Atacante de Tulsa quería matar a médico por dolor que sufría tras operación

·2  min de lectura

Washington, 2 jun (EFE).- La policía anunció este jueves que el hombre que irrumpió ayer en una clínica en Tulsa (Oklahoma), donde mató a cuatro personas antes de quitarse la vida, quería asesinar a uno de los fallecidos, un médico que le había operado, por el dolor que sufría tras la intervención quirúrgica.

El jefe del Departamento de Policía de Tulsa, Wendell Franklin, identificó en una rueda de prensa al presunto asesino, Michael Louis, y a sus víctimas -dos médicos, entre ellos el que le trató en el pasado, Preston Phillips, una recepcionista de la clínica y un paciente.

Franklin dijo que, tras quitarse la vida, los agentes encontraron que el sospechoso llevaba encima una carta "donde dejaba claro que había venido con la intención de matar al doctor Phillips y a cualquiera que se cruzara en su camino".

"Culpaba al doctor Phillips de su dolor continuo tras una operación quirúrgica" en la espalda el pasado 19 de mayo, detalló el jefe de Policía.

Tras ser dado de baja el 24 de mayo, Louis llamó varias veces al médico para quejarse de su dolor y pidió que le proporcionara algún tratamiento para el mismo.

De acuerdo a la policía, el pasado 31 de mayo el médico tuvo consulta con el sospechoso, y el mismo día del tiroteo Louis volvió a telefonear a la oficina del facultativo para "quejarse de dolor de espalda y buscando atención adicional".

Asimismo, Franklin agregó que la esposa de Louis llamó a la policía hora y media después del ataque diciendo que "su marido había asesinado a varias personas en la consulta del doctor Phillips".

"La mujer del sospechoso llamó a la oficina y entregó información a la policía -indicó Franklin-. La información de que disponemos actualmente es que ella no sabía lo que iba a pasar, pero él le contactó o bien antes de que ocurriera el tiroteo o durante el tiroteo para informarle de lo que había hecho".

Por otro lado, Franklin reveló que antes del ataque el presunto agresor compró legalmente dos armas de fuego: un rifle semiautomático del tipo AR-15, que adquirió el mismo día del tiroteo, y una arma de fuego semiautomática de calibre 4.0, que compró el 29 de mayo.

El debate sobre el control de las armas de fuego se ha reactivado en EE.UU. después de la muerte el pasado 24 de mayo de diecinueve niños y dos profesoras en una escuela de primaria de Uvalde (Texas) por disparos de un joven de 18 años. EFE

ssa/jdg

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.