Australian Open. Desde afuera del 310° a un gran salto de calidad: cómo cambió el escenario de Sebastián Báez en una temporada

·6  min de lectura
Australian Open: el tenista argentino Sebastián Báez debutó en un main draw de Grand Slam venciendo al español Ramos Viñolas.
Australian Open: el tenista argentino Sebastián Báez debutó en un main draw de Grand Slam venciendo al español Ramos Viñolas.

Sebastián Báez, hace un año, estaba fuera de las 310 mejores raquetas del mundo. Antes, en diciembre de 2020, realizó la pretemporada sobre polvo de ladrillo, con el deseo de participar en las clasificaciones para los Challengers, los certámenes de la segunda categoría del tenis profesional. Hace una temporada era campeón en Concepción, Chile, y empezaba un camino de puro crecimiento. Hoy, sin que nadie le regalara nada (no recibió invitaciones para torneos ATP), su escenario es muy distinto. Dio un gran salto de calidad. Ya está dentro del Top 100 (disfruta de su mejor posición histórica, 88°), se preparó sobre superficie dura proyectando la gira oceánica, debutó en un main draw de Grand Slam (en el Australian Open), ganó y en pocos días embolsó la mitad del prize money que tenía en toda su carrera.

En 2021, Báez conquistó seis trofeos Challengers y su escenario se modificó. El lunes de la semana pasada, en el ATP de Sydney, el jugador de 21 años nacido en Billinghurst (San Martín) logró su primera victoria oficial sobre cancha dura: ante el local Christopher O’Connell (después cayó ante el italiano Lorenzo Sonego). Ya había celebrado en el Masters de la Nex Gen, en noviembre pasado, en Italia, pero el certamen no entregó puntos para el ranking. En estas horas, en el Melbourne Park, debutó en el cuadro principal de un major y se dio el gusto de derrotar a un jugador experimentado como el español Albert Ramos Viñolas (actual 44°, ex 17°) por 6-4, 4-6, 6-3, 1-6 y 6-2, en 3h26m. Siendo el argentino más joven en ganar en su debut en un Grand Slam desde Juan Mónaco (20 años) en Roland Garros 2004, el mapa de Báez hoy halla caminos de mayor valor y desafiantes, para los que se viene preparando.

“Una de las cosas diferentes de este año fue encarar la pretemporada en otra superficie y empezar en un Grand Slam. El año pasado hice otro tipo de pretemporada para poder ver si me clasificaba para los Challengers y a medida que fue pasando la temporada fueron cambiando los objetivos, el ranking y los torneos. Fue muy lindo poder preparar un Grand Slam. Cuando llegamos a Australia con mi entrenador (Sebastián Gutiérrez) fue todo un poco cuesta arriba, porque fueron mis primeros torneos en ATP, era todo nuevo”, explicó Báez luego de superar a un rival (Ramos Viñolas, finalista de Montecarlo 2017) que en los últimos tiempos trastabilló con tres de los mejores representantes de la nueva generación de raquetas argentinas. Además de hacerlo con Báez, perdió en 2021 ante Juan Manuel y Francisco Cerúndolo en la final de Córdoba y en las semifinales de Buenos Aires 2021, respectivamente.

En Australia, con Báez, más el porteño Juanma Cerúndolo (perdió en su presentación vs. el checo Tomas Machac por 6-3, 2-6, 6-4 y 6-2) y el platense Tomás Etcheverry (superó la qualy y perdió en la 1ª ronda del main draw contra el español Pablo Carreño Busta por 6-1, 6-2 y 7-6 [7-2]), la Argentina volvió a contar con tres representantes menores de 23 años en el cuadro principal de un Grand Slam luego de 18 temporadas. El último registro también había sido en Melbourne: en 2004, con Guillermo Coria, David Nalbandian y José Acasuso. El efecto contagio existe y es sumamente productivo. “Somos varios argentinos jóvenes que estamos recorriendo un camino juntos, jugando casi los mismos torneos y remándola. Y si a uno le va bien, al otro también”, narró Báez, hijo de José Luis, veterano de Malvinas.

Argentina's Sebastian Baez returns a shot to USA's Sebastian Korda during their group stage match at the Next Generation ATP Finals on November 10, 2021 at the Allianz Cloud venue in Milan. (Photo by Tiziana FABI / AFP)
TIZIANA FABI


Argentina's Sebastian Baez returns a shot to USA's Sebastian Korda during their group stage match at the Next Generation ATP Finals on November 10, 2021 at the Allianz Cloud venue in Milan. (Photo by Tiziana FABI / AFP) (TIZIANA FABI/)

“Llegamos a Australia con la ilusión de seguir sumando nuevas experiencias, de ir mejorando en este tipo de canchas, que son un poco más rápidas de lo que estamos acostumbrados. Llegamos con ganas aprender cosas distintas al polvo de ladrillo. Fuimos sumando partidos, que era el objetivo para llegar con más kilometraje al Australian Open. Después del debut le damos valor al haberlo hecho bien, al animarse a jugar un tenis distinto. A veces, como sudamericanos, nuestro instinto es de ser más conservadores y acá paga más ser protagonistas. Este es un momento importante para Seba, pero uno más en un camino que recién está arrancando”, apunta Gutiérrez, coach de Báez, frente a la consulta de LA NACION. Contra el zurdo Ramos, el argentino logró 43 tiros ganadores, cometió 61 errores no forzados y subió 27 veces a la red (ganó 20 de esas oportunidades, el 74%).

Claro que la rueda no se detiene y después de la elongación, los masajes, el baño de hielo, la alimentación y el descanso, Báez deberá volver a enfocarse y estar listo para un nuevo desafío. Por categoría del rival (el griego Stefanos Tsitsipas, cuarto cabeza de serie y semifinalista en el certamen aussie en 2019 y 2021) y escenario (seguramente en uno de los dos courts principales del torneo), el mayor desafío de su carrera. Además, debido a la numerosa colonia griega que reside en Melbourne, el hijo de Apostolos Tsitsipas tendrá un fuerte apoyo. Pero Báez intentará que ello no lo amedrente. “Será otra experiencia que lo va a enriquecer como tenista y como persona”, añade Gutiérrez, parte del cuerpo técnico de Daniel Orsanic durante la campaña del título en la Copa Davis 2016 (el otro asistente fue Mariano Hood).

“Lo vi jugar en las Next Gen ATP Finals, vi sus partidos..., pero pasaré tiempo buscando sus partidos porque puede ser difícil cuando jugás contra rivales que no conocés o que no han estado tanto tiempo en el tour”, apuntó Tsitsipas (batió al sueco Mikael Ymer por 6-2, 6-4 y 6-3) sobre el argentino, en atptour.com.

Stefanos Tsitsipas, dos veces semifinalista en Australia, debutó en el Grand Slam aussie venciendo al sueco Mikael Ymer.
PAUL CROCK


Stefanos Tsitsipas, dos veces semifinalista en Australia, debutó en el Grand Slam aussie venciendo al sueco Mikael Ymer. (PAUL CROCK/)

“Va a ser una linda oportunidad para poder seguir haciendo las cosas que vengo trabajando y tratar de disfrutarlo en cierto punto. Son partidos en los cuales uno dice: ‘Cómo quisiera estar ahí’. Será para valorarlo. A esta altura del año, pero en 2021, estaba jugando en Concepción. Ahora quiero tomar esta nueva oportunidad. Tengo mucho por mejorar todavía, pero estoy haciendo las cosas bien, tengo un gran equipo, en el que confío mucho. Nadie sabe si dentro de unos meses estaré mejor o peor, pero tengo que intentarlo”, apuntó Báez.

En 2021, Báez se enfrentó ante un solo Top 35 (el español Carlos Alcaraz, que era 32°, en las semifinales del Next Gen ATP Finals), ante 21 rivales que eran Top 150 y luego contra jugadores de ranking más bajo. Hoy, su estatus es distinto. Empieza a disputar las grandes ligas. Se lo ganó. Y no tiene intenciones de dejar pasar el tren.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.