Arsenal doblegó a Tottenham en el Derbi de Londres y estiró su ventaja en la cima

Clive Rose/Getty Images

Por la 20ª fecha de la Premier League, Arsenal, en un paso clave para la pelea por el título, se adueñó del Derbi de Londres al imponerse como visitante por 2-0 ante Tottenham Hotspur.

El desarrollo del primer tiempo fue parejo hasta los 14 minutos, cuando Hugo Lloris falló y terminó metiendo en su propio arco un remate de Bukayo Saka que no tenía destino de red. A partir de allí, los Gunners dominaron el juego hasta el descanso.

Es cierto que los Spurs casi empatan el partido a los 17', cuando Aaron Ramsdale, de gran actuación, le tapó un mano a mano a Son Heung-Min. De todos modos, el resto de la etapa inicial le perteneció al equipo visitante.

A los 21', Odegaard, con tiempo y espacio, probó de media distancia y forzó una buena atajada por parte de Lloris. A los 24', Thomas Partey desenfundó una potente volea que se estrelló en el palo, casi a la altura del ángulo.

Finalmente, con otro intento desde afuera del área, la visita estiró la diferencia en el marcador a los 35': Odegaard volvió a encontrar el hueco y en este caso sacó un zurdazo cruzado y rasante que fue inatajable para el arquero francés.

Antes del entretiempo, acaso como un anuncio de lo que sucedería en el complemento, Ramsdale debió intervenir para rechazar un cabezazo de Harry Kane. El guión del encuentro cambió en a segunda mitad, en la que los locales tomaron la iniciativa y acorralaron al rival.

Dejan Kulusevski, cuya actuación fue de menor a mayor, generó la primera ocasión del período con su característico disparo desde la derecha, que salió apenas desviado. Además, a los 51', Ramsdale se lució al tapar otro mano a mano, en esta oportunidad contra Ryan Sessegnon.

Los dirigidos por Antonio Conte sostuvieron su dominio, pero no estuvieron finos en la definición para conseguir el descuento. Los de Mikel Arteta, por su parte, se replegaron e intentaron liquidar el pleito de contragolpe. A los 69', Lloris le negó el tercero a Eddie Nketiah.

En el tramo final, el local persistió en su búsqueda del descuento, aunque sin mejorar la puntería en el área, por lo que se quedó con las manos vacías pese a que mereció marcar por lo menos un gol.

Con este resultado, Arsenal, que aprovechó el tropezón de Manchester City ante Manchester United, estiró la diferencia a ocho puntos. Tottenham no pudo acercarse a la cima y quedó quinto, a 14 unidades de su histórico oponente.

Foto: Clive Rose/Getty Images