Argentina - Bolivia. Marc Enoumba, de Camerún al Altiplano: el sueño de enfrentar a Messi y jugar en nuestro país

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·8  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Marc Enoumba: de Camerún a la selección de Bolivia para enfrentarse con Messi
Instagram @marcenoumba4

Atiende el teléfono. Se lo escucha seguro, porque sabe que va por el camino correcto. Ese que comenzó a transitar en su Douala natal, la ciudad con mayor población de Camerún. En un castellano perfectamente entendible agradece. Explica. Cuenta. Se ilusiona. Marc François Enoumba tiene 28 años y es futbolista profesional desde 2018. Hace cinco años que está en Bolivia, país que lo acobijó, en el que formó una familia y en el que ya debutó en la selección nacional. Como alguna vez lo imaginó, sus sueños se van cumpliendo, pero rápido, aunque también para la pelota. Repite una frase: “Las cosas te llegan en el momento donde menos lo esperas”. Y este jueves compartirá una cancha con Lionel Messi. “El mejor del mundo”, opina, como también piensa lo mismo sobre Maradona de quien conoce bien la historia de las patadas de Victor N’Dip en el Mundial del 90. Sueña con seguir el rumbo de los ídolos cameruneses. Desea jugar en Europa y por qué no, en el fútbol argentino y en un club en particular.

El segundo tiempo del duelo de eliminatorias entre Bolivia y Colombia en el estadio Hernando Siles de La Paz, estaba por comenzar. La lesión de su compañero Diego Bejarano obligaba al entrenador de la Verde, César Farías, a abrirle un nuevo camino de ilusiones a este defensor camerunés que juega en el Always Ready boliviano, y que se desenvuelve en todos los puestos de la zaga. Su arribo a Bolivia con 23 años en 2016, cuenta, “fue complicado”. “Lo único que sabía era que se hablaba en español, nada más; no quise buscar en Google nada de lo que era Bolivia. Por suerte aquí tenía un paisano mío que hablaba el mismo idioma que yo y me iba enseñando bastante las cosas del país”, hablando de Giscard Romeo, un entrenador, también camerunés, que hace muchos años que está radicado en el Altiplano y que tiene una escuela de fútbol en Cochabamba.

Marc Enoumba
Instagram @marcenoumba4


Marc Enoumba (Instagram @marcenoumba4/)

El rotundo cambio de África a América lo sintió, pero nunca se rindió en la búsqueda del aprendizaje a todo lo nuevo que le iba tocar: “Lo más duro de la adaptación fue el idioma, pero me hice muchos amigos que, cuando me mandaban mensajes, entraba a Google para ver el significado y así fui aprendiendo un poco; también lo hacía porque había palabras que me decían, que me llamaban la atención y que no conocía. Después tomé clases de español por internet, aunque uno no termina nunca de aprender el idioma, no me lo sé al cien por ciento, pero todos los días trato de aprender algo”, se sincera. La comida era otra de las complicaciones que podían presentarse en la nueva aventura que emprendió Marc, pero de inmediato se dio cuenta de algo: “No tuve problemas, en Bolivia cocinan muy rico y me gusta todo. Hay mucho platos bonitos, pero el más rico de todos es el majadito”, un plato que está preparado a base de arroz con carne deshidratada, huevo, mandioca y plátanos fritos.

Pero para este defensor, todo tiene un comienzo: “Tuve una infancia normal y como todos los niños con un sueño que quieren cumplir; empecé a jugar al fútbol a los siete u ocho años viendo a mi hermano mayor que jugaba también. Así nació el sueño de querer hacer las cosas iguales o mejor que él”. Marc menciona a sus padres como fundamentales en su vida: “Ellos siempre estuvieron apoyándome para lograr mis sueños de poder ser futbolista, la verdad es que el único deporte que siempre me ha gustado”, agrega. La educación fue algo que tampoco le faltó a Enoumba que, incluso, llegó a ir a la universidad: “Hice todo el colegio y después empecé a estudiar ingeniería comercial, pero dejé porque me tocó irme del país para jugar al fútbol”. Y con una apertura de mentalidad que no todos los futbolistas poseen, explica: “En algún momento me gustaría retomar la carrera universitaria, porque uno nunca sabe qué puede pasar en el futuro”, analiza.

Marc Enoumba
Instagram @marcenoumba4


Marc Enoumba (Instagram @marcenoumba4/)

Gracias al apoyo de sus padres, a Marc nunca le faltó nada, incluso fueron ellos los que lo empujaron a que se enfoque en el deporte que más le gusta: “Tuve la posibilidad de poner toda mi energía en el fútbol, nunca trabajé de otra cosa y mis padres siempre me ayudaron económicamente”. Aunque admite que alguna vez algo le faltó, pero no fue por sus padres: “En algún momento me ha faltado dinero, pero yo tengo una mentalidad de que no me gusta pedir, me gusta trabajar en lo mío y en algún momento mi orgullo hacía que me quede sin dinero y trataba de rebuscármela yo mismo”.

Con tan sólo cinco años en Bolivia, con mucho por proyectar en sus jóvenes 28 años y no solamente resumidos al fútbol, pudo conocer al amor. A principios de 2021, Marc se casó con Josselín y se lo siente en el aire cuando habla de ella: “La conocí en un buen momento, en el que más necesitaba a esa persona que me pueda apoyar y guiar; ella es un pilar muy fundamental en mi vida y ahí vamos creciendo de a poco, ya tenemos un niño de 6 meses”.

Marc Enoumba llegó a Bolivia en 2016 y su nivel individual ascendente lo fueron llevando a ser un jugador a seguir en el fútbol del Altiplano. Sus pasos por Municipal Tiquipaya y por Deportivo Escara hicieron que Always Ready ponga sus ojos en él en 2018 y a partir de allí tener su primera experiencia como jugador profesional: “Cuando llegué al club, el proyecto era subir a Primera, pero lo que no teníamos planeado era ascender, salir campeones enseguida y clasificar a la Copa Sudamericana y también disputar la Libertadores, pero eso fue todo por el resultado del trabajo que venimos haciendo como equipo y también de forma individual”. El Millonario de La Paz, disputó la última Libertadores compartiendo el grupo B con Olimpia de Paraguay, Inter de Brasil y Deportivo Táchira de Venezuela, quedándose afuera de todo en la última fecha en una de las zonas más parejas que tuvo la competencia. Pero lo hecho por el camerunés en Always Ready no pasó desapercibido.

Tras cumplir cinco años de residencia en Bolivia, a mediados de este año pudo conseguir la nacionalidad y a partir de allí, la puerta de entrada a la selección nacional. Con mucha emoción, expresó cómo vivió el momento de la primera citación a la Verde: “La sentí con muchísima alegría, me la esperaba por el buen momento por el que estoy pasando. Aunque en la primera lista que dio a conocer el entrenador para estas fechas no estaba, yo seguí con la ilusión de que la próxima vez podría ser. Pero al día siguiente me llamaron y lo tomé con sorpresa y mucha felicidad”. Y con un dejo de inocencia, agregó: “Era tanta la alegría que sentí que no sabía cómo manifestarla”.

 Marc Enoumba, con la camiseta de Always Ready, disputando uno de los duelos de Copa Libertadores ante Inter de Brasil
Always Ready Oficial


Marc Enoumba, con la camiseta de Always Ready, disputando uno de los duelos de Copa Libertadores ante Inter de Brasil (Always Ready Oficial/)

Su debut en el seleccionado boliviano fue por las eliminatorias en el empate 1 a 1 ante Colombia. Frente a Uruguay, en la caída por 4 a 2, llegó el momento de su presentación como titular y este jueves contra Argentina en el Monumental, tendrá la posibilidad de cruzarse en una cancha con Lionel Messi, a quien a quien considera el mejor jugador del mundo: “Para mí va a ser un partido muy importante, porque aparte de Messi hay muchos buenos jugadores en la selección Argentina que yo antes los veía en una pantalla y este jueves me tocará enfrentarlos”. Para con el capitán argentino, tuvo más palabras de halago: “Para mí es el mejor del mundo y se me cumplirá un sueño al poder compartir un partido con él, enfrentarlo. Cuando estaba en Camerún ya lo veía jugar y hace cinco años no me lo podía imaginar, pero va a pasar y estoy muy orgulloso”.

Para cualquier futbolista en el mundo, Maradona siempre será un referente importante y para Marc Enoumba, el Diego no fue uno más: “Que en paz descanse”, fue lo primero que le salió, pero luego continuó con su relato sobre el 10: “No tuve la suerte de verlo jugar, cuando se estaba por retirar yo era muy chico, no tengo recuerdos”. A pesar de eso, aclara: “Vi videos de las cosas que hacía y sin dudas era un Dios adentro de la cancha, era espectacular, no se lo puede comparar con nadie”. Uno de los partidos más recordados de Maradona con la camiseta de Argentina fue en el Mundial de Italia 90 y justamente frente a Camerún: “Tuve la suerte de ver el partido entero, fue muy buen partido”. La rudeza de los jugadores de los Leones contra Maradona fue una de las situaciones que más se notó en ese duelo y con algo de humor, recuerda: “Sí sí, muy fuertes las patadas, pero yo no me caracterizo con ese estilo de juego”, aclara con gracia.

El fútbol de Camerún también tiene a sus ídolos. Roger Milla, François Omam-Biyik y Samuel Eto’o son algunos de los futbolistas que marcaron a fuego la nacionalidad camerunesa por todo el planeta futbolero. A la hora de mencionar a estos jugadores Enoumba los califica como leyendas: “Todos ellos marcaron historia. Es hasta el día de hoy que se sigue hablando de ellos y recordándolos, y de mi parte uno siempre sueña con poder hacer lo mismo o seguir el camino de esos ídolos”. En esa línea, el defensor también se ilusiona con jugar en Europa: “Sería lo más grande que me podría pasar”. Pero tampoco deja atrás la posibilidad de jugar en un fútbol más competitivo: “por qué no en Argentina: me gustaría jugar en Boca”, cerró.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.