Argentina - Perú, por las eliminatorias: de los tiempos de angustia a la euforia bajo el diluvio

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Nicolas Gonzalez frente a Perú
Nicolas Gonzalez frente a Perú

Una diferencia holgada que grafica, en goles hechos, la superioridad argentina cuando juega ante Perú en territorio rioplatense: 9 contra solo 2 del rival en los últimos cinco partidos. Para encontrar el partido más reciente (en el que Argentina haya jugado de local) hay que viajar a octubre de 2017, cuando se jugó la vuelta entre ambos por las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018. Fue 0 a 0 en una Bombonera caliente, en una compleja etapa del ciclo Sampaoli en la selección. Un resultado “aislado”.

Sí ofrece un triunfo claro el cotejo anterior: 3 a 1 a favor del equipo entonces dirigido por Alejandro Sabella, en octubre de 2013.

Un Argentina vs. Perú que es historia. Aquel día, el Monumental conoció a Lionel Messi.
Un Argentina vs. Perú que es historia. Aquel día, el Monumental conoció a Lionel Messi.


Un Argentina vs. Perú que es historia. Aquel día, el Monumental conoció a Lionel Messi.

Perú nunca pudo derrotar a la Argentina como visitante. Y de local lo consiguió dos veces, en 1969 -la única vez que la Argentina quedaría fuera de una eliminatoria mundialista- y en 1985, en camino hacia el Mundial de México 1986 -posteriormente ganado por la Argentina-. Abarcando todas las competencias y obviando en qué terreno se jugó, la última victoria peruana aparece lejana: en la Copa América de Bolivia 1997. Aquel día, el seleccionado andino se puso arriba en el marcador ante los de Passarella. Descontaría un joven Marcelo Gallardo, de penal, para imprimirle algo de suspenso a un resultado difícil de torcer.

El empate más triste

Si bien no ganó, hubo festejo peruano: fue hace 52 años, el 31 de agosto de 1969, cuando la selección incaica lograba el pase al Mundial de México 1970 con un empate 2-2 en la Bombonera. La Argentina, en medio de un proceso penoso en cuanto a la conducción técnica y dirigencial, estaba obligada a ganar porque había perdido 3 a 1 con Bolivia, en La Paz, y también con Perú, en Lima, por 1 a 0. José Rafael Albrecht y Alberto Rendo marcaron los goles argentinos que no alcanzaron; Oswaldo Cachito Ramírez anotó el doblete que le dio el pase a aquel equipo dirigido por el brasileño Didí.

La angustia y el desahogo

Después de 16 años, Perú y la Argentina volvieron a encontrarse en un partido definitorio por el pasaje al Mundial de México 1986. Aquel equipo de Carlos Bilardo todavía no terminaba de convencer, y llegaría con lo justo a la cita en suelo azteca. Luego de la derrota por 1-0 en Lima, el local sólo necesitaba un empate en el Monumental. Pedro Pablo Pasculli puso en ventaja a la Argentina, y parecía que estaba todo controlado. Pero... Velásquez (23) y Barbadillo (39) dieron vuelta el partido. En medio de los murmullos y la ansiedad creciente, cuando faltaban nueve minutos Passarella remató, la pelota recorrió la línea y Gareca llegó con lo justo para empujarla y establecer el 2-2 definitivo. Esta vez, el empate servía para el festejo argentino.

Sólido triunfo en una campaña récord

La selección argentina perdió solo uno de los 18 partidos jugados en las eliminatorias para el Mundial de Corea del Sur-Japón 2002, tras cuya finalización llegó a sumar 43 puntos; absoluto récord para el equipo nacional. Contra Perú, de local, Walter Samuel y Claudio López convirtieron para el 2 a 0 final.

Se repetiría el resultado en la vuelta clasificatoria para el siguiente Mundial: Alemania 2006. Bajo la conducción de José Pekerman, un penal de Juan Román Riquelme mas un tanto en contra de Luis Guadalupe serían suficiente para cerrar el trámite.

Gol de Riquelme en el día en el que el Monumental conoció a Messi

El 9 de octubre de 2005, Lionel Messi hizo su presentación oficial ante el público argentino. Jugó de titular y formó parte de la dupla de ataque junto a Hernán Crespo.

El triunfo más agónico

Una tormenta bíblica, un infinito tiempo de descuento y el gol más inesperado (y esperado a la vez) de todos. El 10 de octubre de 2009 fue el día en el que Martín Palermo convirtió bajo un diluvio que enceguecía antes de que Diego Maradona se tirase de palomita al césped en modo de festejo. Argentina sumaba tres puntos valiosos para conseguir la clasificación para el Mundial de Sudáfrica 2010.

El segundo tiempo había comenzado 0 a 0, pero rápidamente Gonzalo Higuaín abrió el marcador tras un pase entre líneas de Pablo Aimar. Bajo la lluvia torrencial y el reloj que avanzaba lento, Hernán Rengifo logró igualar a los...¡45 minutos! Fue entonces cuando llegó la ráfaga de lluvia más densa de todas, y junto a ella, el gol de Martín Palermo -en posición adelantada- para el 2 a 1. Aquel día, la selección argentina formó con Sergio Romero; Jonás Gutierrez, Rolando Schiavi, Gabriel Heinze y Emiliano Insúa; Enzo Pérez, Javier Mascherano y Angel Di María; Pablo Aimar; Lionel Messi y Gonzalo Higuaín.

3 a 1 en el encuentro por las eliminatorias para el Mundial 2014

Ezequiel Lavezzi y Rodrigo Palacio celebran el tercer gol de la tarde
Leo La Valle


Ezequiel Lavezzi y Rodrigo Palacio celebran el tercer gol de la tarde (Leo La Valle/)

En aquella eliminatoria, la selección de Alejandro Sabella consiguió 32 puntos, una marca más que aceptable. El triunfo por 3 a 1 ante Perú, en el Monumental, fue una de las muestras de que el equipo avanzaba a velocidad crucero. Ezequiel Lavezzi (por duplicado) y Rodrigo Palacio fueron los encargados de convertir. El resultado no pudo ser perfecto porque Claudio Pizarro, en un maravilloso atrevimiento, anotó para Perú de emboquillada, cuando el marcador aún no había sido alterado.

Sin goles en un encuentro que había que ganar

La postal de aquella noche en La Bombonera: Messi contra todos
Gabriel Rossi


La postal de aquella noche en La Bombonera: Messi contra todos (Gabriel Rossi/)

El empate sin goles en La Bombonera será recordado por haber sido, quizás, el partido que más nervios le trajo el hincha. La selección debía ganar para asegurarse la posibilidad de no depender de sí misma, independientemente de cómo salieran los otros partidos. No obstante, el palo y los defensores peruanos le dijeron que no, una y otra vez, a Messi y Benedetto, y Argentina tuvo que ir a la altura de Quito a lograr un triunfo heroico. Fue en este partido contra Perú que Fernando Gago se rompió los ligamentos cruzados y pidió a los médicos que le permitiesen continuar de todas maneras.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.