Alonso se cuela entre los Red Bull en Yeda

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) -que busca un tercer título seguido- marcó el mejor tiempo este viernes, por delante del español Fernando Alonso (Aston Martin) y de su compañero, el mexicano Sergio Pérez, en la jornada de entrenamientos para el Gran Premio de Arabia Saudí, el segundo del Mundial de Fórmula Uno, que se disputa en el circuito urbano de Yeda.

Alonso sorprendió hace dos domingos al acabar tercero, por detrás de los dominantes Red Bull, en su primera carrera con Aston Martin: el Gran Premio de Baréin; donde ganó Verstappen y el doble campeón mundial asturiano logró su podio 99 en la categoría reina, un año y casi cuatro meses después del anterior y el tercero en ocho años y medio. Este viernes invitó de nuevo a soñar a sus seguidores, y, al igual que en los test de pretemporada y en la primera prueba del curso, se situó en la zona alta de las tablas de tiempos.

En concreto, en el segundo puesto del día. El que ocupó en la segunda sesión, en la que se marcaron los mejores registros: de noche y en idéntico horario al de la calificación de este sábado y al de la carrera del domingo. En la que se coló entre los dos pilotos de la escudería austriaca, que vislumbran un poderío enorme en los primeros compases de la nueva temporada.

'Mad Max', de 25 años, que en Baréin elevó a 36 su relación de victorias en la división de honor del automovilismo, volvió a ser el más rápido. Cubrió los 6.174 metros de la pista ubicada a orillas del Mar Rojo en un minuto, 29 segundos y 603 milésimas, 208 menos que Alonso y con 299 de ventaja sobre 'Checo', que marcó el tercer tiempo de la sesión 'importante', en la que el otro español, Carlos Sainz (Ferrari) marcó el décimo crono.

Sainz, de 28, se quedó a casi un segundo del que fuera su primer compañero en la F1 (ambos debutaron en 2015, en Toro Rosso, la actual Alpha Tauri); y a dos décimas y media de su compañero, el monegasco Charles Leclerc, noveno este viernes y que el domingo perderá diez puestos en parrilla, al haber cambiado ya (el tope de) dos veces la centralita de su SF23.

El canadiense Lance Stroll, nuevo compañero de Alonso, se inscribió séptimo en la tabla de tiempos, a medio segundo de Verstappen, en la primera jornada de la tercera edición del Gran Premio de Arabia Saudí; que en su estreno ganó el séptuple campeón mundial inglés Lewis Hamilton (Mercedes) -undécimo este viernes- y que el año pasado se anotó el súper-depredador neerlandés, en su camino hacia el récord histórico de victorias en una msma temporada, que dejó en quince.

El primer libre acabó de la misma manera que concluyó, hace dos domingos, la carrera de Sakhir: con Alonso, por detrás de los dos Red Bull. Verstappen también había liderado con 483 milésimas de ventaja sobre 'Checo' y 698 respecto al astro astur, en una segunda juventud a los 41 años, que marcó el tercer tiempo de la sesión; al igual que los anteriores, con el neumático de compuesto blando.

Stroll había marcado el cuarto tiempo -a nueve décimas y media de 'Mad Max'- de una sesión en la que los Aston Martin se ordenaron por detrás de los Red Bull y por delante de los Mercedes: con el inglés George Russell en el quinto puesto de la tabla de tiempos y su compatriota Hamilton en el sexto.

Sainz, que al igual que Leclerc cambió el motor de su Ferrari, según se anunció este viernes en Yeda -una acción que no implica penalización- había sido séptimo en la sesión menos significativa, sobre el papel, de la jornada.

La segunda, coincidente en horario con la cronometrada principal y con la segunda carrera del año, sí lo fue. Los Ferrari no mostraron todo su potencial, es de suponer, en una pista que, a priori, les favorece. Y se ubicaron en una discreta mitad de tabla, con Carlos -una victoria y quince podios en la F1- noveno y Leclerc, décimo. Al menos, eso sí, por delante de todo un séptuple campeón mundial como Hamilton.

En el primer tramo del ensayo nocturno, con neumático medio, Verstappen también fue claramente más rápido, con 47 centésimas de ventaja sobre 'Checo', de 33, que el año pasado elevó a cuatro su número de victorias en la categoría reina, en la que, tras acabar segundo hace dos domingos en Baréin sumó su podio 27.

Alonso, a 66 centésimas del nuevo dominador de la F1, no se despegaba ni un momento de los puestos de honor y era tercero con los neumáticos medios.

Antes de que todos efectuasen tandas largas, en simulación de carrera, durante los últimos veinte minutos de la sesión, se marcaron los mejores tiempos del día. Y el genial piloto asturiano -que hace casi veinte años logró la primera de sus 32 victorias, en el Gran Premio de Hungría; y hace casi diez la hasta ahora última, en el de España- se quedó a sólo dos décimas del nuevo ídolo deportivo de los Países Bajos

Alonso aventajó en nueve centésimas al bravo piloto tapatío en la sesión nocturna, en la que los franceses de Alpine, Esteban Ocon y Pierre Gasly, marcaron el cuarto y el sexto crono del día, a 436 y a 497 milésimas de 'Mad Max', respectivamente. Russell se clasificó entre los anteriores, a 467 del líder del Mundial.

Stroll, a medio segundo, fue séptimo, en una jornada que fue "mejor de lo esperado" para Aston Martin, según admitió el español Pedro de la Rosa, nuevo embajador del equipo de Silverstone; y el alemán Nico Hülkenberg, de Haas, se inscribió octavo en la tabla de tiempos.

El tercer y último entrenamiento libre se disputará este sábado, horas antes de la calificación; que ordenará la formación de salida de la carrera del domingo, prevista a 50 vueltas para completar un recorrido de 308 kilómetros y medio.

Adrián R. Huber

(c) Agencia EFE