América perdona y las Chivas se mantienen con vida para la vuelta

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 4 (EL UNIVERSAL).- Después de eliminar a Tijuana en los cuartos de final en el Estadio Azteca, a Scarlett Camberos le preguntaron a quién prefería enfrentar en las semifinales... Con una sonrisa respondió: A Chivas.

Quizá su instinto o seguridad la motivó para lo que venía. América venció 3-1 al Guadalajara en la ida de las semifinales del Apertura 2022.

En la tribuna del Coloso de Santa Úrsula, el Rebaño sacó ventaja, pero en la cancha sólo hubo un rival. Casandra Cuevas (33'), Scarlett Camberos (58') y Nicolette Hernández (67'), sellaron el triunfo azulcrema, en el primer capítulo de esta lucha por un boleto a la Gran Final de la Liga MX Femenil.

En la primera mitad, la arquera de las Águilas, Itzel González, tuvo prácticamente 45 minutos de gran tranquilidad. Las de Ángel Villacampa encerraron al Guadalajara y con llegadas en todo momento. Andrea Pereira y Scarlett Camberos perdonaron a las rojiblancas.

Al minuto 2, la polémica se presentó con una dura entrada sobre Kimberly Rodríguez por parte de Carolina Jaramillo. La silbante Francia González no sancionó nada.

Ya con la ventaja gracias al golazo de Cuevas, América inició el segundo tiempo con algunas llegadas del Guadalajara, pero Camberos y Hernández ampliaron la ventaja. De no ser por la portera Celeste Espino, la ventaja pudo ampliarse para las de Coapa.

El estratega español, Ángel Villacampa lo advirtió un día antes y volvió a suceder. Una desatención del América le devolvió la vida al cuadro rojiblanco. En tiempo de compensación, Diana Rodríguez acortó distancias como recompensa al gran número de seguidores del Rebaño en el Estadio Azteca.

América le pegó de manera contundente al líder de la competencia, pero esa anotación en la recta final es oxígeno puro para el equipo tapatío. Restan 90 minutos y América tiene en sus manos el boleto para disputar otra final en la liga rosa.

Se viene otra dura lucha en el Estadio Akron. Las Chivas no claudicarán tan fácil... El Clásico sigue más vivo que nunca.