Argentina es el primer campeón mundial de polo femenino: el logro de 45 días del plantel, el de cinco años de la Asociación

·5  min de lectura
Agustina Imaz, Catalina Lavinia, Azucena Uranga y Paulina Vasquetto son las primeras campeonas mundiales de polo femenino; la argentina fue claramente el mejor equipo de los seis que participaron en Palermo.
LANACION/Sergio Llamera

Los aplausos y la emoción brotaron como una catarata espumosa al influjo de la alegría de Azucena Uranga, Paulina Vasquetto, Agustina Imaz y Catalina Lavinia. Fue una ovación llena de esfuerzos, de nuevos sueños y objetivos cumplidos, que bañó plácidamente las fibras de todos aquellos que estaban cerca del podio. La gloria se volvió eterna. El seleccionado argentino femenino de polo se consagró campeón del primer Mundial para mujeres organizado por la Federación de Polo Internacional al derrotar en la final, contundentemente, a Estados Unidos por 6 a 2 en la cancha 2 del Palermo, y escribió un capítulo dorado en la historia de este deporte.

Detrás de la tremenda emoción y las sonrisas que brotaron en esos abrazos de las chicas argentinas en la ceremonia de premiación, hay mucho más que un objetivo cumplido. Detrás de los saltos y los cánticos de familiares y amigos que rodearon el podio, frente a la tribuna techada de la cancha 2, hay mucho más que los festejos del campeón. Detrás de todo eso, por ejemplo, hay más de cinco años de trabajo por parte de los directivos de la Asociación Argentina de Polo (AAP) para desarrollar la rama femenina con la creación del Argentino Abierto. Hay una apuesta a la inclusión, a un cambio radical y a una reafirmación de la idea de que el polo mundial es dominio celeste y blanco, con un nuevo capítulo de su historia escrito en el mítico Campo Argentino de Polo, como aquel de 1987 con el nacimiento del Mundial de 14 Goles.

Compacto de la final del Mundial de polo femenino

No caben dudas de la justicia de este final. Porque la idea, la realización, la visión de empezar a nuclear una actividad en la perspectiva del tiempo, también fueron argentinas. Estuvieron en la mente de Delfín Uranga, el presidente de AAP; en el trabajo de Eduardo Novillo Astrada (h.), su antecesor, y en el de todos los criadores que entregaron los caballos con que se jugó cada uno de los 11 partidos de esta inédita competencia. Obviamente, el tiempo permitirá decantar con más certezas lo que parece un éxito deportivo y comercial de este primer Mundial femenino. Pero por lo pronto, el nivel de juego, la paridad de los equipos y la asistencia masiva de público a Palermo superaron las expectativas. Cada una de las cinco jornadas fue una fiesta.

“Con este Mundial, la mujer ganó definitivamente su lugar como protagonista en el deporte. Se creó un producto que va a ayudar muchísimo al desarrollo del polo femenino. Hay muchísimas cosas por mejorar, pero se marcó un camino para seguir creciendo”, expresó Uranga, presidente de la AAP e hijo del recordado Marcos, el presidente de la FIP que creó el Mundial de 14 Goles, cuya primera realización fue Buenos Aires 1987.

Lo que se vio este sábado en Palermo estuvo a la altura de un espectáculo de nivel internacional. Más allá del tope de 16 goles de handicap, los cuartetos argentino y estadounidense brindaron un partido atractivo, varios goles de bocha viva y emociones cambiantes ante los mimbres. El despegue de las albicelestes fue paulatino: luego un primer chukker sin goles, abrieron el marcador en el segundo, estiraron la diferencia en el tercero y el cuarto y cerraron el quinto período a pura contundencia. Casi que el último chukker estuvo de más.

“Fue una muy linda final. No es común ver en este nivel partidos abiertos y emocionantes. Estados Unidos salió favorecido en el sorteo de caballos, pero las chicas respetaron el sistema de juego planificado y tuvieron mucha actitud para jugar”, analizó el director técnico nacional, Milo Fernández Araujo, el mismo arquitecto del La Dolfina supercampeón de la última década. “Jugamos en equipo”, resumió Agustina Imaz, autora de dos tantos en la tarde histórica de la Catedral.

Mundial de polo femenino: la Argentina ganó la final en Palermo contra Estados Unidos y el torneo. 16/04/22
LANACION/Sergio Llamera


Mundial de polo femenino: la Argentina ganó la final en Palermo contra Estados Unidos y el torneo. 16/04/22 (LANACION/Sergio Llamera/)

La supremacía de las argentinas fue letal. Despojadas de los nervios que insume una final mundialista, sacaron ventaja de algunos errores de las norteamericanas y de la pericia goleadora de Catalina Lavinia, la jugadora nacional de mayor valorización (6 goles de handicap femenino), que frente a Estados Unidos marcó 3 de los 6 tantos. “Hicimos un partido muy inteligente porque nos hicimos fuertes en defensa y aprovechamos cada situación de gol”, comentó la número 3, que con apenas 16 años fue distinguida como la revelación del Mundial. “Tras ser parte de este logro histórico, me dan ganas de plantearme mayores objetivos deportivos para seguir creciendo”, comentó la joven adolescente.

Más allá del gran paso del polo de mujeres, un dato alentador: la variedad de orígenes de las polistas. Azucena Uranga habita Pilar, Imaz es de Olavarría, Lavinia vive en Capilla del Señor y Paulina Vasquetto, otra joven, es oriunda de Adelia María, Córdoba. “Compartir 45 días nos ayudó a entendernos muy bien en la cancha. Esa buena onda que pegamos ayudó mucho a este logro”, comentó Vasquetto, la back, que reparte la práctica del polo con la de vóleibol.

La historia hace justicia. Como en 1987, cuando se lanzó la idea de hacer primer Mundial de bajo handicap, la Argentina se quedó con la primera Copa del Mundo. En el mismo Campo Argentino de Polo. Porque el polo del mundo le pertenece.

Síntesis de Argentina 6 vs. Estados Unidos

  • Argentina: Agustina Imaz, 4; Azucena Uranga, 5; Catalina Lavinia, 6, y Paulina Vasquetto, 1. Total: 16.

  • Estados Unidos: Lilian Lequerica, 3; Audry Persano, 5; Jenna Davis, 3, y Erica Gandomcar, 5. Total: 16.

  • Progresión: Argentina, 0-0, 1-0, 2-0, 4-0, 5-1 y 6-2.

  • Goleadoras de Argentina: Imaz, 2; Lavinia, 3 (1 de penal), y Vasquetto, 1. De Estados Unidos: L Persano, 1, y Gandomcar, 1

  • Jueces: Martín Aguerre y Rafael Silva.

  • Árbitro: Martín Haurie.

  • Cancha: número 2 de Palermo.

  • Jugadora más valiosa del torneo: Azucena Uranga (Argentina).

  • Máxima goleadora del certamen: Emma Tomlinson (Inglaterra), 11 tantos.

  • Revelación: Catalina Lavinia (Argentina).

  • Premio Fair Play: Audry Persano (Estados Unidos).

  • Espíritu Deportivo: Frances Townend (Inglaterra).

  • Premio AACCP al mejor ejemplar Polo Argentino: Tan Ovacionada, utilizada por Erica Gandomcar (Estados Unidos) y propiedad de Bárbara Tanoira.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.