camino para una primera cita.

Hunter se debatía entre ir o no, ¿sería una locura? ¿Era seguro? Apenas conocía a John. Pero aún tenía ese "buen presentimiento" que había tenido cuando conoció a John en el avión. Hunter decidió ir.

Aquí están John y Hunter en un primer viaje juntos a Disney World, Florida. Crédito: Hunter Smith-Lihas

Pensó que debía contarle sus planes a alguien, por si acaso. Descartó a sus padres ("pensé que pensarían que estaba un poco loco"), pero se lo contó a su compañero de casa. Luego se dirigió al aeropuerto.

John también estaba nervioso. Se había arriesgado y no estaba seguro de cómo iba a salir ("Yo no hago eso", dice sobre la invitación espontánea).

¿Qué pasó cuando dos desconocidos decidieron irse de vacaciones juntos?

Y no se lo dijo a nadie, excepto a la tripulación de vuelo con la que trabajaba de camino a Myrtle Beach, que estaba entusiasmada con él.

John y Hunter se encontraron en el aeropuerto y luego fueron a cenar. Más tarde, caminaron tomados de la mano por el muelle. Para ser la primera cita, fue "mágica", dice Hunter.

Después de todos los nervios, todo funcionó "a la perfección", dice John.

Sin embargo, a medida que las 36 horas se acercaban a su fin, el resplandor se apagó un poco.

"La verdad es que estaba un poco triste", recuerda Hunter. "Porque vivíamos en dos ciudades distintas. No sabía cuándo volvería a verlo".

Pero pronto se desarrolló un patrón: cada vez que el horario de vuelos de John lo encontraba en Pittsburgh, quedaba con Hunter. Y cada vez que John tenía escalas más largas en otras ciudades, Hunter se reunía con él.

"Aunque era una relación a distancia, funcionaba", dice John.

Hunter cree que la distancia ayudó a que la relación floreciera.

"Tuvimos tiempo para extrañarnos. Tuvimos tiempo de planear cosas más especiales juntos. No íbamos a casa del otro todos los días", dice. "De hecho, me gustó la distancia porque nos dio tiempo para apreciar el tiempo que pasábamos juntos".

Durante los meses siguientes, Hunter y John compartieron algunos momentos fantásticos juntos: un viaje a Los Ángeles, donde pasaron dos días explorando la ciudad, y el cumpleaños de Hunter, cuando John le sorprendió con un viaje a Disney World en Florida.

También hubo momentos más duros. En un momento dado, Hunter y John dejaron de comunicarse durante unas semanas. Ambos estaban estresados y agobiados por el trabajo y otros problemas de su vida personal. No estaban enojados el uno con el otro, pero mantener la conexión a distancia les resultó difícil por primera vez. Pero lo superaron.

"Después, todo volvió a ser como antes y creo que fue mejor que nunca", dice Hunter.

Un nuevo capítulo

Aquí están Hunter y John durante un encuentro en Los Ángeles, California, durante su periodo a distancia. Crédito: Hunter Smith-Lihas

Un año después de conocer a John, Hunter fue contratado por Spirit Airlines para trabajar como auxiliar de vuelo. Dejó atrás la puerta de embarque, encantado de que su sueño de aviación por fin se hubiera hecho realidad.

Y con esta emocionante oportunidad llegó otro emocionante paso: Hunter y John decidieron irse a vivir juntos.

Ahora que ambos viajaban por trabajo, la pareja pensó que podían vivir prácticamente en cualquier sitio. Decidieron mudarse juntos a una nueva ciudad: Detroit, Michigan.

"Fue entonces cuando las cosas pasaron a otro nivel", dice Hunter. "Y aún entonces no lo podía creer: 'Vaya, es una locura cómo ha sucedido todo y todo ha encajado a la perfección'. Ahora trabajamos en lo mismo. Trabajamos en la misma base. Nuestras familias están en el mismo lugar'. Parecía que todo encajaba a la perfección".

Mudarse a otra ciudad y vivir juntos supuso un gran cambio. Pero la pareja sabía que tenían que "arriesgarse", como dice Hunter, si querían que su relación progresara.

"Fue una adaptación", dice Hunter. "Pero creo que, en general, fue más una aventura".

En sus días libres, Hunter y John exploraban juntos Detroit, descubriendo juntos nuevos restaurantes, decorando su departamento y haciendo nuevos amigos.

¿Viajas en avión? Experta explica normas a seguir según tu asiento

A veces era difícil cuadrar sus horarios: Hunter, como recién contratado, estaba de guardia, por lo que cualquier día podía acabar en cualquier vuelo.

Una mañana, Hunter recibió la notificación de que lo habían llamado para un viaje y le enviaron el manifiesto de la tripulación. Echó un vistazo a los nombres y se detuvo en seco.

"Vi el nombre de John", recuerda Hunter. "Y salí corriendo del dormitorio al salón. John, no te lo vas a creer. ¿Adivina qué viaje me tocó hoy? Y él pensaba que me había tocado algo internacional o algo realmente genial. Yo le dije: 'No, voy de viaje contigo'".

Aquel día de trabajo fue muy especial y la pareja saboreó el tiempo que pasaron juntos.

"Fue bonito ir a trabajar juntos y pasar tres días enteros juntos. Y pasar tiempo juntos en el hotel de escala, cenando juntos", recuerda John.

"Cuando trabajamos juntos, es como si estuviéramos de vacaciones", dice Hunter. "Sí, trabajas durante todo el día. Pero una vez que acabas el servicio, estás en el hotel, puedes ir a la piscina".

El vuelo también fue memorable. Allí estaban, trabajando juntos en un vuelo de Spirit Airlines, donde un año antes habían sido extraños en otro avión de Spirit.

"Te acuerdas de la primera vez que se vieron", dice Hunter.

Una pedida de mano junto a la playa

Hunter le propuso matrimonio a John en una playa de San Juan de Puerto Rico. Crédito: Hunter Smith-Lihas

Pasaron los meses y la pareja se instaló en Michigan. Las conversaciones sobre el matrimonio empezaron a tener lugar "un poco aquí y allá", como dice Hunter.

Los dos tenían un viaje a Puerto Rico a la vuelta de la esquina: John trabajaba y Hunter venía de vacaciones. Mientras planeaban el viaje, Hunter empezó a pensar que sería la oportunidad perfecta para pedirle a John que se casara con él.

Habló con la madre de John sobre sus planes de proponerle matrimonio.

"En verdad amo a tu hijo. Creo que quiero pasar el resto de mi vida con él", le dijo Hunter.

También habló con uno de los amigos comunes de la pareja, un auxiliar de vuelo de Spirit Airlines que también estaría en el viaje; quería tener un amigo a su lado que pudiera documentar la pedida de mano cuando llegara el momento.

John, por su parte, no tenía ni idea de lo que le esperaba.

El segundo día de viaje, John y Hunter paseaban juntos por una playa de arena de San Juan. El otro miembro del equipo estaba armado con su teléfono con cámara, listo para capturar el momento.

"Estábamos paseando y haciendo turismo. Recuerdo que tenía un café en la mano, estaba mirando el agua, y entonces me di la vuelta y él estaba de rodillas", cuenta John. "Me quedé completamente en shock y, por supuesto, le dije que sí".

"Los dos estábamos muy contentos", dice Hunter.

Al instante, John llamó a su madre, estaba llorando de felicidad y ella también. Fue entonces cuando John se dio cuenta de que ella sabía lo que iba a pasar.

"Me dije: 'Dios mío, esto está pasando de verdad'. Todo encajó, como si el resto de mi vida estuviera encajando a la perfección".

Eran desconocidos en Bolivia. Seis meses después se enamoraron en París

Hunter y John planearon una boda pequeña, destinando el dinero que habrían gastado en celebraciones más grandes a una luna de miel.

"Hicimos una boda superpequeña en la costa oeste. Trajimos a nuestros padres, a dos amigos", dice Hunter, que cambió su nombre tras la boda, convirtiéndose en Hunter Smith-Lihas.

"Fue precioso", dice John.

Las familias de Hunter y John se llevan muy bien, y siempre disfrutan pasando tiempo juntos y con sus respectivos yernos.

"La madre de John y la mía se llevan muy bien. El padre de John y el mío se llevan genial. Quiero a todos sus primos, sus sobrinas", dice Hunter.

"Mi padre te quiere", le dice John a Hunter. "Mi abuela, que falleció hace poco en octubre, era una griega de la vieja escuela y vino a Estados Unidos con solo 18 años. Y cuando conoció a Hunter, se enamoró de él".
"Es muy bonito que todos nos llevemos bien, nuestras familias se quieren".

Después de la boda, John y Hunter se fueron a lo que Hunter llama "unas fastuosas vacaciones europeas". El viaje también coincidió con el cumpleaños 30 de John, así que hubo mucho que celebrar. Durante el viaje, Hunter y John fueron ascendidos a primera clase. Disfrutaron de volar con estilo y de que, por una vez, fueran ellos los atendidos.

"Era pleno invierno. Y cuando aterrizamos en París, estaba nevando. Vimos toda la nieve y fuimos a la Torre Eiffel y había nieve por todas partes. Fue tan mágico", dice John.

Nuevos horizontes

Hunter y John están casados, viven y trabajan juntos. Aquí está la pareja en un viaje reciente a Colombia. Crédito: Hunter Smith-Lihas

En la actualidad, John y Hunter siguen trabajando juntos, aunque ya no trabajan en Spirit Airlines y viven en Florida. Hace unos años, ambos solicitaron trabajo en otra gran aerolínea estadounidense. Estaban deseosos de tener nuevas oportunidades profesionales y más posibilidades de viajar al extranjero.

Fue una decisión arriesgada, justo cuando la aviación se recuperaba tras la pandemia. Durante un largo periodo en 2020, tanto John como Hunter se quedaron en tierra y no sabían si volverían a surcar los cielos ni cuándo lo harían.

"No solo se trataba de una pandemia sanitaria mundial, sino que además te quedabas sin trabajo de momento. Fueron muchas cosas. En aquel momento daba mucho miedo", dice Hunter.

"Pero crecimos juntos, hicimos que funcionara", dice John.

Fue John el primero que sugirió cambiar de aerolínea. Cuando expresó la idea en voz alta, Hunter se sumó a ella.

"Los dos queríamos más, porque Spirit solo volaba a Estados Unidos, un poco de Sudamérica y el Caribe. Mientras que ahora ofrecemos servicios a todos los continentes excepto la Antártida", dice Hunter. "Así que ése fue otro gran paso que dimos juntos".

Antes de presentar su solicitud, Hunter y John hablaron de lo que podría pasar si uno de ellos conseguía el trabajo y el otro no.

"Decidimos que si uno de los dos lo conseguía, estupendo. Estaremos bien. Haremos que funcione", dice Hunter.
"Creemos el uno en el otro, de eso se trata", dice John.

La pareja presentó la solicitud el mismo día. Se entrevistaron el mismo día. Y al final, ambos fueron contratados el mismo día y empezaron a formarse juntos.

En su actual aerolínea, John y Hunter tienen el mismo nivel de antigüedad, por lo que pueden optar a los mismos vuelos. Esto les facilita coordinar sus horarios y trabajar juntos.

Hoy en día suelen trabajar en aviones grandes y de fuselaje ancho, por lo que no siempre se ven mucho durante el vuelo.

"Si uno va en clase turista y el otro en primera, nos vemos mucho menos que cuando trabajamos en la misma cabina", dice Hunter. "Pero siempre hay un momento en el que puedo acercarme y saludar, o viceversa, John puede volver y saludar".

Y, por supuesto, hay esos momentos, como en un vuelo reciente a Londres, en los que ambos trabajan en la misma cabina y pueden observarse el uno al otro trabajando, destacando en su trabajo, y compartir alguna que otra sonrisa secreta.

Así decidieron casarse un inglés y una chilena que se conocieron virtualmente

A Hunter y John les encanta trabajar en la aviación. Hunter también ha seguido los pasos de la vlogger que le introdujo en la profesión y ha empezado a documentar su trabajo en YouTube, TikTok e Instagram. Espera que su contenido pueda inspirar o ayudar a otros que quieran trabajar en el sector.

Tanto Hunter como John piensan trabajar en la aviación todo el tiempo que puedan.

"Esto es con lo que he soñado desde que tenía seis años", dice John. "No me veo haciendo otra cosa. Seré auxiliar de vuelo para siempre, hasta que decida jubilarme".

"Creo que para los dos ésta es nuestra carrera. Esta es nuestra carrera para toda la vida", dice Hunter. "Porque en qué otro trabajo puedes decir: 'Ah, bueno, el lunes me voy a Nueva York y el martes me voy a África'. En este trabajo siempre existe el factor sorpresa y la aventura".

Sin importar lo que depare el futuro, para Hunter y John una de las sorpresas más memorables del trabajo será siempre la forma en que se conocieron.

"Veía tantas caras diferentes cada día que era difícil ver la misma cara dos veces. Y de repente, aparece él. Y ahora han pasado seis años y sigo viéndolo", dice Hunter.

"Nunca pensé que me pasaría esto, la verdad, nunca, ni siquiera cruzándome con tanta gente día a día, compañeros de trabajo, pasajeros", dice John. "Siempre he creído que estaba predestinado".

"Casi se me salen las lágrimas", añade Hunter. "Cuando miro atrás, ni en un millón de años pensé que nos encontraríamos aquí después de aquel encuentro fortuito. Me emociona, me dan ganas de llorar. Es una felicidad abrumadora. Esto demuestra que nunca sabes a quién vas a conocer, cuándo y dónde, nunca sabes en qué se convertirá esa persona".