Arsenal superó a Chelsea en el Derbi de Londres y se afirmó como líder en soledad

Ryan Pierse/Getty Images

Por la continuidad de la jornada 15 de la Premier League, Arsenal pisó fuerte en Stamford Bridge y cosechó tres puntos vitales en su camino al título. En un encuentro muy chato, la visita derrotó por la mínima a Chelsea, gracias al tanto de Gabriel Magalhães, y se distanció en la punta del torneo.

En una etapa inicial con pocas emociones, los Gunners se hicieron dueños de la posesión (61% hacia el descanso) y protagonizaron las pocas acciones de gol. A los nueve minutos, el primer aviso fue de Ben White, quien remató de sobrepique dentro del área y su ejecución pasó cerca del palo derecho.

Sin embargo, el elenco dirigido por Graham Potter no dejó que su rival pudiera progresar en el partido, por lo que, en la primera mitad, no vieron más que a Gabriel Martinelli colocar un centro a la carrera a Gabriel Jesus, quien le erró al cabezazo y desperdició la única jugada de peligro.

De vuelta en la segunda parte, el desarrollo del compromiso contempló la misma pasividad por parte de ambos equipos, con una leve intención de ataque por parte de Arsenal, que se acercó al arco de Édouard Mendy a los 61', gracias a un disparo de Jesus, que contuvo el senegalés.

La novedad del encuentro ocurrió en el tiro de esquina producto de la jugada del brasileño: Bukayo Saka metió un centro al punto penal que todos miraron de reojo, menos Gabriel Magalhães. El zaguero empujó la pelota y puso el 1-0 para los de Mikel Arteta.

Con Los Blues jugados en ataque, el puntero del campeonato aprovechó los espacios otorgados en defensa por parte de su adversario y estuvo cerca de estirar la diferencia, a los 74', pero Martin Ødegaard elevó su remate por encima del travesaño.

A falta de más de diez minutos para el cierre, Chelsea arremetió en busca de la igualdad, con más voluntad que creatividad, aunque se topó con las figuras de Gabriel y William Saliba, dos de los centrales con mayor solvencia del certamen (es el segundo equipo con menos goles en contra del torneo: 11).

Pese a la mínima brecha en el marcador, Arsenal se mostró con mayor comodidad en el juego, tanto en campo propio como en el contrario. Según informa la agencia Opta, la visita realizó 242 pases en zona rival (con más del 70% de acierto), frente a 169 del local (acertó en un 57%).

Además, el vencedor acumuló 150 pases en el último tercio de la cancha contra 87 entregados por el equipo azul, que no encontró los caminos para llegar al arco defendido por Aaron Ramsdale (ejecutó cinco remates y sólo uno a los tres palos) y se quedó sin tiempo para sacar el juego adelante.

Foto: Getty Images