Ascenso al rojo vivo: qué hay detrás de #PenalParaBarracas y otra sombría definición de la Primera Nacional

·10  min de lectura
El estadio Claudio Chiqui Tapia, de Barracas Central
Mauro Alfieri

La final única por un ascenso a la primera división será un partido de al menos $ 480 millones. Ese es el piso de ingresos para un equipo de la Liga Profesional. Uno de los que lo jugaría es Barracas Central, el equipo en el que un Tapia (Claudio, El Chiqui) tiene el poder real, otro hace de presidente (Matías) y un tercero (Iván, el 10 del equipo) patea los penales. Su estadio lleva el nombre del presidente de la AFA. Y una tribuna se llama “Agrupación 22 de septiembre”, día del cumpleaños del sanjuanino que maneja el fútbol argentino.

Si el torneo terminara hoy, El Guapo accedería a la instancia decisiva como líder de la Zona B de la Primera Nacional, con un punto más que Ferro, y dos más que Independiente Rivadavia, de Mendoza. El clima en la segunda categoría se enrareció y no parece que la temperatura vaya a enfriarse en los próximos días. Más bien, todo lo contrario: quedan dos partidos para llegar a la definición.

En las últimas dos presentaciones de Barracas, equipo dirigido por Rodolfo De Paoli, también relator de los partidos del seleccionado argentino en TyC Sports y ex entrenador de Nueva Chicago y Real Pilar, dos decisiones arbitrales favorecieron al conjunto de los Tapia. Primero, un “piletazo” (así lo calificó el propio De Paoli en Radio Del Plata) de Carlos Valenzuela ante Brown de Puerto Madryn fue considerado penal por José Carreras. El Tapia futbolista, Iván, lo tiró a las nubes, para la bronca de su padre presidente de la AFA y de su hermano, presidente del club. “Justicia divina”, alegó De Paoli sobre ese error.

Rodolfo De Paoli entrenador del equipo de Chiqui Tapia
prensa Barracas Central


Rodolfo De Paoli entrenador del equipo de Chiqui Tapia (prensa Barracas Central/)

Una semana después, el domingo pasado, el líder viajó a Adrogué a medirse con Brown. El partido tuvo un árbitro de primera, tal como Tapia padre se había comprometido para “evitar suspicacias”. ¿El designado? Andrés Merlos, un cultor del estilo “siga-siga”, un coleccionista de polémicas a quien la AFA graduó de internacional. Barracas perdió por tres meses a Mauro Albertengo tras una jugada con Ariel Kippes. Cerca del cuerpo técnico barraqueño maldicen que en realidad sólo se hable de otra jugada. Merlos dio continuidad al juego pese al topetazo de Bruno Carrera a Mateo Acosta, delantero de Brown.

“Me iba mano a mano con el arquero. Lo que más me sorprendió es que cuando arrancó el segundo tiempo, Merlos me dijo que me quede tranquilo que volvió a ver la jugada y me dijo que yo busqué el contacto. No lo podía creer”, declaró el delantero en Radio Late. Y añadió: “El miedo a hablar siempre está porque uno no quiere quedarse sin trabajo. Los partidos se hacen muy tensos, ya vas mal predispuesto. Están pasando cosas muy raras y de manera seguida en las mismas canchas”. Dicho de otra manera: según Acosta, el error de Merlos no fue un error, sino una tendencia.

Un video compiló varias de esas jugadas definidas a favor de Barracas a lo largo del torneo. Incluía el hashtag #PenalParaBarracas y tiene el logotipo de la agrupación PrimeroFerro. El equipo de Caballito, justamente, lucha palmo a palmo con El Guapo por un lugar en la final. La filmación se hizo viral y el hashtag se transformó en un lema por la transparencia. Casi un grito de guerra ante lo que muchos consideran obvio: el favoritismo arbitral hacia el equipo dirigido por De Paoli; hacia el equipo de los Tapia.

Los números de Atenea, la empresa que compila los datos estadísticos de la Primera Nacional para la AFA, dicen que Barracas Central tuvo 9 penales a favor, de los cuales convirtió 7 (78% de efectividad). El Guapo es, junto a Quilmes, el equipo que más penas máximas tuvo en la categoría . Los 9 que les pitaron a ambos es más del doble del promedio de la categoría por equipo: 3,8. Las 9 jugadas que derivaron en los disparos desde los doce pasos pueden analizarse con el reglamento en la mano: hay cuatro penales que no son claros, uno que incluye una posición adelantada no sancionada, uno dudoso y tres bien cobrados. A continuación, #PenalParaBarracas bajo la lupa.

-Fecha 4: Barracas Central vs. Almagro.

El árbitro Yamil Possi vio mano de Sebastián Valdez, que ni siquiera protestó. Hubo aumento del volumen corporal y Possi no dudó. Lucas Colitto lo cambió por gol. Barracas ganó 2-1.

-Fecha 7: Ferro vs. Barracas Central.

El partido se jugó en Caballito y el visitante se puso en ventaja mediante un penal convertido por Iván Tapia. El árbitro, Ramiro López, vio contacto de Luciano Balbi (llega antes a la posición) contra Germán Estigarribia. En el segundo tiempo, Ferro daría vuelta el resultado y se impondría por 2-1.

-Fecha 8: Barracas Central vs. Tristán Suárez.

El árbitro, Mariano Negrete, juzga agarrón de un defensor visitante sobre Lucas Colitto. La transmisión de TyC Play (los partidos de Barracas, en general, van por streaming y no por cable) habló de “penal clarísimo”, pero no se observa que el contacto sea lo suficientemente fuerte como para tumbar al atacante. Es una decisión dudosa, convertida por Tapia. Barracas daría vuelta el marcador y ganaría 3-1.

-Fecha 10: Barracas Central vs. Instituto.

Uno de los pesos pesados de la categoría llegaba a Olavarría y Luna, en Parque Patricios. Fue empate 1-1 y el equipo de los Tapia llegaría a la igualdad luego de que Carlos Córdoba, el árbitro, viera empujón en el área de Rodrigo Mazur. Iván Tapia convirtió el penal.

-Fecha 24: Barracas Central vs. Ferro.

El choque de candidatos en el estadio Claudio Fabián Tapia terminó sumergido en polémicas. Primero, el árbitro Pablo Dóvalo (ahora dirige en la Liga Profesional) vio penal de Juan Ignacio Sills, quien intenta rechazar e impacta contra un rival. El jugador de Ferro va a la pelota. El arquero verdolaga, Marcelo Miño, contuvo el remate. Los jugadores de Ferro festejaron como si fuera un gol propio. Y Dóvalo sorprendió al señalar un tiro libre indirecto para Barracas. ¿La razón? “Festejo desmedido” de Gonzalo “Turbo” Rodríguez, el 7 de Ferro.

-Fecha 25: Tristán Suárez vs. Barracas Central.

El árbitro, Carlos Córdoba, señaló en forma correcta dos penales para el equipo de los Tapia. En la jugada previa al segundo parece haber una posición adelantada. Pero la acción polémica de la lluviosa tarde de Ezeiza fue un gol anulado al equipo lechero. Nadie supo la verdadera razón de su decisión, protestada por todos los jugadores locales.

-Fecha 26: Barracas Central vs. Gimnasia de Jujuy.

Otro penal por mano bien sancionado por Possi. Emanuel García amplía el volumen de su cuerpo y la pelota lo impactó. Iván Tapia lo transformó en gol y el partido terminó 1-1.

-Fecha 31: Barracas Central vs. Brown de Madryn.

Fue el partido del “piletazo” de Valenzuela, considerado penal por el árbitro José Carreras. No hubo ninguna infracción y Tapia lo tiró a las nubes. El encuentro terminó sin goles luego de que el propio Carreras obviara una evidente infracción (correspondía la pena máxima ) de Maximiliano Gagliardo, arquero de Barracas Central, contra un delantero visitante cuando al partido no le quedaba nada.

Ahora bien, ¿Barracas Central es líder exclusivamente por los árbitros? La respuesta es no. El equipo de De Paoli tiene una identidad, sabe a la perfección cómo jugar en una cancha chica y exprime hasta la última gota el talento de sus futbolistas. “La gente no tiene ni puta idea del arbitraje del ascenso”, dijo el DT barraqueño en la única entrevista que dio en estos días, con Radio Del Plata. Contactado por LA NACION para esta nota, el DT se excusó y prefirió dedicarse a preparar el equipo. El entrenador también dijo que en “ninguna de las 13 victorias de su equipo le dieron un penal”. El dato es falso: tuvo penas máximas a su favor en las fechas 4 y 8, con sendos triunfos.

Las postales de los partidos que involucran a Barracas Central incluyen rivales mal predispuestos y árbitros que dirigen condicionados. De todas formas, las imágenes no llegan al gran público del ascenso: rara vez los partidos del Guapo fueron por TyC Sports. Pese a tratarse de uno de los animadores del torneo, la gran mayoría de sus encuentros se transmitió por streaming (TyC Play). “Nosotros no elegimos los partidos. La AFA sabe cuáles son los horarios en que nosotros transmitimos por TyC Sports y son ellos los que programan”, explicaron en la empresa dueña de los derechos televisivos. La AFA es presidida por un Tapia, Claudio; Barracas, por otro: Matías. Todo queda en familia.

En los últimos días, Tapia padre movió una ficha. Al ver el revuelo generado por las actuaciones arbitrales en los partidos de su equipo (Chiqui llegó incluso a jugar de 9 con la camiseta blanca y roja del Guapo), convocó a un asado en Ezeiza a los equipos que pelean por el ascenso a primera. Dos de ellos, no fueron: San Martín de Tucumán y Güemes de Santiago del Estero. Con las canchas en las que se entrena el seleccionado de Lionel Scaloni de fondo y un buen acompañamiento para la carne, Tapia habló. “ Acá estoy. Digan todo lo que tengan para decir. No se guarden nada”, los arengó. Recibió silencio como toda respuesta.

“Que a los árbitros para las fechas decisivas los ponga Federico (Beligoy, director nacional de arbitraje)”, dijo el presidente de uno de los equipos de la Zona A que pelea bien arriba. “Beligoy, vos evaluás a los árbitros todo el año. Poné a los mejores de la categoría y completá con los que queden libres de la primera división”, sugirió otro de los directivos presentes. Hubo un “acuerdo de camaradería”. El sorteo fue al día siguiente. A Ferro y a Güemes les tocaron árbitros de primera: Germán Delfino y Darío Herrera. A Barracas, emparejado con Independiente Rivadavia de Mendoza, le tocó... Diego Ceballos, árbitro de una recordada final de Copa Argentina entre Boca y Rosario Central. A los mendocinos, Nicolás Ramírez. Ambos, más de la Primera Nacional que de la Liga Profesional.

La AFA le envió dos nuevos comunicados a Conmebol a través de Federico Beligoy, Director Nacional de Arbitraje.
La AFA le envió dos nuevos comunicados a Conmebol a través de Federico Beligoy, Director Nacional de Arbitraje.


Federico Beligoy, secretario general del gremio de árbitros y, a la vez, director nacional de Arbitraje, posa con Claudio "Chiqui" Tapia, presidente de la AFA.

“Todos los sorteos pasa lo mismo. Esperamos hasta unos minutos antes de que empiece un llamado desde arriba para cambiar los nombres del bolillero”, se sincera una fuente que conoce del tema y que, por razones obvias, pide anonimato. En resumen: al equipo de los Tapia lo dirigirá el fin de semana uno de los árbitros que, según Beligoy, “mejor desempeño” tuvo en la categoría. Al resto de los involucrados en la definición de la zona B, árbitros de primera.

Barracas Central está a tres partidos de la Liga Profesional. Hace tres años militaba en la B Metropolitana. Ese año, 2018, será recordado como el año de la polémica. A mitad de torneo, la AFA resolvió cambiar el reglamento de la categoría (se supone que no puede hacerse) y que en lugar de dos ascensos hubiera cinco. El Guapo de los Tapia ganó el torneo de punta a punta, aunque eso no impidió que ya hubiera sospechas sobre los arbitrajes.

Lo acompañaron Atlanta, Estudiantes de Buenos Aires, Riestra y All Boys. El cambio en las reglas motivó hasta una carta documento de Pablo Moyano, cuñado de Tapia, por favoritismo hacia la B Metro. Los Moyano querían más ascensos para el Torneo Federal, allí donde compite Deportivo Camioneros, el club de su sindicato.

Chiqui Tapia en la cancha de Barracas Central
Chiqui Tapia en la cancha de Barracas Central


Chiqui Tapia en la cancha de Barracas Central

“Notás las cosas en las jugadas chiquitas. Todo es muy raro. Lamentablemente, entrás a jugar con ellos mal predispuesto”, cuenta a LA NACION un futbolista que jugó contra Barracas Central. Fue amonestado por protestar un fallo arbitral. Todo esto pasa en la segunda categoría del fútbol argentino. La antesala de la millonaria y glamorosa Liga Profesional. Los hinchas (y algunos dirigentes, por lo bajo), reclaman lo mismo: que gane el mejor. Y no el más Guapo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.