Anderson Silva, leyenda de las MMA, ante su reto más mediático: cerrarle la boca a un youtuber bravucón

Anderson Silva entra en el ring antes de su combate contra Tito Ortiz el 11 de septiembre de 2021. (Photo by Douglas P. DeFelice/Getty Images)
Anderson Silva entra en el ring antes de su combate contra Tito Ortiz el 11 de septiembre de 2021. (Photo by Douglas P. DeFelice/Getty Images)

Boxeo y artes marciales mixtas se ven nuevamente las caras y Anderson Silva (Sao Paulo, Brasil, 1975) es la gran esperanza de las MMA para poner en su sitio a Jake Paul, un youtuber venido a púgil, pero que a estas alturas ya ha noqueado a varios nombres propios del octógono en el cuadrilátero. El combate tendrá lugar el sábado 29 de octubre en Phoenix y la UFC y similares no quieren más bochornos como los de Ben Askren o Tyron Woodley (por partida doble).

Anderson Silva es una leyenda viva en el mundo de las artes marciales y los deportes de contacto. No necesita presentación. Es uno de aquellos valientes que no tuvieron problema alguno en formar parte de las míticas veladas de la promotora japonesa Pride FC y se dejó ver por diferentes organizaciones antes de dar el salto a la UFC en 2006. En la compañía más importante de MMA en el mundo, ‘Spider’ dejó su huella desde el primer momento. Sólo necesitó de 49 segundos para noquear a su primer rival en la empresa de Dana White y en su segundo combate se llevó, en el primer round, el cinturón de campeón de la división del peso medio.

Ganó 16 peleas seguidas en la UFC y defendió satisfactoriamente su cinturón en diez ocasiones, firmando un récord en la promotora (2.457 días como campeón). Un exceso de confianza le hizo perderlo ante Chris Weidman en 2013 y en la revancha contra el estadounidense sufrió una de las lesiones más escalofriante de la historia de la compañía, cuando se partió la pierna al patear a su rival. A partir de ahí, su carrera fue cuesta abajo y descuidando los frenos. Venció a otra leyenda como Nick Diaz, pero el combate fue declarado nulo por dopaje. Posteriormente sólo pudo ganar un combate de los seis siguientes antes de colgar las guantillas. Ahora se mantiene activo en el boxeo y la MMA le siguen considerando ‘uno de los suyos’ sobre todo cuando está en su mano (literal) bajar los humos a Jake Paul.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de YouTube no disponible por tus preferencias de privacidad

La trayectoria de Anderson Silva en el ring de boxeo es un tanto peculiar, pero bastante interesante. Su récord de 3-1 cuenta con dos combates hace 17 años (derrota y victoria) y otros dos en 2021, ganando a Julio César Chávez Jr (hijo de la leyenda del ring) y el también ex de las MMA Tito Ortiz. Ahora va a por el youtuber que juega a ser púgil y al que quiere dar una lección pese a la enorme diferencia de edad entre ambos, con 47 y 25 años respectivamente.

“La edad es sólo un número”, asegura Silva, tirando de tópico en una entrevista para Telemundo. “Mejoro cada día. Entreno duro, con boxeadores profesionales y campeones olímpicos mucho más jóvenes que yo, y cada día aprendo algo nuevo”. Y es que, pese a la edad, da la casualidad de que ‘Spider’ es el rival más exigente con el que va a pelear un Jake Paul que atesora un 5-0 como boxeador, pero no ha tenido hasta la fecha un contrincante con la clase y tablas del brasileño.

No pienso que esta pelea sea algo fácil. Creo que todas las peleas son peligrosas. Cuando entras al ring o al octógono, el rival tiene un 50% de posibilidades de ganar”, asegura Silva en el LA Times. Sin embargo muchos quieres ver en estas palabras una falsa modestia por parte del icono de las MMA y no han dudado en señalarse como un oportunista que sólo ha aceptado el combate contra Paul por cuestiones económicas. Él lo desmiente. “Cuando no haces nada en la vida, no miras por tu futuro ni por tu legado, es muy fácil hablar. No hago esto por dinero. Por supuesto que hacer dinero está bien porque esto es mi trabajo, pero es más importante hacer algo por tu futuro. Quiero mandar un mensaje de que nadie te puede parar cuando trabajas duro, que la edad no importa”.

Jake Paul y Anderson Silva, cara a cara, tras la rueda de prensa oficial de su combate. (Photo by Christian Petersen/Getty Images)
Jake Paul y Anderson Silva, cara a cara, tras la rueda de prensa oficial de su combate. (Photo by Christian Petersen/Getty Images)

Silva está empeñado en afrontar este combate como una lección de vida, con el “no hagas las cosas por dinero sino por tu legado” como estandarte. El resto del planeta MMA lo veo como la mejor oportunidad hasta la fecha para dejar claro que los artistas marciales y los boxeadores no tienen nada que ver con el show circense-payasil en el que Jake Paul ha convertido al noble arte. La UFC, Bellator, Rizing (el heredero de Pride FC) y hasta nombres de mucho peso en el mundo del boxeo como Canelo Álvarez están con él. Es una cuestión de actitud y de respeto.

Recibí una llamada de Canelo. Me dijo, ‘continúa, sé que respetas el boxeo’. Justo eso es lo que voy a hacer. En el boxeo murió mucha gente para que este deporte fuese enorme, mucha gente lo perdió todo para hacerlo grande y yo no puedo subirme al ring y no dar lo mejor de mí. No se trata de noquear a Jake Paul, sino de mostrar respeto por el boxeo”. Está bien, Anderson. Esa mentalidad está genial, pero el resto, los que te respaldan (respaldamos) quieren que el chaval bese la lona. No (nos) falles.

Vídeo | El talento boxeando de un niño nigeriano de 10 años se hace viral

Otras historias que te pueden interesar: