Le hacen una escultura “fea” a Erling Haaland y un fan toma una decisión drástica

·3  min de lectura
Erling Haaland calentando durante el partido amistoso contra la ELA entre el Barcelona y el Manchester City en el Camp Nou. (Foto: Adria Puig / Anadolu Agency / Getty Images).
Erling Haaland calentando durante el partido amistoso contra la ELA entre el Barcelona y el Manchester City en el Camp Nou. (Foto: Adria Puig / Anadolu Agency / Getty Images).

Como ocurre con otras personalidades importantes de diferentes ámbitos, muchos deportistas han sido inmortalizados en estatuas a modo de homenaje, aunque no siempre la representación ha sido demasiado fiel a la realidad. Es lo que ha pasado con Erling Haaland, al que le han hecho una escultura en Noruega que no se parecía demasiado a él y alguien tomó una drástica decisión: arrancarla.

La estatua de la nueva estrella del Manchester City fue esculpida de una sola pieza en un tronco de un árbol de un bosque cercano a su localidad natal, Bryne. Medía nada menos que tres metros y pesaba más de 600 kilos.

En ella aparecía vestido con el uniforme de la selección de Noruega, pisando un balón de fútbol con su pierna izquierda y apoyado sobre el trofeo de la Copa de Alemania que ganó con el Borussia de Dortmund en 2021.

Fue inaugurada a principios de este mes de agosto y, desde un primer momento, provocó bastantes críticas entre los vecinos de la localidad natal de Haaland, a los que la figura les parecía demasiado fea y poco realista. No obstante, lo que nadie esperaba es que alguien decidiera arrancarla.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

En la mañana del 25 de agosto, de repente la estatua no estaba en su sitio. Según el periódico local ‘Jaerbladet’, se sospecha que puede haber sido un fan descontento con la estatua que tomó esta drástica decisión y que utilizó una grúa para arrancarla en mitad de la noche.

Un empresario local, Tore Sivertsen, fue quien había encargado la realización de la estatua, para lo cual pagó 12.000 euros a un reputado escultor noruego de madera llamado Kjetil Barane, quien tardó un año en hacer la obra a partir de un tronco de 100 años de antigüedad.

En declaraciones a ‘Jaerbladet’, el empresario dice que recibió una llamada anónima de la persona que se la llevó, pero no sabe dónde está. “No tengo ni idea”, admite.

Sivertsen, que tiene un concesionario de tractores en Bryne, también ha hablado en el periódico británico ‘The Sun’ y reconoce la escultura había causado bastante polémica en la localidad, pero no creía que nadie fuera capaz de arrancarla.

“Todos estamos enormemente orgullosos de Erling y pensé que sería bueno encargar una estatua para rendir homenaje”, explica. “Sin embargo, algunos se han quejado de que es demasiado fea. Seamos sinceros, Erling no es un chico guapo. Lo que me sorprendió es que alguien decidiera robarla”.

El empresario cuenta que su idea era subastar la estatua y, con los beneficios obtenidos, ayudar a financiar la construcción de un hospital en Tanzania. Ahora lo principal es recuperar la obra y quizás el motivo por el que se realizó haga reflexionar al que se la llevó y la devuelva, por mucho que la encuentre demasiado fea.

VÍDEO | Sergio Gómez llega al City: "Un gran paso para mí"

Más historias que te pueden interesar: