Apuestas en el tenis: polémico sponsor en el Masters 1000 de París y justificaciones por la pandemia

·3  min de lectura
En el Masters 1000 de París-Bercy, la publicidad que generó polémica: de "Parions Sport", una casa de apuestas; en el suelo, el italiano Lorenzo Musetti.
En el Masters 1000 de París-Bercy, la publicidad que generó polémica: de "Parions Sport", una casa de apuestas; en el suelo, el italiano Lorenzo Musetti.

París-Bercy, el último Masters 1000 de la temporada, se desarrolla esta semana, como es habitual, en el Palais Omnisports. El certamen tiene una particularidad: la creatividad y el juego de luces y música para la puesta en escena en el estadio central. Este año, particularmente, en los letreros luminosos hay una nueva publicidad que no pasa inadvertida y que genera polémica. Pertenece a una casa de apuestas, algo que -en principio- va en contra de las reglas del Comité de Ética formado por la Federación Francesa de Tenis. El amaño de partidos y las apuestas son un severo problema en el mundo de las raquetas.

La firma “Parions Sport”, de la Française des Jeux (empresa pública con el dominio de las loterías y las apuestas deportivas), luce en los alrededores de los courts de París-Bercy, donde esta semana compiten, entre otros, el número 1 del mundo, Novak Djokovic. “Es una presencia confusa en el entorno de un deporte que sufre más que otros, aunque sea principalmente en los niveles inferiores, por el arreglo de determinados partidos” , escribió, en el diario L’Equipe, el periodista Julien Reboullet.

El aviso de la casa de apuestas "Parions Sport" en el Masters 1000 que se juega en París-Bercy; en escena el húngaro Marton Fucsovics.
El aviso de la casa de apuestas "Parions Sport" en el Masters 1000 que se juega en París-Bercy; en escena el húngaro Marton Fucsovics.


El aviso de la casa de apuestas "Parions Sport" en el Masters 1000 que se juega en París-Bercy; en escena el húngaro Marton Fucsovics.

“El sector económico de las apuestas deportivas no es neutral, dados los grandes riesgos asociados a la práctica de las apuestas: la manipulación de los resultados de la competición y los riesgos de adicción, con las consiguientes consecuencias sociales”. Esta frase -según el artículo de L’Equipe- está extraída del comunicado de prensa publicado hace algunos días por el Comité de Ética de la Federación Francesa de Tenis, organismo independiente que ha estado trabajando en los últimos meses. Claro que ello muestra un choque de intereses con la realidad, algo que genera ruido.

El Comité de Ética “tiene una función consultiva y la FFT ha decidido no seguir su recomendación”, escribió Reboullet. La directora general de la Federación, Amélie Oudéa-Castera, explicó el proceso que condujo al acuerdo: “El Comité nos ayudó a avanzar en la construcción del marco protector, pero hace de esta alianza un problema de principio donde consideramos que este problema ha sido resuelto por la gobernanza ética del tenis internacional. La Junta de Supervisión de Integridad del Tenis (TISB), que supervisa la ITIA (la Agencia Internacional a cargo de la Integridad en el tenis) y reúne a ocho directores independientes autorizó, de forma experimental, desde el 1 de enero de 2021 y hasta el 31 de diciembre de 2023, la posibilidad de tener una firma del mundo de las apuestas como patrocinador de un torneo. Con dos reservas: primero que no sea patrocinador titular, luego que vaya acompañado de pautas que permitan enmarcar la visibilidad que se le da al socio, para evitar cualquier estímulo para apostar en el estadio, en su entorno y en todas las activaciones digitales”.

Los Masters 1000 de Miami y Madrid ya habían concretado esta temporada alianzas con casas de apuestas. Y París hizo lo mismo. “La doctrina también ha cambiado porque el circuito está en un contexto económico particular después de la pandemia y hay una necesidad de encontrar recursos para estos torneos”, admitió la dirigente.

El contrato entre “Parions Sport” y la Federación francesa de tenis fue firmado por tres años, “está respaldado por múltiples cláusulas de salida y se realizará una evaluación cuidadosa después de cada edición”.

Entre julio y septiembre de este año, la Agencia Internacional de Integridad del Tenis (ITIA, según sus siglas en inglés; organismo que lucha contra la corrupción en el deporte de las raquetas) recibió un total de 38 alertas de partidos a través de sus acuerdos confidenciales con la industria regulada de las apuestas. Esta vez, lo impactante del dato no sólo es la cantidad, sino la categoría de cuatro de esos encuentros con patrones sospechosos: dos correspondientes a Wimbledon y dos al US Open.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.