Argentina fue sorprendida y perdió ante Arabia Saudita en el debut

Julian Finney/Getty Images

El día tan esperado llegó, pero no como se lo imaginaba el país. La Selección Argentina no hizo pie en el Lusail Stadium y perdió por 1-2 frente a Arabia Saudita en el debut de la Copa Mundial de Catar 2022.

Menos de dos minutos de juego pasaron para que la Albiceleste tenga su primera oportunidad clara, aunque luego anulada: Lionel Messi encontró la pelota en el área tras un rebote y le pegó a colocar al segundo palo. El arquero árabe tuvo, igualmente, una buena respuesta estirándose abajo.

Con su gente enloquecida en las tribunas, Los hijos del desierto no cumplieron el papel de resguardarse y fueron a buscar el arco defendido por Emiliano Martínez de manera esporádica antes de hacerlo completo.

Pero atrás eran desordenados y en la marca hombre a hombre fallaron. Leandro Paredes fue sujetado cual abrazo dentro del área y el árbitro, tras una revisión del VAR, cobró penal. De la pena máxima se encargó Lionel Messi, quien tranquilo puso el balón en el palo contrario al cual fue el arquero.

A partir de este momento, el combinado asiático creció un poco en el juego asociado con una presión que le hacía ganar la pelota en mitad de cancha del campo rival. No obstante, en el último cuarto fallaba en el último pase ante una sólida defensa celeste y blanca.

El adelantamiento de Arabia Saudita dejó muchos espacios que el conjunto dirigido por Lionel Scaloni aprovechó para salir con transiciones rápidas al ataque, aunque en muchas ocasiones los delanteros quedaron en posición adelantada.

Tanto así fue el planteo ofensivo que la Pulga tuvo dos jugadas consecutivas en las que fue a buscar la pelota de '9' puro. Una de ellas con un cabezazo al que no llegó y que igualmente no valió por offside previo de Alejandro Gómez. La otra lo tuvo con un pique mano a mano con el arquero árabe que definió muy bien al segundo palo, pero el gol tampoco valió.

Fue justamente el Papu quien con una genialidad de asistencia le puso el pase entre líneas a Lautaro Martínez, quien ante la salida de un desprotejido arquero árabe la picó para gritar el segundo. Pero la tecnología avanzada para el fuera de juego hizo su aparición y, por un hombro, el grito del Toro fue anulado.

Instantes después, el delantero de Inter sufrió otra anotación inválida, esta vez tras habilitación filtrada de Messi, que lo dejó mano a mano para superar al arquero árabe con un regate de movimiento extraño, al punto de ser poco ortodoxo, pero buscado y realizado exitosamente a pesar de que el tanto no fue por otra posición adelantada. Una más.

Todo se convirtió en un monólogo argentino para el cierre del primer tiempo, con una regulación en la dinámica para darle más circulación a la pelota con pases hacia atrás y a los costados hasta el silbatazo que marcó el entretiempo.

Ya en el complemento, el ambiente cambió con la igualdad de Arabia Saudita mediante Saleh Al Shehri, quien recibió el pase al área de Firas Al Buraikan y remató cruzado al palo izquierdo ante las estiradas de Cristian Romero y el Dibu bajo los tres palos.

La desorientación se adueñó de la Albiceleste y el segundo golpe de los Halcones Verdes llegó con un derechazo a colocar de Salem Al Dawsari que Emiliano Martínez no llegó a desviar con sus manos.

Desde ese momento, Arabia Saudita defendió con uñas y dientes un resultado que a la Celeste y Blanca, con sus impresiciones en casi todos los sectores de la cancha, no pudo contrarrestar a pesar de los cambios que realizó el entrenador.

De esta manera, la Selección Argentina empezó con el pie izquierdo y ya tiene asegurado quedar en lo más bajo del Grupo C a la espera de lo que hagan Polonia y México, próximo rival de la Albiceleste en la Copa Mundial de Catar 2022.

Foto: Getty Images