El asombroso match point con el que Pablo Carreño Busta venció a Alex de Miñaur para avanzar a los octavos de final del US Open

·2  min de lectura
No puede creerlo ninguno de los dos: Pablo Carreño Busta celebra en el suelo tras ganar el partido, y Alex De Miñaur lanza su raqueta por su error en el asombroso match point que ambos sostuvieron en el Abierto de Estados Unidos.
No puede creerlo ninguno de los dos: Pablo Carreño Busta celebra en el suelo tras ganar el partido, y Alex De Miñaur lanza su raqueta por su error en el asombroso match point que ambos sostuvieron en el Abierto de Estados Unidos. - Créditos: @Captura de TV

Al cabo de tres horas exactas de juego, el final del partido por la tercera rueda del US Open entre Pablo Carreño Busta y Alex de Miñaur resultó asombroso, y terminó sin que ninguno de los dos tenistas tuviera en sus manos su raqueta. El español lo ganó y quedó tendido en la cancha. El australiano perdió y su reacción fue de pura impotencia. Un match point impresionante selló el pasaje a los octavos de final del europeo, gracias a un 6-1, 6-1, 3-6 y 7-6 (7-5).

En el tie break del cuarto set, Carreño Busta sacó 6-5 arriba para cerrar el partido y De Miñaur le devolvía todo. En el peloteo, la definición parecía escapársele al español cuando fue a la red, pero dos veces Pablo logró, con mucho esfuerzo, evitar el tanto de su rival. En una tercera instancia, Alex apeló a un globo y la pelota, cruzada y al fondo, hacía levantar de las sillas a sus fanáticos. Pero no ganó, y el desenlace fue de locura.

Carreño Busta fue a buscar esa bola “imposible” y sacó entre sus piernas un tiro elevado que sorprendió a De Miñaur. Saltando frente a la red, el australiano llegó a impactar con el marco y envió afuera la pelota. De inmediato, el español se derrumbó sobre el cemento en festejo, cuando comenzaba una ovación desde los cuatro costados. En simultáneo, De Miñaur descargó su ira: hizo estallar contra el suelo la raqueta, que voló a varios metros, y segundos después fue hacia el otro lado para felicitar a su vencedor.

En el Grandstand, el tercer estadio en importancia en el Abierto de Estados Unidos, el preclasificado 12 dejó atrás de manera espectacular al 14º favorito y es el primer español en acceder a los octavos, una instancia a la que Rafael Nadal intentará llegar este sábado, en su duelo con el francés Richard Gasquet en el Arthur Ashe.