Apareció la grabación de audio de los fuertes insultos de Sebastián Verón al árbitro Andrés Matonte tras la eliminación de Estudiantes

·3  min de lectura
Juan Sebastián Verón, presidente de Estudiantes
Juan Sebastián Verón insultó al árbitro Andrés Matonte luego del Estudiantes vs. Paranaense en el que quedó eliminado el equipo pincharrata por la Copa Libertadores.

La eliminación de Estudiantes de la Copa Libertadores, al perder por 1-0 contra Paranaense en La Plata el último jueves con muchas decisiones arbitrales polémicas, resultó un golpe muy duro para el León, que además está firmando una campaña muy floja en la Liga Profesional. Los efectos de aquella derrota siguen haciéndose sentir, y en las últimas horas trascendió un archivo de audio que involucra gravemente al vicepresidente pincharrata, Juan Sebastián Verón.

Según reveló el periodista Pablo Carrozza, el directivo tuvo en el vestuario una reacción muy vehemente contra la terna arbitral, liderada por el uruguayo Andrés Matonte, a raíz de ciertas jugadas que determinaron el destino del encuentro: “Botón, sos un c..., sos un vigilante. Nos vienen a robar en la cara”, bramó Verón, que luego subió la apuesta: “A vos te va a volver. Vas a ver, por f..., por p... y por vigilante. Ustedes nos vinieron a faltar el respeto a nosotros”.

Los agravios de Verón a Matonte

El contenido del archivo de audio se corresponde con el informe que hizo Matonte al término del partido, en el cual expuso el comportamiento del ex presidente: “Al retirarnos del terreno de juego e ingresar al túnel hacia el vestuario se abalanza hacia la cuarteta arbitral el Sr. Juan Sebastián Verón insultándome y amenazándome”, había contado el referí. “Se tuvo que pedir a la policía que interviniera para separar al Sr. anteriormente nombrado y poder ingresar a nuestro vestuario”, había detallado. Como consecuencia, se le abrió un expediente en Conmebol al ex mediocampista de la selección argentina.

Además, en aquella ocasión Matonte había denunciado actitudes violentas de los dirigentes y falta de acción de las fuerzas de seguridad: “En la retirada final de árbitros a través de la manga de seguridad es donde ocurren desbordes, insultos y empujones por parte de integrantes de autoridades locatarias, en especial de su dirigente Sr. Verón”, informó el uruguayo. “Para que esto ocurra hay una clara ineficiencia de la seguridad privada que nunca detuvo el avance de los citados y solo observaban con llamativa pasividad. Se destaca la agresión verbal del citado hacia la cuarteta arbitral. En síntesis, la seguridad privada no realiza su función y solo la intervención solicitada a la policía termina dispersando a los agresores”, sostuvo el juez.

El gol de Paranaense en tiempo adicional fue uno de los ejes de la polémica el último jueves y decretó la marginación del equipo pincharrata por la Copa Libertadores.
El gol de Paranaense en tiempo adicional fue uno de los ejes de la polémica el último jueves y decretó la marginación del equipo pincharrata por la Copa Libertadores. - Créditos: @LUIS ROBAYO

Verón se expresó de forma muy explícita sobre el arbitraje de aquella noche del jueves, cuando envió una historia de Instagram en la que sugirió favoritismo hacia los equipos brasileños en la Copa: “Conmebol haciendo lo que hace Conmebol. No importa cuando leas esto”. La publicación estuvo en sintonía con lo que declaró el entrenador Ricardo Zielinski recién finalizado el encuentro: “El árbitro se equivocó en varias jugadas, y siempre para el mismo lado. Le dije que era responsable, no sólo por los goles. Las divididas fueron para ellos, y tendrían que haber tenido algún expulsado. Se equivocó muchísimo y se lo dije en la cara, como corresponde”.

Fueron tres las acciones controvertidas. La primera, una supuesta plancha de Fernandinho a los 15 minutos del segundo tiempo, revisada en el VAR, y sentenció que no había habido siquiera falta. La segunda, un gol de Luciano Lollo a los 19, anulado por Matonte porque entendió que Jorge Morel estaba en fuera de juego y dificultando la vista del arquero Bento. Y la última, el gol a los 50 de Vitor Roque, validado a contramano de todo el equipo local, que reclamó que la pelota había rebotado en un brazo del delantero.