Al-Attiyah gana y Sainz salva una etapa negra para Loeb y los Prodrive

Redacción Deportes, 2 ene (EFE).- Puede que tras dos etapas sea pronto para descartar a alguien en la lucha por la victoria final en el Rally Dakar, pero el francés Sébastien Loeb (Prodrive) ya se ve fuera de esa pelea por una general que, por ahora, se ha convertido en un mano a mano entre el español Carlos Sainz (Audi) y el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota).

Fue una jornada negra para Prodrive. Al desastre de Loeb, que perdió casi hora y media, se sumó la mala jornada del argentino Orlando Terranova -casi una hora cedida-, y otro día negro, el de Guerlain Chicherit. Sainz lo salvó para Audi, con el francés Stéphane Peterhansel a 32 minutos del ganador y el sueco Mattias Ekstrom, a 37.

El defensor del título tenía claro que era "el momento de atacar" y lo hizo. Después de 430 kilómetros de especial entre el Sea Camp y Al Ula, con superficie empedrada y entre cañones, se impuso por solo catorce segundos respecto al neerlandés Erik van Loon (Toyota), que estuvo a punto de dar la sorpresa.

Carlos Sainz, tercero, minimizó daños -incluso tuvo la ayuda de su hijo, subido a una roca, para indicarle que aminorara la marcha- y solo cedió 5:05 pese a haber abierto pista desde la salida a la meta.

Con su victoria 43 en el Dakar, Al-Attiyah está a 2:12 del madrileño en la general. Solo han transcurrido dos etapas y pilotos como el sudafricano Giniel de Villiers (Toyota) y Peterhansel, están a 26 y 36 minutos en la clasificación. Pero queda mucho raid. Incluso para Loeb, nueve veces campeón del mundo de rallies.

MASON KLEIN, EL FUTURO YA ES PRESENTE

El estadounidense Mason Klein (KTM), que había acariciado la primera etapa del Rally Dakar en motos, se impuso en la segunda tras aprovechar el bajón voluntario del australiano Daniel Sanders (GasGas) en la última parte de la especial.

El aussie vuelve a competir tras seis operaciones de codo por la caída que se produjo hace un año en el Dakar 2022 y bajo el ritmo a propósito en la zona de dunas porque no se veía en condiciones para abrir etapa el martes.

Klein, que afronta su segundo Dakar tras haber sido el mejor novato el año pasado, estrenó su palmarés el día después de rozarlo. El domingo se mostraba convencido de que podía "ganar una etapa en el futuro". El futuro ya es presente para él.

El californiano se puso a 2:04 de Sanders en el penúltimo paso de control (km.348) y el australiano Toby Price (KTM) cedía 3:17.

Al final, a Klein le acompañaron en el podio por el alemán Sebastian Buhler (Hero) y el norteamericano Skyler Howes (Husqvarna). Barreda fue sexto a 2:32 y Santolino, séptimo a 3:10. En la general, a Klein y Price les separan 1:41 y Barreda es tercero a 2:03, justo por delante del argentino Kevin Benavides, a 2:25.

SORPRESA EN CAMIONES; LOPRAIS ES EL NUEVO LÍDER

En camiones, la victoria fue para el checo Ales Loprais (Instaforex), que aventajó en menos de dos minutos al neerlandés Janus van Kasteren (Iveco), el primero de los no Kamaz en 2022.

Además, se convirtió en nuevo líder por la sorpresa negativa de Martin Macik, quien buscaba el triplete en este Dakar y perdió 1h19:46.

El francés Alexandre Giroud se anotó la victoria en quads por delante del norteamericano Pablo Copetti y del argentino Francisco Moreno. En el pulso con Manuel Andújar, al argentino se quedó a 8:07 y en la general les separan 8:28.

En prototipos ligeros, la etapa se la llevó el estadounidense Mitchell Guthrie con 1:25 sobre el chileno 'Chaleco' López, que se mantiene al frente de la general y con más renta respecto al segundo, el norteamericano Seth Quintero. La española Cristina Gutiérrez (Red Bull), sexta este martes, cedió 22 minutos y está a más de 41 minutos en el raid.

En SSV, después del récord de precocidad de Eryk Goczal, su padre, Marek, le sucedió en el Dakar con la victoria en la segunda etapa más de nueve minutos y ahora lidera la general con casi seis sobre el brasileño Rodrigo Luppi de Oliveira.

TERCERA ETAPA

Este martes, el Dakar parte de Al Ula con destino Ha'Il, con 221 kilómetros de enlace, 447 de especial y una secuencia de cañones por superar.

Carlos Alberto Fernández

(c) Agencia EFE