Argentina Open: Mayar Sherif, la tenista egipcia amiga de Mohamed Salah que inspira en su país

·5  min de lectura
La tenista egipcia Mayar Sherif, primera cabeza de serie del WTA de Buenos Aires.
Oscar Roberto Castro

Es constante, aguerrida y trabajadora. Derriba obstáculos, sociales y personales. Confía y avanza. Eligió practicar un deporte poco conocido en su país, pero fiel a sus convicciones y a su fuerza de voluntad, hoy disfruta de su presente. Inspira, es una referente. Auténtica y enfocada, apunta a mejorar, y a adaptarse al circuito WTA donde está dando sus primeros pasos. Llegó a Buenos Aires como la tenista número uno del Argentina Open, ganó su partido debut y se ilusiona con lo que puede suceder.

Mayar Sherif nació hace 25 años en Egipto, donde el fútbol es el deporte elegido por todos. Motivada por una de sus hermanas, desde los 4 años que sus días transcurren dentro de los courts de tenis. No se dejó llevar por los comentarios negativos, ni los impedimentos económicos. Se convenció que podía, apuntó y avanzó. Hoy, su nombre se codea con el del futbolista de Liverpool, Mohamed Salah -son amigos-. Y mientras él es considerado un “Dios egipcio”, ella va camino a convertirse en la Diosa.

La egipcia Mayar Sherif jugando, en el Chatrier, contra Karolina Pliskova; fue la primera mujer de ese país en el main draw de un Grand Slam.
Thomas Sampson


Roland Garros 2020: la egipcia Mayar Sherif fue la primera mujer de ese país en el main draw de un Grand Slam. (Thomas Sampson/)

“A nivel de mujeres soy bastante conocida, pero Salah está a otro nivel, otra dimensión. El fútbol es muy popular en Egipto y él es tan buena persona, humilde, que todo el mundo lo quiere. No podés no quererlo. Además, es un gran amigo y siempre que lo necesité, estuvo ahí. El plan es ese, sí. Que me tomen como un ejemplo, especialmente las jugadoras de tenis. Que las mujeres me miren y sepan que se puede, que no hay barreras, que el límite es el cielo”, apunta la egipcia que a los 18 años se mudó a los Estados Unidos para intentar potenciar su carrera.

Si una cosa tenía clara la jugadora número 64 del ranking era su objetivo. Sabía que si quería impulsar su carrera debía emigrar para progresar. Fue así que Sherif tomó sus pertenencias y se inscribió en la Universidad de Pepperdine, en Malibú, Florida. Allí, acompañada por su hermana mayor, estudió y se recibió con la licenciatura de Medicina Deportiva. Esos años en los Estados Unidos le dieron la posibilidad de estar cerca de los torneos, experimentar el tenis universitario y foguearse en un ambiente profesional.

La celebración de la tenista egipcia Mayar Sherif, en el Buenos Aires Lawn Tennis Club.
Oscar Roberto Castro


La celebración de la tenista egipcia Mayar Sherif, en el Buenos Aires Lawn Tennis Club. (Oscar Roberto Castro/)

“La gente en mi país está muy orgullosa de mí, me apoyan mucho, y sin ellos no hubiese tenido el éxito que tuve” , agradece, quien también formó parte de las convocatorias para disputar la Billie Jean King Cup (ex Fed Cup). Este jueves tendrá su segundo compromiso ante la alemana Katharina Gerlach, en el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club. Y ante la consulta por su paso por Buenos Aires, ciudad que visita por primera vez, dice, divertida: “La gente es muy amable, muy amiguera, lo estoy pasando bien. Pero, probé el dulce de leche y es increíble. Lo podría comer todo el día”.

Todo su trabajo y convencimiento dieron sus frutos. Desde los 16 años trabaja junto con el español Justo González Martínez, y desde hace algunos años vive en España, donde forma parte de la academia de tenis de Juan Carlos Ferrero. Este último tiempo su ranking pasó del 128° al 64°. De no tener títulos WTA a ganar uno (el WTA 125 de Karlsruhe, Alemania) y disputar una final, en Cluj-Napoca. Además, se convirtió en la primera mujer egipcia en clasificarse para un Juego Olímpico, y viajó a Tokio a vivir esa experiencia.

“No es fácil adaptarse a un nuevo nivel de competencia, es un paso más y ahora siento que necesito mi tiempo para aguantar, probarme y mejorar. Hoy necesito tiempo de adaptación para ver dónde mejorar, cómo hacerlo y empezar a sentirme cómoda en esta categoría. Estoy haciendo mi trabajo, pero no es fácil jugar a este nivel. No siempre tengo el placer de ganar, pero voy a entrar siempre a la cancha a jugar, a hacer mi juego y a dejar todo”, describe la jugadora, que debutó en el Argentina Open venciendo a la española Andrea Lázaro García por 6-4, 3-6 y 7-6 (7-2).

“Tokio fue increíble. Es un torneo como ninguno. Lo disfruté mucho, disfruté de la experiencia, jugar por la bandera de tu país, por una medalla, la convivencia, estar con tus compañeros, estoy orgullosa de haber clasificado y espero que para París 2024 poder clasificarme y lograr algo”, apunta.

La tenista egipcia Mayar Sherif, primera cabeza de serie del WTA de Buenos Aires.
Oscar Roberto Castro


La tenista egipcia Mayar Sherif, primera cabeza de serie del WTA de Buenos Aires. (Oscar Roberto Castro/)

La temporada pasada fue bisagra. Sherif logró clasificarse por primera vez a un Gran Slam y Roland Garros fue el escenario de su debut. Perdió en la primera ronda, pero ese momento sentó las bases para lo que sería su ascenso en el circuito. Ese instante, sobre el polvo de ladrillo de París, la convirtió en una de las dos mujeres árabes, junto con la tunecina Ons Jabeur, en competir en el cuadro principal. Esa, además, fue la primera vez desde que Selima Sfar (Túnez) y Bahia Moutassine (Marruecos), en Australia 2002, que dos mujeres árabes participaron en un main draw de un grande.

Acostumbrada a jugar en las categorías ITF, llegar a esta categoría la reordenó. En este año volvió a tener la clasificación necesaria y así jugó en el Australian Open, donde obtuvo su primera victoria, nuevamente participó en la cita parisina y finalmente debutó en el US Open. Wimbledon es el único de los cuatro Grand Slam que todavía no disputó.

-¿Cuáles son tus objetivos para afianzarte en el WTA Tour?

-Estoy ganando experiencia, no sé con lo que me voy a encontrar. Siempre busco disfrutar de jugar y mejorar día a día. Soy nueva y estoy aprovechando este momento para aprender, conocerme a este nivel y mejorar. Paso a paso, apuntando y cuando tengo mi visión avanzo. Quiero mejorar, hacerme fuerte en mi juego y seguir siendo una inspiración para las chicas de mi país.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.