Australian Open. Novak Djokovic busca igualar el récord de Grand Slams, pero una lesión lo tiene muy preocupado: “Estoy en manos de Dios”

El serbio Novak Djokovic estirando sus brazos: con molestias físicas venció al francés Enzo Couacaud y avanzó a la tercera ronda de Australia
El serbio Novak Djokovic estirando sus brazos: con molestias físicas venció al francés Enzo Couacaud y avanzó a la tercera ronda de Australia - Créditos: @MARTIN KEEP

“Estoy preocupado. Estoy en manos de Dios y de mi fisioterapeuta”. Cuando se debería pensar que Novak Djokovic estaría radiante después de avanzar a la tercera ronda del Abierto de Australia , el Grand Slam en el que mayor éxito logró durante su carrera (nueve títulos), el escenario no es tal. Tras las eliminaciones de Rafa Nadal (1°) y Casper Ruud (2°), es el segundo mejor preclasificado con vida en el major aussie (sólo Stefanos Tsitsipas, 3°, está por delante suyo), sin embargo, es su futuro lo que verdaderamente lo alarma. Una lesión en el tendón de la corva lo viene molestando desde hace semanas. Ello no le impidió ganar el ATP de Adelaida, en los primeros días del año, pero sí tuvo que suspender ensayos y, sobre todo, no se sintió del todo confiable desde que se inició la competencia en el Melbourne Park.

"No saltan", "son pesadas", "no rebotan". Las pelotas, el enemigo público número uno de los jugadores en el Australian Open

Djokovic, que busca alcanzar su título de Grand Slam número 22 para igualar el récord de Nadal, venció al clasificado francés 191° Enzo Couacaud por 6-1, 6-7 (5-7), 6-2 y 6-0, y en la próxima ronda de enfrentará con el búlgaro Grigor Dimitrov (27°). Pero vivió momentos de zozobra y no precisamente cuando en forma acalorada le pidió al umpire Fergus Murphy que echaran a un espectador del Rod Laver Arena, disfrazado como el dibujo de “¿Dónde está Wally?”, con remera a rayas roja y blanca, a quien veía “borracho” y lo provocaba.

La derecha de Novak Djokovic ante Enzo Couacaud: el serbio busca su décimo trofeo en Melbourne
La derecha de Novak Djokovic ante Enzo Couacaud: el serbio busca su décimo trofeo en Melbourne - Créditos: @Aaron Favila

En el segundo set, cuando Couacaud se envalentonó, el hombre que hace un año fue deportado de Australia por no estar vacunado contra el Covid-19 apoyó el pie izquierdo en un cartel junto a la cancha para estirar una zona que le molesta y le preocupa. Hizo una mueca mientras flexionaba el músculo después de un punto y saltó sobre su pierna derecha para mantener el peso fuera de la izquierda después de otro peloteo. También tomó un tiempo de atención médica. “asaron muchas cosas esta noche”, dijo Nole después del partido. Más allá del breve “incidente” con el espectador, tema no tener el combustible suficiente para llegar a la meta. “Estoy preocupado, no puedo decir que no. Tuve que tomarme un descanso médico, pero no quiero entrar en detalles. Hace dos años tuve un desgarro en otra zona, pero pude ganar el torneo. Tengo que adaptarme a las circunstancias. Hay dos opciones: irme o continuar. Elegí continuar. No sé cómo reaccionará mi cuerpo. Lo tomo día a día. Espero lo mejor, un resultado positivo. Pero veremos cómo sigue”, explicó, prudente.

Además de Nadal (la resonancia magnética mostró una lesión grado 2 en el psoas iliaco de su pierna izquierda que lo mantendrá inactivo entre seis y ocho semanas) y de Ruud (perdió en la 2ª ronda frente al estadounidense Jenson Brooksby, 39°, en cuatro parciales), el certamen se quedó sin varios preclasificados muy pronto. Taylor Fritz (8°), Alexander Zverev (12°), Pablo Carreño Busta (14°), Diego Schwartzman (23°), Alejandro Davidovich Fokina (30°) y Botic van de Zandschulp (32°) ya están afuera. Este escenario, de cierta manera, es una motivación extra para Nole, que, además, si gana el certamen volverá a la cima del ranking, dominada desde septiembre pasado por el español Carlitos Alcaraz (no jugó en Australia por una lesión muscular en la pierna derecha y reaparecerá en el ATP de Buenos Aires, en febrero). Nole es el jugador con más tiempo en el número 1 (373 semanas, 63 más que Roger Federer).

Novak Djokovic cuando recibió atención médica
Novak Djokovic cuando recibió atención médica - Créditos: @Dita Alangkara

No hay tenista en la historia que haya tenido tanto éxito en el Abierto australiano como Djokovic. Nueve veces campeón entre 2008 y 2021, no pierde en el Melbourne Park desde enero de 2018, cuando trastabilló frente al coreano Hyeon Chung en la cuarta ronda. Desde entonces, lo único que lo detuvo fue el rechazo de su visa para estar en el país oceánico el año pasado. El jugador entrenado por la leyenda croata Goran Ivanisevic ahora tiene un récord de 7-0 en la temporada, después de haber logrado su 92° título del tour, en Adelaida. Fue precisamente en ese certamen en la ciudad costera donde Novak, de 35 años, se lesionó la pierna izquierda, en las semifinales ante el ruso Daniil Medvedev. Al siguiente rival, Dimitrov, Djokovic ya lo venció nueve veces en diez enfrentamientos, aunque ello no es garantía.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Teniendo en cuenta que la exigencia en el Australian Open es de máximo nivel (partidos al mejor de cinco sets sobre superficie dura, generalmente con altas temperaturas), es lógico que se siembren las dudas mirando hacia adelante. Nole ya demostró ampliamente la capacidad emocional que tiene para resistir distintos obstáculos en medio de los partidos, pero hoy todos los tenistas juegan a un ritmo frenético y el desafío siempre es grande. “Repito: mi situación con la lesión no es la ideal. Ojalá que la realidad fuera distinta con mi pierna, pero así son las cosas. Debo afrontarlo”, acentuó Djokovic, que en una potencial cuarta ronda se podría enfrentar con el eléctrico australiano Alex De Miñaur (22° sembrado) y, en los cuartos de final, ante el ruso Andrey Rublev (5°) o el explosivo adolescente danés Holger Rune (9°), campeón en noviembre pasado del Masters 1000 de París-Bercy (venciendo a Nole en la final).

“Los partidos van a ser cada vez más duros para mí en el torneo y desconozco cómo va a reaccionar mi cuerpo”, aportó Djokovic. Un año después de haber vivido una de las mayores pesadillas de su vida, está enfocado en recuperar la gloria y en seguir rescribiendo la historia. No quiere que nada lo detenga, ni siquiera un desperfecto en su admirable maquinaria.

Resumen de la victoria de Djokovic en Australia