Andy Murray vuelve a jugar una final sobre césped tras derrotar a un Nick Kyrgios que rompió dos raquetas, discutió con el juez y el público, fue penalizado y denunció insultos racistas

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Nick Kyrgios quedó en la mira de todos otra vez, por sus inconductas
Nick Kyrgios quedó en la mira de todos otra vez, por sus inconductas - Créditos: @Captura de TV

Andy Murray jugará este domingo su primera final sobre césped desde que ganó el título de Wimbledon en 2016 tras vencer al australiano Nick Kyrgios en sets corridos en las semifinales del Abierto de Stuttgart. El escocés, ganador de tres Grand Slam, mostró destellos de su mejor época al vencer por 7-6 (7-5) y 6-2 a un rival que otra vez se fue de eje: rompió dos raquetas, tuvo un acalorado intercambio verbal con el juez y un grupo de espectadores y ese comportamiento le costó, primero, una penalización de un punto y, finalmente, de un juego.

Mientras Murray defendió su saque todo el partido, Kyrgios ofreció resistencia y muy buen tenis (y algunos lujos) en el primer parcial para luego de ese incidente desconectarse y estar al borde de la descalificación. “El primer set ha sido duro y la parte final de este primer set fue la clave. El segundo parcial no fue demasiado divertido jugarlo para ser honestos, no ha sido muy disputado”, admitió tras el encuentro el ex número 1 del mundo, que es otro de los que se resiste a las lesiones y al paso del tiempo.

La furia de Nick Kyrgios

“Tuve muchos altibajos, pero persistí, trabajé y pude llegar a otra final sobre césped. Estoy orgulloso del esfuerzo que hice”, agregó Murray, de 35 años, que mantiene su buen tenis de cara a su participación en Wimbledon. En cuartos de final había vencido sorpresivamente al griego Stefanos Tsitsipas, en lo que significó su primer triunfo en seis años contra un oponente de los primeros cinco puestos del ranking.

Una vez finalizado el partido, el australiano se descargó con un mensaje en su cuenta de Instagram para denunciar que recibió “insultos racistas”. En su historia, publicó: “¿Cuándo va a parar esto? Todo el tiempo estoy lidiando con insultos racistas desde la tribuna. Entiendo que mi comportamiento no es el mejor, pero comentarios como ‘pequeña oveja negra’ o ‘callate y juega’ son inaceptables. Además, cuando respondo me penalizan. Es un desastre”.

Un lujo de Kyrgios en el primer set

El otro finalista es el italiano Matteo Berrettini, preclasificado segundo, quien venció al alemán Oscar Otte por 7-6 (9-7) y 7-6 (7-5) en un partido reñido, sin quiebres de saque. Berrettini salvó un set point en el tie break del primer set y necesitó tres match points para concretar la victoria.

Murray y Berrettini se han enfrentado solamente dos veces, con un triunfo para cada uno. Se trata de la segunda final de la temporada para Andy, que jugó la definición de Sídney en enero. No gana un torneo en el circuito desde octubre de 2019, cuando se adjudicó el ATP de Amberes.

El punto que le dio el triunfo a Murray

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.