América y su imborrable fama de robar títulos que parece estigma, aunque juegue espectacular

América se ha consolidado como candidato al título por su juego pero la gente sigue enfocada en que será un robo si ganan el trofeo. (Foto: Manuel Velasquez/Getty Images)
América se ha consolidado como candidato al título por su juego pero la gente sigue enfocada en que será un robo si ganan el trofeo. (Foto: Manuel Velasquez/Getty Images)

El Club América se perfila como el candidato número 1 para ganar el título del Apertura 2022. Fueron regulares durante 17 jornadas, se consolidaron como el líder de la clasificación y en la liguilla han mostrado un arrollador paso. Sin embargo, los estigmas siguen apareciendo, la gente cree que el título ya es de las Águilas y no precisamente por su juego.

“América roba campeonatos”. La frase que se convirtió en un mantra en la cultura popular mexicana está de regreso. Desde tiempos remotos se ha creído que la grandeza del club se hizo gracias a los billetes e influencias de sus dueños y no a su desempeño en la cancha.

El club de Coapa ha demostrado —hasta ahora— ser el mejor equipo en el certamen, ha ganado, gustado y goleado, como en algún momento lo dijeron Emilio Azcárrga Milmo y Carlos Reinoso. Dicho lema ya no es suficiente para el antiamericanismo; para este sector es claro que la copa estará en las vitrinas de América pero gracias a que “la compraron”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hoy más que nunca las dudas deberían estar despejadas sobre a quién le corresponde el campeonato. El conjunto de Fernando Ortíz tiene una amplia gama de posibilidades: rompieron el récord institucional de victorias seguidas (9); en cuanto a recambios tienen una basta plantilla; además, con la goleada a Puebla 11 a 2 mostraron todo el potencial ofensivo, en lo que va del Apertura 2022 —contando liguilla— acumulan 49 goles anotados, los mejores en ese rubro. Ni siquiera el arbitraje ha sido un factor de polémica en esta liguilla.

En redes sociales todos los méritos mostrados son inexistentes. La gente habla y apunta a que este título ya tiene dueño y será el América quien lo robe, cuando todavía ni siquiera están definidos los finalistas. Incluso comenzó a circular una imagen en la que supuestamente ya se están contratando servicios de seguridad para el día del juego final en el Estadio Azteca.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

José Ramón Fernández, el promotor más grande del antiamericanismo, sigue expandiendo la idea de un posible arreglo entre las altas cúpulas de la Liga MX para que los de Coapa levanten su título número 14.

"Al fútbol mexicano lo controla la televisión…Al América volvió a tener una gran racha ahora y, vuelvo a mencionarlo, le toca. Hay arreglos, ‘me canso ganso’, diría alguien. ¿Te acuerdas del Atlas contra Pumas? A lo mejor le tocaba. Eran 70 años de atraso y había que empujarlo. Vete fijando, después de los bicampeonatos ¿quién ganaba los títulos? (América), ahí está el dato. Es mucha coincidencia y venimos justo del bicampeonato del Atlas”, afirmó Fernández en el programa Fútbol Picante.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De dónde nace la idea de que América roba

Cuando Emilio Azcárraga Milmo, ex-dueño de Televisa, compró al equipo en 1959 los tiempos de abundancia llegaron. América no era grande hasta antes de él. El Tigre era una figura que ostentaba el poder en diversas aristas, una de ellas los medios de comunicación.

Cuando hay poder es sencillo imaginar que este pueda influir en “nimiedades” como el fútbol, sus ambiciosos proyectos impulsaron a las Águilas a la parte más alta del balompié mexicano, aunque en ocasiones fue con polémica incluida.

  • El campeón a 3 juegos

Pumas y América se vieron las caras en la final de la temporada 1984-1985. Ambos se midieron en una serie sumamente cerrada. El juego de ida se llevó a cabo en el Estadio Azteca y los clubes empataron a 1 gol.

Para la vuelta en el Estadio Olímpico Universitario nadie rompió la igualada, el marcador finalizó con 0 anotaciones y dejó la serie empatada 1 a 1. No hubo tiempos extra, gol de oro, o penales, se determinó que debía existir un tercer partido para definir al campeón, situación nunca antes vista.

El Estadio Corregidora fue el elegido y allí, los Azulcremas se impusieron 3 a 1 con polémica arbitral. El silbante encargado, Joaquín Urrea, tiempo después reconoció que erró al no marcar un penal en favor de Pumas, pero que no fe trascendente en el desenlace.

En parte la decisión fue tomada debido a la tragedia en el recinto universitario. El compromiso, por la pasión que despertó, provocó el sobrecupo en el inmueble, la falla de los protocolos de seguridad, y la muerte de 8 personas, según cifras oficiales.

  • El torneo exprés

México, al ser sede por segunda ocasión de una Copa del Mundo, centró sus atenciones en la organización del evento y la Selección Mexicana. Se decidió que jugar un torneo largo era inviable, por lo que crearon el PRODE 1985, un certamen breve y que no sería oficial.

Esta campaña es considerada la más corta de la historia del balompié mexicano. El formato indicaba que los 20 equipos participantes se dividirían en 4 grupos; cada conjunto disputaría un juego de ida y otro vuelta con sus compañeros de sector; el primer y segundo lugar avanzarían a la liguilla.

América finalizó lider y avanzó hasta la final, en la que se enfrentó con Tampico Madero. En la ida, celebrada en Tamaulipas, la Jaiba venció 4 a 1 a las Águilas; en la vuelta los de Coapa remontaron 4 a 0 en un pletórico Coloso de Santa Úrsula y con la polémica de un penal dudoso. Aunque en un inició se determinó que este mini torneo de 8 cotejos no sería oficial, la insistencia de la directiva modificó la condición.

  • Duelo de hermanos

Para el Verano 2002 los Azulcremas atravesaban una larga racha de no ganar ningún trofeo de liga, su última vuelta la habían dado en la campaña 1988-1989. Estaban necesitados de una estrella.

El rival era nada más y nada menos que los Rayos de Necaxa, un club poderoso en la época de los 2000, que contaba con figuras de la talla de Luis Roberto Alves Zague, pero que también pertenecía al mismo dueño. La opinión popular le daba el campeonato a los de Coapa de forma automática.

El conjunto dirigido por Raúl Arias venció a los de Coapa 2 a 0 en el compromiso de ida, la sorpresa llegó para los que firmaban “un robo más”. Ya en el juego de vuelta las Águilas remontaron de forma épica, con gol de oro derrotaron 3 a 0 a sus hermanos menores para ganar su noveno título, y para regresarles el aliento a aquellos que “siempre supieron que América iba a robar”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Conductor del Metro abre puertas equivocadas y usuarios descubren que iba ebrio