Atlas y Pumas le dicen adiós a sus aspiraciones

·1  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., septiembre 4 (EL UNIVERSAL).- Lo intentaron. Por ganas no quedó. Pero el Atlas y los Pumas sufrieron de lo mismo, de lo que han adolecido en todo el torneo: inconsistencia, irregularidad y lo más importante, la falta de gol.

Empate sin goles en el estadio Jalisco, resultado que no le sirve a ninguno de los dos equipos, que ven de lejos los puestos de repechaje.

Empate sin goles que no debió ser, porque ambos cuadros buscaron ser propositivos, buscaron dañar al rival, pero no fueron precisos y así no se puede ganar.

Por Pumas hubo variantes, por el centro, por los costados. Cuando se anotó el gol, de parte de Diogo, fue invalidado por fuera de lugar.

Dani Alves jugó su mejor partido en México. Estableciéndose en el medio campo, encontró el espacio para meter precisos servicios que no fueron bien aprovechados.

Por Atlas hubo empeño. Mucho físico y entrega para llegar de manera directa al marco rival. Julián Quiñones estrelló una pelota en el larguero, siendo lo más peligroso que generaron. Justo empate, aunque no debió ser a cero. Pero la realidad es que el punto no les sirve y les sabe a poco. Se quedan con 10 unidades, para seguir en los sitios antepenúltimo y penúltimo.