Amaranto Perea vs Christian Benítez, la rivalidad que se extraña en la Liga MX

·Periodista
·5  min de lectura
Amaranto Perea desató candentes duelos en la Liga MX contra Christian Benítez. (Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images)
Amaranto Perea desató candentes duelos en la Liga MX contra Christian Benítez. (Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images)

El imponente Amaranto Perea contra el siempre letal Christian Benítez, ese fue el último gran choque que se ha visto en el futbol mexicano. El defensor de Cruz Azul y el atacante del América parecían destinados a su rivalidad: a ambos la Liga MX les quedaba pequeña.

A pesar de que solamente compartieron las canchas de México de 2012 a 2014, sus enfrentamientos siempre demostraron ser distintos al resto. La fuerza de Luis Amaranto era la única que podía soportar el embate de los ataques de Benítez; y a la inversa, el Chucho demostró tener las únicas armas para poder perforar la barrera que construyó el colombiano.

Amaranto tenía todo lo que un equipo busca en un buen defensor: liderazgo, fuerza, velocidad, lectura y técnica individual para ser la primera salida. Su pasado en el Atlético de Madrid y la liga española diseñaron a un jugador superior en la Liga MX; arribó a Cruz Azul en 2012 y en 2 años vestido de celeste expuso su superioridad, desafortunadamente una lesión lo orilló al retiro en 2015 tras un año de no ver actividad en las canchas.

El camino de Christian Benitez fue algo distinto, tuvo que ser un killer en la Liga MX y demostrar su calidad para poder enfundarse en la camiseta del América. El ecuatoriano brilló con Santos y demostró que los defensas de la liga no eran obstáculos, por lo que probó suerte en Inglaterra, una temporada con el Birmingham City, y aunque no tuvo éxito, en su regreso siguió demostrando estar por encima del resto (ganó 4 títulos de goleo).

Una cualidad de los futbolistas excepcionales es la de poder hacer que sus acciones sean vistas como algo sencillo a pesar de su dificultad. Esa cualidad era la que compartían tanto Benítez como Luis Amaranto; a pesar de la diferencia de posiciones, ambos triunfaron haciendo jugadas de alto nivel, pero mostrándolas como algo que bien podría hacer un niño en el patio de su escuela: los dos jugaban, en el completo sentido de la palabra.

La rivalidad siempre tuvo duelos parejos, pero en una ocasión Benítez dio una muestra de que su poderío como delantero podía hasta con el mejor defensa de la liga. En el Clausura 2013 el Chucho llegó al Clásico Joven en búsqueda del reencuentro con el gol, la prueba era difícil por el gran nivel que atravesaba Perea, sin embargo no era imposible. En aquel encuentro de la jornada 9 el ecuatoriano firmó un Hat-Trick que lo ayudó a proclamarse como campeón goleador de ese certamen (16 tantos).

La sed de revancha después de tal “humillación” tenía que llegar; ambos se volvieron a ver en la final del mismo torneo, en la ida y vuelta de la serie el colombiano logró nulificar por completo a Benítez, quien intentó, pero poco pudo hacer para dañar el arco de Jesús Corona. Y aunque Cruz Azul perdió de forma dramática ese campeonato, Luis Amaranto expuso que sí había formas de detener al romperedes por excelencia de la Liga MX.

Aunque Christian Benítez no anotó en a mítica final de mayo de 2013 fue clave en el título. (Foto: Ronaldo Schemidt/AFP via Getty Images)
Aunque Christian Benítez no anotó en a mítica final de mayo de 2013 fue clave en el título. (Foto: Ronaldo Schemidt/AFP via Getty Images)

La Liga MX extraña rivalidades así

En la actualidad hay delanteros y defensas con grandes condiciones, no obstante, nadie ha podido construir una rivalidad como la que regalaron Benítez y Perea. Y esto se podría derivar de un fenómeno bastante particular: no hay figuras 100% dominantes.

Si se piensa bien ese modelo de “figuras” cada vez muestra más decadencia. Los 4 equipos denominados “grandes”, no cuentan con un referente al ataque o a la ofensiva del cual los rivales puedan temer; quizá Alexis Vega sea el único, pero igual no termina de ser completamente consistente.

En el caso de Tigres y Monterrey es distinto: sí pudieron tener a jugadores con potencial de estrellas: Rogelio Funes Mori y André Pierre Gignac. Ambos son los máximos anotadores de sus instituciones y han dejado huella en la Liga MX, pero nunca despertaron una rivalidad con algún otro defensor, nadie se midió a ellos “al tú por tú”.

Rogelio Funes Mori y André Pierre Gignac han sido los delanteros más importantes de la década. (Foto: JULIO CESAR AGUILAR FUENTES/AFP via Getty Images)
Rogelio Funes Mori y André Pierre Gignac han sido los delanteros más importantes de la década. (Foto: JULIO CESAR AGUILAR FUENTES/AFP via Getty Images)

A esto se suma el factor del tiempo. Ni Funes Mori ni Gignac se encuentran en la mejor versión desde su arribo a México y posiblemente no lo volverán a hacer. Por esta razón, los defensores, sin ser jugadores fuera de serie, pueden enfrentarse en duelos parejos con auténticos titanes.

Pareciera que el nivel de juego de la competencia mexicana y sus representantes tiene un eje rector: cumplir. Cada club y jugador tienen exigencias diferentes, pero hoy día no se ha visto a un elemento con la sed que demostraron antes, no hay deseos de destacar.

Nadie es profeta para predecir cuál será la nueva rivalidad que haga vibrar a los aficionados como un día lo hicieron Christian Benítez y Luis Amaranto Perea; pero hay algo que sí es un hecho, todos seguimos extrañando un enfrentamiento así.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

#LadyEscupitajo: mujer insulta, golpea y escupe a guardia de seguridad en Edomex

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.