Es argentino, vive en Qatar y advierte sobre los dólares de “cara chica”: “No te los toman”

Iván Guerrero vive en Qatar, dirige la selección femenina de básquet y da recomendaciones para quienes vayan al país por el Mundial
Foto: Gentileza Iván Guerrero
Iván Guerrero vive en Qatar, dirige la selección femenina de básquet y da recomendaciones para quienes vayan al país por el Mundial Foto: Gentileza Iván Guerrero

La vida de Iván Guerrero cambió con dos llamados. El primero, de su representante, para ofrecerle ser técnico de la selección femenina de básquet en Qatar. El otro, aún más importante, el que le informaba que formará parte del voluntariado de FIFA junto a la selección argentina en el Mundial.

Su carrera profesional está marcada por el básquet. Nacido en Mar del Plata, jugó en el club Peñarol hasta que una lesión en el tobillo lo obligó a estar del otro lado de la línea de cal. Con experiencias en Dinamarca e Islandia como ayudante de campo de los directores técnicos, le llegó el turno de ser él quien comandara a un equipo. En Qatar. En el año del Mundial.

El arribo, en mayo, al país de Medio Oriente, lo recibió con una temperatura sofocante y una cultura que está en las antípodas de estas latitudes. “El clima acá es insoportable con el tema del calor y la humedad. A la noche es imposible caminar, te ahogás por la cantidad de aire caliente que se respira. Otra de las cosas que también me costó asimilar es ver a las mujeres por las calles todas tapadas”, destacó Guerrero en contacto con LA NACION.

Encargó una torta inspirada en Lisa Simpson, pero no salió como esperaba y el resultado se volvió viral

Y agregó, en la misma línea: “Es una cultura completamente diferente, pero se vive bien, nadie te molesta. La población se compone de un 85 por ciento de inmigrantes y el 50 son de India, por ende las calles son un caos, la gente maneja muy mal y el tráfico es caótico. Más allá de eso, uno se acostumbra a vivir y el país es muy seguro: si perdés algo en la calle estás seguro de que va a aparecer; si vas a un local y te olvidás el celular en una mesa nadie te lo va a tocar, acá la gente se comporta”.

Iván Guerrero en el reloj que marca la cuenta regresiva para el comienzo del Mundial
Foto: Gentileza Iván Guerrero
Iván Guerrero en el reloj que marca la cuenta regresiva para el comienzo del Mundial Foto: Gentileza Iván Guerrero

Instalado en la ciudad de The Pearl, a la cual se refiere como “la Venecia de Qatar”, el marplatense, a través de lo que se conoce como un sponsor, arribó al país anfitrión del Mundial y comentó cómo son las condiciones laborales: “Como soy un empleado del Gobierno de Qatar, ellos me dan la casa a través del Comité Olímpico por estar con la selección. Apenas llegué, estuve tres meses en un hotel y después, cuando pasa ese tiempo, te empiezan a mostrar casas para alojarte. Acá si estás casado te dan un departamento con dos habitaciones, si tenés un hijo, con tres habitaciones y así sucesivamente”.

A la hora de expresarse y dialogar, un aspecto fundamental para un director técnico, deslizó: “Quedé sorprendido por el nivel de inglés que maneja la población; acá a los chicos les enseñan de chiquitos el idioma y a los 8 ó 9 años son bilingües. Como entrenador tuve que cambiar un poco mis formas y maneras de entrenar para mostrar alguna técnica, ya que en el básquet es necesario el roce. Acá el contacto con la mujer no está bien visto, más precisamente con las musulmanas, está prohibido. Cuando tengo que saludar las espero con las manos atrás y espero que ellas se acerquen, quieran saludar y ahí les estrecho la mano”.

Una economía dolarizada con precios exorbitantes en los servicios

Con parámetros establecidos en Dinamarca e Islandia, dos países que recorrió con su profesión de entrenador, Iván le reconoció a este medio que Qatar “es un país caro”, aunque, admitió que, si los argentinos se la rebuscan, pueden tener una estadía confortable durante el Mundial.

“Acá se manejan con la moneda de Qatar (el Riyal), pero ahora, por el Mundial, están aceptando dólares. Mi recomendación es que se traigan billetes de cara grande y con la bandita azul. Los de cara chica no te los toman. Y los de cara grande, sin la bandita, tampoco te los cambian. Otra cosa que no recomiendo es cambiar en las casas de cambio del aeropuerto, te matan, lo más recomendable es una que esté por la ciudad”, deslizó.

Es argentino, vive en Qatar hace 13 años y cuenta el lado B: “La compra semanal de supermercado es de US$300″

Ante la consulta de este medio sobre cuánto es el rango estimado de sueldo en la población qatarí, Iván contó cómo es su caso y el de algunos deportistas con los que está en contacto: “A mí el sponsor me da alojamiento y sueldo, pero tengo que pagar transporte, servicios y eso es carísimo. En cuanto al sueldo, lamentablemente al ser entrenador de chicas y ser joven, lo usan para pagarte menos. Todo el mundo piensa que como estoy en la selección de Qatar cobrás un sueldazo y nada que ver. Lo que sí puedo ahorrar un poco más que si estaría en Argentina”.

Iván posa para la foto junto a las integrantes de la selección qatarí de básquet
Foto: Gentileza Iván Guerrero
Iván posa para la foto junto a las integrantes de la selección qatarí de básquet Foto: Gentileza Iván Guerrero

Y profundizó: “Acá los rangos de sueldos van entre 1500 riyal –un equivalente a 420 dólares- hasta los 50 ó 60 mil riyal que debe cobrar, por ejemplo, un basquetbolista profesional. Lo que hacen generalmente las empresas que traen extranjeros al país es darte una visa, transporte, comida y los servicios; entonces, con un sueldo promedio de 2000 riyal, es todo ahorro. No deberían tener gastos. Pero si querés comer afuera o tomarte una cerveza, por ejemplo, tenés que gastarte unos 50 riyal”.

Una de las grandes diferencias que estableció el protagonista de esta historia con nuestro país es el costo mensual de los servicios. La factura de luz está alrededor de los 230 dólares, con el atenuante de tener el aire acondicionado encendido durante todo el día. El Wi-Fi tiene un valor de 80 dólares y el teléfono, 30, todo en valor de la divisa americana.

La particularidad del Souq, un mercado con una variada oferta de productos

Zoco por estas latitudes; Souq en el Medio Oriente. Es una misma determinación para un mercado con oferta variada en productos y servicios. Esta tienda, de origen árabe, que tiene ubicación en Doha, la capital qatarí, es uno de los puntos turísticos donde los argentinos podrán encontrar desde la venta de tortugas -ilegal en nuestro país- hasta la cerradura para una puerta.

Dentro de un país chico, pero con un crecimiento imparable, esta tienda suele tener mucha concurrencia y acentúa su popularidad en época de Mundial, un evento masivo que recorre todo el mundo. “Hace unos días fui al Souq y estaba lleno de gente. Lo que me sorprendió es que todavía no llegó el malón y, sin embargo, está abarrotado. Es una locura”, sintetizó Iván.

El mercado árabe, uno de los puntos turísticos de Qatar; Foto: Gentileza Iván Guerrero
El mercado árabe, uno de los puntos turísticos de Qatar; Foto: Gentileza Iván Guerrero

Al adentrarse en este variado mundo de tradición árabe, detalló: “Es un mercado típico donde se encuentra el reloj de conteo regresivo para el arranque del Mundial. Está ubicado en una plaza donde se encuentran las banderas de todos los países y podés encontrar lo que te imagines: todo tipo de animales vivos como tortugas, loros, perro, hasta encontrar puestos donde te cambian la malla de un reloj, un cerrajero que te copia llaves y restoranes con un precio popular para quien desee comer o tomar un café”.

Un sueño hecho realidad: ser voluntario de la selección argentina

El teléfono de Iván sonó a mediados de octubre. Él se encontraba en Mar del Plata, su ciudad natal, lejos de las torres lujosas de Qatar. Desde la FIFA le informaron que su solicitud para ser voluntario estaba aprobada y el 15 de ese mes debía presentarse a una capacitación. Por dentro sabía que la oportunidad no sería posible por cuestión de tiempos.

Mundial 2022: quién es quién de los 26 futbolistas convocados por Lionel Scaloni para Qatar

Al retornar a Qatar a final de mes, nuevamente sonó su celular. El escenario había cambiado. Se encontraba en un supermercado y la voz del otro lado le dio una nueva chance. “Me llamaron nuevamente de FIFA; no sé si estaré tocado con la varita mágica o qué, para avisarme que iba a estar acompañando a la selección. Se me puso la piel de gallina de tan solo pensar que voy a estar al lado de Messi, que es mi mayor ídolo. Fue uno de los momentos más felices de mi vida”.

El público argentino presente en tierras qataríes a la espera del comienzo del Mundial
Foto: Gentileza Iván Guerrero
El público argentino presente en tierras qataríes a la espera del comienzo del Mundial Foto: Gentileza Iván Guerrero

Sus tareas serán asistir a los empleados de la delegación argentina junto a otro compatriota: “Mis funciones van a ser estar en los entrenamientos, contener a los medios de comunicación, levantar vallas, asistiendo a los utileros. Es muy variado. No vamos a estar dando una mano directamente, pero si en las periferias”.

Iván no oculta su alegría, aunque admite no poder brindar más detalles por un acuerdo de confidencialidad. El diálogo concluye con una nutrida serie de ítems para adentrarse en un mundo, el cual cuenta con varios microclimas que lo convierte en una aventura atrapante y seductora al compás de la ilusión de levantar la Copa del Mundo.