Andy Murray venció a Thanasi Kokkinakis y avanzó a la tercera rueda del Australian Open

El festejo de Andy Murray, después de una victoria inolvidable ante Kokkinakis y que le da más confianza a los 35 años
El festejo de Andy Murray, después de una victoria inolvidable ante Kokkinakis y que le da más confianza a los 35 años - Créditos: @Ng Han Guan

“Creo que todos deberíamos ir a la cama”. Andy Murray sugirió esas palabras al público cuando en Melbourne eran las 4.05 de la madrugada y acababa de imponerse en un partido épico, de 5 horas y 45 minutos de duración, como para demostrar que es otro ejemplo de resiliencia en el tenis. El escocés de 35 años, exnúmero 1 del mundo y dos veces operado de la cadera, derrotó a Thanasi Kokkinakis por 4-6, 6-7 (4/7), 7-6 (7/5), 6-3 y 7-5, avanzó a la tercera ronda del Australian Open y dio otra lección de amor propio. “Es increíble. Kokkinakis sacó tremendamente y su derecha fue enorme, pero a medida que avanzó el partido empecé a jugar mejor... y además tengo un gran corazón”, aseguró, para el delirio de los fans en el Margaret Court Arena.

“Gracias por quedarse, es tardísimo, pero me ayudaron a mí y a Kokkinakis”, agradeció Murray (66° del ranking), que pasó a convertirse en el tenista con más remontadas tras perder los dos primeros sets en la Era Abierta: llegó a las 11 y supera por una a Roger Federer, Boris Becker y Aaron Krickstein. Pero ahora, el escocés no piensa contentarse con esta victoria: se medirá en la tercera ronda frente a Roberto Bautista Agut. Hace cuatro años, y justamente después de una derrota en cinco sets ante el español en Australia, Murray había anunciado que debía retirarse del tenis, Su dolor físico y su sufrimiento emocional hacían estragos en su mente y la situación lo estaba conduciendo a la decisión más difícil de su vida profesional. Pero dos años y medio después de aquella triste conferencia de prensa, le confesaba a LA NACION: “Hubo momentos en los que no podía ponerme mis propios zapatos porque me dolía mucho la cadera y realmente pensé que tendría que retirarme en ese momento. Australia fue extremadamente emocional: el tenis ha sido toda mi vida y parecía que iba a tener que renunciar a él”.

Andy Murray of Great Britain reaccts during his second round match against Thanasi Kokkinakis of Australia at the 2023 Australian Open tennis tournament at Melbourne Park in Melbourne, Thursday, January 19, 2023. (AAP Image/James Ross) NO ARCHIVING, EDITORIAL USE ONLY
Andy Murray of Great Britain reaccts during his second round match against Thanasi Kokkinakis of Australia at the 2023 Australian Open tennis tournament at Melbourne Park in Melbourne, Thursday, January 19, 2023. (AAP Image/James Ross) NO ARCHIVING, EDITORIAL USE ONLY - Créditos: @JAMES ROSS

Increíblemente, éste no fue el partido que más tarde culminó en la historia del Abierto de Australia. Un duelo de la realización de 2008 entre Lleyton Hewitt y Marcos Baghdatis terminó a las 4.34 de la madrugada, para marcar el récord en los cuatro torneos de Grand Slam. Por otro lado, tampoco fue el más largo del torneo: la final de 2012 que Novak Djokovic le ganó a Rafael Nadal duró ocho minutos más (5h53).

Ahora, frente a otra realidad, Murray está orgulloso: “Siempre me gusta competir, siempre he dejado mi vida compitiendo, lo demostré en toda mi carrera. Ese es mi escudo, mi personalidad”. La campaña del escocés en este primer torneo de Grand Slam es sorprendente: por la primera ronda salvó un match point contra el italiano Matteo Berrettini -que es casi una década más joven y está 50 puestos por encima de él en el ranking- antes de imponerse por 6-3, 6-3, 4-6, 6-7 (7-9) y 7-6 (10-6), en una función épica que se extendió durante casi cinco horas.

“Me apoyé en mi experiencia, en mi amor hacia el juego”, explicó Murray, como para dar una idea de lo que tuvo que atravesar ante Kokkinakis. Con los dos sets iniciales a su favor, el australiano ganaba 5-2 en el tercer parcial y sirvió para el partido, pero Murray alcanzó el tie-break y se lo llevó en la primera pelota para set. Envalentonado, igualó a dos sets y llevó a Kokkinakis al quinto, en el que con un gran golpe de derecha fue capaz de lograr el break y situarse 6-5, para sacar para el partido. El quíntuple finalista en Melbourne (2010, 2011, 2013, 2015 y 2016) contó con dos match points y aprovechó la primera ocasión, para imponerse.

“Este maldito deporte”, tuiteó Kokkinakis después de la derrota, con un emoji triste pero en un sentido risueño y de resignación ante una leyenda del tenis, que el sábado jugará ante el español Roberto Bautista (25º) por un lugar en octavos de final.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Lo mejor del partido