Primer asalto del derbi catalán por un billete a la final

·3  min de lectura

Barcelona, 2 jun (EFE).- El Barça, en busca de su mejor versión para reeditar el título liguero, y el Joventut, ilusionado por su regreso a la penúltima ronda catorce años después, disputarán este viernes en el Palau Blaugrana (21:00 horas) el primer partido de las semifinales de la Liga Endesa.

El conjunto entrenado por el lituano Sarunas Jasikevicius llega a la cita inmerso en una dinámica irregular, renqueante aún de la derrota en las semifinales de la Euroliga frente al Real Madrid.

Pese a sus altibajos, el Barça superó por la vía rápida en los cuartos de final al Gran Canaria (93-82 y 86-88) con una versión estelar de Nikola Mirotic, que ha dado un paso al frente ante las dudas del equipo (21 puntos y 9 rebotes en el último partido).

Otra noticia positiva en clave barcelonista es la puesta a punto de Cory Higgins, que cada día se parece más al de antes de la lesión, y decantó la serie contra el Gran Canaria con un tiro ganador sobre la bocina (12 puntos, 5 asistencias y 9 faltas provocadas en 27:29 minutos).

Frente a un Joventut con la motivación por las nubes, el Barça está obligado a redoblar la agresividad y la concentración, sin perder la paciencia en ataque frente a la intensidad defensiva de los verdinegros.

El acierto exterior de los barcelonistas podría ser una de las claves del encuentro, como ya sucedió en el duelo de la liga regular en el Palau Blaugrana (99-84), que los de Jasikevicius decantaron desde el perímetro (15 de 27) bajo la batuta por Nico Laprovittola (21 puntos, 11 en el último cuarto).

Con Sertac Sanli y Álex Abrines ya recuperados, Jasikevicius tendrá a su disposición a los 14 jugadores del plantel, por lo que deberá descartar a dos. Uno de ellos saldrá entre los tres extracomunitarios del equipo: Dante Exum, Cory Higgins y Nigel Hayes-Davis, siendo este último el sacrificado habitual.

Barça y Joventut se enfrentaron la temporada pasada en los cuartos de final de la Liga Endesa, en una eliminatoria en la que el cuadro azulgrana hizo valer el factor cancha para imponerse en el tercer y definitivo partido.

El Joventut llega a unas semifinales de la Liga Endesa catorce años después de su última aparición, también con el Barça como rival en la lucha por estar en la final. Los azulgranas, en una serie al mejor de tres partidos, no dieron opción alguna ganando los dos primeros partidos de la serie.

En aquel equipo verdinegro estaba Pau Ribas, que en la eliminatoria contra el Lenovo Tenerife adquirió un rol más defensivo cediendo el protagonismo en ataque a Andrés Feliz y Joel Parra, que junto a Ante Tomic fueron el tridente ofensivo que dio la clasificación a los de Badalona el triunfo en el tercer partido (81-58).

Para intentar dar la campanada en los dos primeros partidos de la serie, los verdinegros deberán parecerse más al equipo que ganó el tercer duelo a los tinerfeños que al del primer encuentro de la serie.

La Penya deberá llevar su intensidad defensiva al límite y ofrecer un juego coral en ataque con algo más que el acierto en el triple como argumento ofensivo.

Los hombres de Carles Duran jugarán la eliminatoria sin presión alguna al no ser favoritos y su objetivo debería ser alargar al máximo la serie y jugar dos partidos en Badalona, donde el equipo se mostró intratable al calor de los 9.000 aficionados que lo empujaron hacia el triunfo en los dos partidos jugados en el Olímpic.

El Barça ya perdió esta temporada (83-72) en Badalona y también lo hizo la pasada campaña en el segundo partido de cuartos de final disputado en el Olímpic (72-63).

Asimismo, el conjunto azulgrana ha ganado los últimos once derbis en el Palau Blaugrana frente a la Penya, que tomó por última vez la Ciudad Condal el 2 de noviembre de 2014.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.