Cuenta atrás hacia el título

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Madrid, 20 abr (EFE).- La cuenta atrás hacia el título sigue favorable al Real Madrid, que ganó 1-3 a Osasuna para tomar impulso hacia su trigésimo quinto trofeo de Liga con la ayuda del Atlético, incapaz de superar al Granada tras empatar sin goles en el Wanda Metropolitano en otro duelo espeso de los hombres de Diego Simeone.

El conjunto blanco fue superior a Osasuna. Incluso se permitió el lujo de fallar dos penaltis, ambos lanzados en la segunda parte por Karim Benzema y detenidos por Sergio Herrera. Los tantos de David Alaba, de falta, de Marco Asensio, al filo del descanso, y de Lucas Vázquez, en el tiempo añadido, fueron suficientes para un equipo que ya acaricia el título.

A falta de los partidos que deben disputar este jueves el Sevilla y el Barcelona, el Real Madrid saca dieciocho puntos a ambos -el cuadro azulgrana tiene otro duelo pendiente frente al Rayo- y diecisiete al Atlético. Sólo le restan otros cinco partidos y el alirón está al caer.

Salvo milagro, al Real Madrid no se le escapará la victoria. De momento, aguanta los envites de sus rivales y ha salido con buena nota de la crisis que le pudo causar el 0-4 del Barcelona en el Barnabéu. Desde entonces, aparte de clasificarse para las semifinales de la Liga de Campeones, ganó en Liga al Celta (1-2), al Getafe (2-0), al Sevilla (2-3) y ahora a Osasuna (1-2).

Además, los jugadores menos habituales, rinden. Ancelotti dio descanso a Modric, que ni viajó a Pamplona, y sentó en el banquillo a Toni Kroos, a Vinícius y a Dani Carvajal. Nombres como Dani Ceballos, recuperado para la causa, o Camavinga, firmaron un buen partido que sólo se complicó por el tanto de Budimir y por los penaltis fallados por Benzema. Sus errores, o los aciertos de Sergio Herrera, provocaron media hora de intranquilidad que al final acabó bien para un equipo que camina con firmeza hacia el título de Liga.

Y es que, uno de los lejanos candidatos, el Atlético, no pudo con el Granada, que estrenó en su banquillo a Aitor Karanka con la esperanza de evitar en seis órdagos el descenso. El primero de ellos, de dificultad extrema, lo pasó con éxito tras sumar un punto de oro en un escenario muy complicado.

Antes del choque, para el Atlético, el título prácticamente era una quimera. La realidad señalaba como objetivo verdadero el segundo puesto o, en cualquier caso, uno de los cuatro que dan acceso a la Liga de Campeones. El pinchazo de uno de los candidatos a esa cuarta posición, el Betis, perdió el día anterior contra el Elche. Era el día para asegurar la máxima competición continental. Pero no pudo ser.

Esta temporada, al Atlético se le atragantan los equipos de la zona baja y el Granada no iba a ser menos. En total, ha perdido 19 puntos con los más débiles y frente al conjunto andaluz firmó un empate a nada, decepcionante Y con pocos arranques con la salvedad de la voluntad que puso Yanick Carrasco y de un disparo al palo sobre la bocina de Matheus Cunha. Eso fue todo. El Granada, ahogado, tomó aire, pero sigue en plazas de descenso, mientras que el Atlético sigue con su juego a no sellar su billete europeo.

Y en el Celta-Getafe, el equipo de Quique Sánchez Flores se llevó el premio de los tres puntos después de romper un maleficio que parecía enquistado en el club madrileño. Por fin, pudo ganar lejos del Coliseum Alfonso Pérez después de 361 días naufragando en cada estadio que visitaba. Exactamente, no ganaba desde el 25 de abril de 2021, cuando superó al Huesca 0-2, el mismo resultado que consiguió en Balaídos este miércoles.

Sin duda, el gran protagonista de la noche fue Borja Mayoral, que está aprovechando su cesión en el mercado de invierno tras no contar en el Roma para José Mourinho. El Getafe se aprovechó de su doblete con el que alcanzó los seis tantos este curso y que, además, alivió a su equipo, ahora cinco puntos por encima del descenso tras dos derrotas seguidas.

Mayoral abrió el marcador a los veinte minutos tras aprovechar una asistencia de Óscar Rodríguez y lo cerró en la segunda parte después de culminar un contragolpe muy bien dirigido por Enes Ünal, a quien le anularon un gol por fuera de juego. Mayoral pudo marcar el tercero, pero Matías Dituro lo evitó con su manopla izquierda y el Celta, salvo un disparo al palo de Brais Méndez, no pudo superar la seriedad defensiva de su rival, eufórico después de una victoria clave en su pelea por la permanencia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.