Atlético Mineiro y Palmeiras empataron 2 a 2 en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores

·3  min de lectura
Danilo y el paraguayo Gustavo Gómez celebran el empate conseguido en el Mineirao
Danilo y el paraguayo Gustavo Gómez celebran el empate conseguido en el Mineirao - Créditos: @DOUGLAS MAGNO

El bicampeón Palmeiras rescató un empate 2-2 sobre la hora en su visita este miércoles al Atlético Mineiro en Belo Horizonte, en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores 2022.El ‘Verdao’ del portugués Abel Ferreira amargó el regreso al Mineirao de Alexi Stival “Cuca”, el entrenador más ganador de la historia del ‘Galo’, al igualar en tiempo de descuento con un tanto de Danilo (90+2). ”Estamos acostumbrados a las eliminatorias, a los juegos grandes”, dijo el volante. El campeón brasileño se había puesto en ventaja con una anotación de Hulk en el minuto de descuento del primer tiempo y un gol en contra del zaguero Murilo Cerqueira (47), quien se redimió de su desventura al poner el 2-1 en el minuto 59.

”El empate es frustrante. Generamos bastantes (opciones de gol), pero no logramos definir”, afirmó Hulk. Aunque interrumpieron su marcha triunfal (habían ganado los ocho encuentros previos), los paulistas salieron bien parados de Belo Horizonte y definirán el pase a semis el próximo miércoles en San Pablo. El vencedor chocará contra el ganador de la llave entre Athletico Paranaense y Estudiantes, que se miden en la noche de este jueves

Romper la sequía

Cuca creía responder al idilio exhibido por los ‘torcedores’ en su regreso al Mineirao; el DT no pisaba ese estadio desde su sorpresiva salida al final de la temporada pasada, la más ganadora del ‘Galo’ (Brasileirao, Copa do Brasil y Campeonato Mineiro). El escenario de su retorno pareció un déja vú de su encuentro en el principal torneo de clubes de América. En aquel septiembre también enfrentó al Palmeiras y Hulk celebró de penal. Pero ahora hay al menos un par de diferencias: en 2021 chocaron en semis, vencidas por los paulistas, a la postre bicampeones, y el artillero esta vez anotó desde los doce pasos. El jugador de la camiseta N°7 se tomó revancha este miércoles de aquella pifia que privó al Mineiro de aspirar a su segundo título de Libertadores con un remate rastrero al palo izquierdo de Weverton. El penal, decretado por una infracción del lateral Marcos Rocha sobre el volante Jair, también le permitió reconciliarse con el gol tras cinco partidos de sequía y lo convirtió en el goleador histórico albinegro en la Copa Libertadores (12 tantos). Sus compañeros lo acompañaron en el festejo, solidarios y a la vez aliviados de que alguien por fin hiciera caer la valla esmeralda tras varias chances desperdiciadas, especialmente en los pies de Keno (17) y Ademir (31).

Gabriel Menino se lleva la pelota ante la marca de Junior Alonso
Gabriel Menino se lleva la pelota ante la marca de Junior Alonso - Créditos: @DOUGLAS MAGNO

Arma de repertorio

La celebración estaba justificada, pues golpeaban a un equipo que antes del pitazo inicial apenas había recibido solo tres goles en ocho juegos, marcaba puntaje perfecto y arrastraba el récord de 19 partidos coperos sin perder como visitante. Mineiro se sacudía del mal andar en el Brasileirao (séptimo, a diez puntos del líder Palmeiras) y parecía más cerca de golear que Palmeiras de empatar gracias a que Cuca le ganaba el pulso táctico a Ferreira al evitar los letales contragolpes palmeirenses y asfixiarlos en su propia área. La encerrona derivó en un desborde de Keno por la izquierda. Antes de que el balón saliera, el atacante lanzó un pase letal que Murilo Cerqueira convirtió en el 2-0. Pero el gol en contra actuó de revulsivo para los paulistas, que se sacudieron rápido a través de un arma de repertorio: la pelota parada. Gustavo Scarpa estrelló un tiro libre en el travesaño de Everson, con tan buena suerte que la bola quedó servida a los pies de Murilo, quien la empujó para redimirse de la equivocación en su arco. Y después, en una de las últimas acciones del electrizante juego, Scarpa cobró un córner que Danilo tornó en igualdad y en lección: al bicampeón nunca hay que darlo por muerto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.