La armonía dentro y fuera de la cancha es clave para los porteros de Ecuador

·2  min de lectura

Guayaquil (Ecuador), 17 ago (EFE).- La armonía de equipo ha sido clave dentro y fuera de la cancha para los porteros de la selección de Ecuador, Alexander Domínguez y Hernán Galíndez,, quienes tratarán de sostenerla para cuando se enfrenten en los cruciales partidos por el Grupo A, contra Qatar, Senegal y Países Bajos.

"En la selección tenemos una linda amistad, gracias a que nos hemos conocido a lo largo de todo el proceso, por lo que disfrutamos mucho de estar juntos compartiendo esa armonía que ha sido clave dentro y fuera de la cancha", dijo Galíndez al término de un microciclo solo para los porteros.

"Vimos cosas en pro de la mejoría para lo que se viene (la fase de grupos del Mundial), que es muy importante", añadió.

Por su parte, el portero que más partidos atajó durante las eliminatorias sudamericanas y en el Mundial de Brasil 2014, Alexander Domínguez, pidió que, "esta unión y armonía no se pierda, por el beneficio de todo el país".

Domínguez, portero de Liga de Quito, indicó que "se tomó con mucha exigencia" el microciclo dirigido y controlado por el cuerpo técnico que lidera el argentino Gustavo Alfaro.

"Salió todo muy bien, por lo que regresamos muy contentos a nuestros clubes", dijo.

Al microciclo que se desarrolló desde el martes en el complejo de La Casa de la Selección, en la capital ecuatoriana, fueron llamados Domínguez, Galíndez, Moisés Ramírez y Gonzalo Valle, que fue convocado por primera ocasión, tras la gran campaña que cumple con Guayaquil City.

"Este tipo de encuentros sirven mucho para estar más cerca de la selección, para estar más en contacto para lo que se viene de cara al Mundial. En esta oportunidad le tocó a Valle, le dimos la bienvenida, se notó que se sintió muy contento de estar acá", añadió Domínguez.

Galíndez dijo que este tipo de trabajo, como el que se realiza todos los días, en su caso con el popular Aucas, de Quito, sirven no solo para el que le toque tapar el siguiente partido con la selección, sino para todos, "porque si al que ataja le va bien, nos va bien a todos, por lo que hay una competencia, pero muy sana".

Para Galíndez, argentino naturalizado ecuatoriano, la aproximación de la disputa del Mundial ocasiona que, "la ansiedad cada vez empieza a ser más fuerte, pero tratamos de vivir día a día, sintiendo ese apoyo que siempre tenemos de parte de nuestra gente en los estadios".

Tras el microciclo solo con los porteros, Ecuador sostendrá los dos últimos amistosos previo al Mundial, contra Arabia Saudí, en Murcia, España, el 23 de septiembre y cuatro días después contra Japón en la ciudad alemana de Dusseldorf.

(c) Agencia EFE